Inicio Economía

20 años no es nada… ¿Vuelve el corralito?

Crece la tensión en los ahorristas y el gobierno cada día con sus arcas más vacías

corralito
Corralito 2001 - Archivo

Como hace 20 años, hoy la escasez de dólares, como ocurría en el 2001, es el principal problema del Gobierno para poder transitar sus dos próximos años de gestión. De cómo se resuelva la renegociación con el FMI dependerá la posibilidad de sostener el fuerte repunte de la economía de este año y mejorar en los próximos dos años. Ahora bien, ¿Es comparable esta situación con la de fines de 2001? A pesar de la desmentida del gobierno, ¿Es posible la vuelta del “corralito”?

Viviendas Belgrano

En lo político el resultado de las elecciones legislativas del 14 de noviembre fue para la oposición un triunfo tan contundente como lo fue el del 2001 en el que triunfó el Partido Justicialista. El Frente de Todos mejoró su porcentaje respecto a las PASO, pero Juntos ganó la elección. Con relación a la economía el nivel de actividad se aceleró en los últimos meses y se estima una suba de más del 11 % del PBI para este año.

Pero los vencimientos de deuda con los organismos financieros internacionales son casi impagables como en aquel periodo. En particular al FMI se le deben unos USD 44.500 millones desde ahora hasta mediados del 2024. Cuando el país declaró el default en 2001 al salir de la convertibilidad, la deuda pública nacional era del 140 % del PIB. La presión fiscal consolidada (Nación más provincias) rondaba el 20 % y el gasto público total, el 25% del PIB.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Dólar

En 2021 la deuda pública total representa un 80% del PBI, en tanto, la presión fiscal llega al 35% del PIB y el gasto consolidado al 40%, con un déficit primario total del 6,5%. En el 2001, todo terminó con una corrida bancaria y un colapso financiero que causaron un fuerte impacto en la economía real y un estallido social que disparó la pobreza a más del 50%. El escenario político dista de ser el de entonces, aunque igual habrá un crecimiento de la pobreza.

Te puede interesar:  El Gobierno anunciará el reemplazo de los animales de los billetes por próceres y más presencia femenina

Como en el 2001 no se sabe hasta dónde podrán aguantar las reservas del BCRA. Sugestivamente en su reciente carta la vicepresidenta Cristina Kirchner expresa que hasta marzo habrá vencimientos por unos 5.000 millones de dólares. Es difícil entender como un BCRA con pocos dólares en sus reservas mantenga subsidios para no devaluar el peso en el mercado oficial de cambios.

Los agentes económicos que compran pasajes, estadías en hoteles y gastan con tarjeta en el exterior acceden a un tipo de cambio de $175, cuando el dólar libre cotiza arriba de $200. En octubre pasado el balance cambiario arrojó un déficit superior a los USD 500 millones por compra de pasajes y paquetes al exterior, además del pago de servicios internacionales. Es el nivel más alto desde el inicio de la pandemia.

Y el problema es que de profundizar dramáticamente en los próximos meses por ese motivo las autoridades del BCRA adoptaron esa discutida medida el viernes pasado. Ese problema no existía a fines del 2001 porque solo había un tipo de cambio oficial. Los dólares de las reservas internacionales del BCRA pueden alcanzar para efectuar pagos de deuda como máximo hasta marzo del 2022.

Los antecedentes no le juegan a favor al ministro Martin Guzmán como no le jugaban a favor a Domingo Cavallo en los últimos meses del 2001. El canje de septiembre de 2020 utilizado para renegociar la deuda no sólo no generó ninguno de los efectos positivos esperados, el riesgo-país supera los 1.800 puntos básicos, los bonos del canje cotizan a valores cercanos a los 30 dólares de paridad en promedio.

Te puede interesar:  El oficialismo se aferra al tamaño de la Boleta Única Papel para rechazar la propuesta opositora

El gran interrogante es saber cómo transitará luego de las elecciones el gobierno de Alberto Fernández los próximos dos años que restan hasta las elecciones del 2023. En el 2001 De La Rúa tuvo que abandonar el Gobierno el 20 de diciembre de 2001. Lo hizo solo 10 días después de cumplir dos años de su mandato. Difícilmente la historia se repita de la misma manera. De todos modos, la comparación con la experiencia pasada es inevitable. ¿Volverá el “corralito”?

Artículo anteriorLa Corte prepara un fallo para declarar inconstitucional la reforma de Cristina en el Consejo de la Magistratura
Artículo siguienteCristina Kirchner quiere vengarse de la clase media y Fernández lo aprueba