Inicio Política Nacional

Alberto Fernández encabeza el peor gobierno desde el retorno de la democracia

La gestión del presidente es pésima desde la calidad democrática. El resto, salud, seguridad, economía, es muy malo, pero a la vista de lo primero, secundario.

alberto fernández 13
Alberto Fernández

Esta gestión es la peor que hemos tenido desde la recuperación de la democracia. Alberto Fernández lo hizo. Hay que hacer jugar allí el mismo parámetro de debe y haber de su gestión. El coronavirus heredado es una contra no atribuible a su gestión y mucho – no todo – de la gestión económica queda herido por sus consecuencias. Sin embargo, no es el COVID el que puede determinar la sentencia al último y cómodo lugar.

Viviendas Belgrano

La gestión de Alberto Fernández es pésima desde la calidad democrática. El resto, salud, seguridad, economía, es muy malo, pero a la vista de lo primero, secundario. Esta presidencia desprecia los sistemas de estado de derecho y abjura de la división de poderes y la constitución. Si Alfonsín fue al modo de ver de la mayoría por su vocación democrática, Alberto Fernández es el peor por su desprecio.

En lo externo, Alberto Fernández está aliado y defiende (ya ni siquiera disimula no condenando) a regímenes dictatoriales o autocráticos. Defiende el terrorismo de Hamas al que equipara con la democracia de Israel. Se alía con la Venezuela de Maduro, la Nicaragua de Ortega, la Cuba castrista, la CELAC de todos ellos y coquetea con el unicato despótico de la Rusia de Putin. No es que hay allí un interés económico, por ejemplo, con China. Hay una mirada condescendiente con el cómo se ejerce el poder.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Alberto Fernández se reunió con Narendra Modi, primer ministro de India

En lo interno, la catarata de hechos de desprecio por las reglas de convivencia democrática hace imposible su enumeración. Bastaría con citar las eternas contradicciones presidenciales sobre hechos que no hablan de una evolución natural del pensamiento de una persona flexible, sino directamente de la inescrupulosidad para decir hoy blanco y mañana negro. Nisman, la Corte Suprema, el peronismo y, cómo no, Cristina Kirchner. ¿Qué piensa de verdad sobre temas centrales Alberto Fernández?

Violencia de género
Violencia de género

Es imposible respetar a un dirigente sobre el que no se tiene claro si posee tres principios inalienables en su concepción de valores. Quizá merezcan señalarse un par de hechos de estos días que sirven como ratificatorios de la calificación de la peor gestión de la historia. El atropello autoritario del poder ejecutivo contra la Corte Suprema de Justicia es grotesco. Pero eso no es todo.

Como si esto fuera poco, antes de ayer, el ministro político de su gobierno compartió mates y adhesiones con Milagro Sala. Se exime de comentar la presencia de la ministra de algunas mujeres y de algunas personas de diversidad de género que estaba allí como ex abogada de la jujeña y actual funcionaria. Su escaso peso, salvo los emolumentos que percibe, en la arena pública evitan comentarios.

Te puede interesar:  El Ministerio de la Mujer contrató más de un empleado por día desde su creación

¿Wado de Pedro se solidariza en nombre del gobierno argentino con la procesada con varias ratificaciones Milagro Sala? Algunos pensaron que la renovación de la decadente dirigencia política vendría de la mano de personas más jóvenes que se incorporaron a la toma de decisiones. Alguien pensó que de Pedro era uno de estos exponentes. Ya es hora de dejar que la realidad se imponga al deseo.

Milagro Sala no transita el proceso penal presa porque es una política perseguida. Es una perseguida legalmente por el proceso penal porque cometió actos delincuenciales que están expresamente previstos por el código, para restringir la libertad del acusado cuando quiere entorpecerlo o darse a la fuga. Eso hizo Sala. Amenazar a testigos y funcionarios, destruir pruebas, ocultar evidencias.

¿De verdad de Pedro cree que tiene el derecho de usar el poder público del estado -no sólo de su gobierno- para humillar la división de poderes y el debido proceso? ¿Piensa recorrer todas las cárceles argentinas para interiorizarse patrulleramente de lo que según su capricho sean detenciones ilegales? Negar la base de la legalidad, de la justicia independiente, negarse al mundo que defiende la civilidad en la ley es el peor de los pecados democráticos. Alberto Fernández lo hizo. Se ubicó primero entre los peores. Cómodo.

Artículo anteriorCronograma de pagos: Quiénes cobran este jueves 20 de enero de 2022
Artículo siguienteEdet le da la espalda a un reclamo por una colmena de avispas en uno de sus pilares de luz de alta tensión