Inicio Mundo

Alemania le da impulso a un embargo petrolero de Europa a Rusia, pero todavía hay divisiones

La decisión de la Unión Europea de aplicar un bloqueo a la energía rusa se enfrenta a la resistencia de amigos de Putin como Hungría y a la dependencia extrema a los hidrocarburos rusos de otros países

un trabajador ruso habla por celular en la bahía de portovaya
Un trabajador ruso habla por celular en la Bahía de Portovaya, unos 170 kilómetros (106 millas) al noroeste de San Petersburgo, Rusia, el viernes 9 de abril de 2010, durante una ceremonia sobre el inicio de la construcción del gasoducto Nord Stream.

PARIS.- Los ministros de Energía de la Unión Europea (UE), que se reunieron hoy y continuarán mañana en Bruselas en un consejo extraordinario para estudiar la forma de responder a la decisión de Moscú de cortar el gas a Polonia y a Bulgaria, estudian el embargo progresivo del petróleo ruso en el marco de un sexto paquete de sanciones. Pero la decisión, que debe ser aceptada unánimemente por los 27, chocaba hasta ayer con la empecinada resistencia de Hungría y la dependencia extrema de otros países, como Alemania o Eslovaquia.

Viviendas Belgrano

“Hemos indicado claramente que jamás apoyaremos una propuesta que extienda las sanciones de la UE contra Rusia en el terreno de la energía”, dijo Gergely Gulyas, enviado especial del primer ministro húngaro Viktor Orban, el domingo, en vísperas de la reunión.

El ministro de Economía de Eslovaquia, Richard Sulik (izq.), conversa con el secretario de Estado de Hungría para el Desarrollo de la Economía Circular y para la Política Energética y Climática, del ministerio de Innovación y Tecnología, Attila Steiner (dcha.), durante el Consejo Europeo Extraordinario de Ministros de Energía sobre la crisis del gas y la gasolina rusos, en la sede de la UE en Bruselas, el 2 de mayo de 2022.

Por el contrario, las reticencias de Alemania parecen haber desaparecido: Berlín ya redujo su dependencia del petróleo ruso de 35% a 12% de sus importaciones. Pero nada puede hacerse a nivel del bloque sin el acuerdo de todos.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

“Teniendo en cuenta que tales decisiones necesitan la unanimidad, no tiene sentido para la Comisión Europea (CE) proponer sanciones contra el gas y el petróleo que limitarían las compras húngaras”, insistió Gulyas.

Desde que comenzó la invasión rusa a Ucrania, el 24 de febrero, Budapest votó a favor de los cinco paquetes de sanciones contra Moscú, en la medida en que estas fueran financieras. Pero la unidad de los 27 podría ahora resquebrajarse. Viktor Orban, gran amigo de Vladimir Putin, reelecto el 3 de abril para un cuarto mandato y apoyado por una súper-mayoría de dos tercios que entró al Parlamento húngaro este lunes, obtuvo la victoria con la promesa de preservar los aprovisionamientos de hidrocarburos. La dependencia de Hungría de las energías fósiles rusas se sitúa entre el 75% y el 100% de las importaciones tanto para el gas como para el petróleo, contra un promedio de 30% para los 27 países de la UE, según Eurostat, el organismo de estadísticas europeo.

Te puede interesar:  El Reino Unido recomendó una cuarentena de 21 días a los contactos estrechos de los contagiados con la viruela del mono

En septiembre pasado, Budapest firmó un contrato por 4500 millones de metros cúbicos anuales de carburante durante 15 años con la sociedad rusa Gazprom. Pero, contrariamente a Polonia y a Bulgaria, el gobierno ultranacionalista de Orban se declara dispuesto a pagar en rublos ese gas, lo que significa en realidad violar las sanciones financieras europeas que golpean a los bancos rusos. Y las disposiciones en ese sentido ya fueron tomadas: la compañía energética húngara MVM abrió una cuenta en el Gazprombank para efectuar esos pagos en euros, que serán inmediatamente convertidos en rublos, como lo exige el Kremlin.

El presidente ruso Vladimir Putin (R) y el primer ministro húngaro Viktor Orban dan una rueda de prensa durante su reunión en el Kremlin en Moscú el 1 de febrero de 2022.

Ese no fue el caso de Polonia y Bulgaria.

“Nos negamos a pagar en rublos y Rusia nos cortó el aprovisionamiento. Pero estamos cubiertos”, aseguró la ministra polaca Anna Moskwa al llegar a Bruselas. “Queremos un embargo inmediato del petróleo y el gas. Este es el momento para el petróleo, después será el del gas. Europa debe deshacerse de la dependencia de las energías fósiles rusas”, insistió. Moskwa explicó que las reservas de gas polacas llegarán “al 100% de sus capacidades el próximo invierno”. El GNL (gas natural líquido) norteamericano “ya comenzó a llegar por Lituania y obtendremos gas de Noruega y Dinamarca”.

Entre hoy y mañana, los ministros deben sobre todo concertarse sobre un cese progresivo de las compras de bruto y productos petroleros rusos para poner fin a la financiación europea de la guerra del Kremlin contra Ucrania. Según la francesa Barbara Pompili, presidenta del encuentro, ninguna decisión deberá ser esperada al término de la reunión, este martes: “Estamos preparando un nuevo paquete de sanciones, pero no será el consejo de Energía quien lo decida. Eso se producirá en los próximos días”, dijo.

Te puede interesar:  Rusia cortó el suministro de gas a Finlandia y se tensa aún más la relación entre los países vecinos

No obstante, según una fuente europea, la propuesta ya habría sido finalizada y debería ser adoptada mañana por la Comisión. La CE propone “un periodo de transición hasta fin de 2022″ durante el cual las compras se irían reduciendo paulatinamente.

Manifestantes ondean banderas ucranianas y sostienen pancartas frente a la sede de la empresa energética francesa Engie durante una concentración en la que se pide a la compañía que deje de comprar gas natural ruso, en el distrito comercial de La Defense, cerca de París, el 29 de abril de 2022.

En 2021, Rusia proveyó 30% del bruto y 15% de los productos petroleros comprados por la UE.

No podemos aceptar un embargo inmediato de todas las importaciones de combustibles fósiles porque (sabemos) que no podríamos soportarlo un solo mes”, explicó hoy en Berlín la ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock. Los principales importadores de combustibles fósiles rusos (gas, petróleo, productos petroleros y carbón) son Alemania, Italia, Holanda y Francia.

En el capítulo de los obstáculos que obstaculizan la decisión de un embargo energético a Rusia, se cuenta sobre todo la situación geográfica de los países muy dependientes, como Hungría y Eslovaquia. Enclavados ambos, dependen completamente de los ductos rusos para su aprovisionamiento: no están conectados con ningún pipeline europeo y no tienen puertos a su disposición para recibir tankers. En ese terreno todo queda por hacer: hay que construir infraestructuras que garanticen una llegada segura de los combustibles y, antes —teniendo en cuenta el tiempo que requerirá fabricar esas infraestructuras— hallar alternativas.

Por otra parte, las decisiones europeas deben evitar una aceleración del aumento mundial del precio del petróleo. Incluso Estados Unidos hizo un llamamiento a la prudencia contra un embargo estricto y brutal: “Debemos ser prudentes con una prohibición europea completa de las importaciones de petróleo”, advirtió en abril la secretaria norteamericana del tesoro, Janet Yellen.

Te puede interesar:  Rusia cortó el suministro de gas a Finlandia y se tensa aún más la relación entre los países vecinos
Una manifestante sostiene un cartel mientras participa en una manifestación para pedir a la Unión Europea que deje de comprar petróleo y gas ruso, frente a la sede de la UE en Bruselas, el viernes 29 de abril de 2022.

El domingo, en viaje oficial a Chile, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, juzgó el nuevo paquete de sanciones “absolutamente indispensable” y evocó el caso húngaro.

“Hasta ahora, Hungría siempre dijo ‘presente’ cuando se trató de sanciones. Y es necesario que evitemos darle un pretexto para que bloquee el proceso a causa del petróleo”, aseguró. “Debemos utilizar todos los instrumentos financieros y económicos para hacer pagar a Rusia lo que está haciendo”, agregó Borrell, estimando que el bombardeo del aeropuerto de Odessa significaba que Moscú “tiene la intención de privar a Ucrania de su acceso al mar”.

Para salvar la unidad europea, la Comisión insistirá durante estos dos días en el carácter “progresivo” del embargo al petróleo ruso. Su entrada en vigor debería producirse a comienzos de 2023 para dar a aquellos países —como Alemania— el tiempo de remplazarlo. En el caso de Hungría y Eslovaquia, el ejecutivo europeo podría simplemente recomendar una excepción.

FuenteLa Nacion
Artículo anteriorCómo es la vida de las monjas de clausura salteñas que denunciaron al arzobispo por violencia de género
Artículo siguienteBoleta Única Papel: “Si el sistema electoral actual no se cambia es por picardía, cobardía o ignorancia”