Inicio Economía

Alerta: El llamado dólar soja elevaría el nivel de la inflación

Un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino advierte que el “problema no es que falten dólares en la economía argentina, sino que sobran pesos”.

dólares

Las raquíticas reservas internacionales en las arcas del Banco Central representan un problema urgente para el Gobierno, por lo que el equipo económico liderado por Sergio Tomás Massa aplicó una serie de medidas con el objetivo de ingresar la mayor cantidad de divisas a la economía en el corto plazo. Ante el fracaso del primer esquema del dólar soja, septiembre llego con una versión de la 2.0 del régimen especial.

Viviendas Belgrano

El cual establece una cotización de $200 por dólar para liquidaciones del complejo sojero y que estará vigente hasta el 30 de septiembre. Algo que despertó dudas entre algunos representantes del agro al percibir que la medida es un parche teniendo en cuenta que desde octubre volverían a tener un dólar de menos de $150. Ahora, un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino advierte que el denominado dólar soja “aumenta la inflación”.

Según explica el documento, el “problema no es que falten dólares en la economía argentina, sino que sobran pesos”. Esto, según expone el estudio, se debe a que la entrada de dólares al Banco Central implica “emisión monetaria”, ya que el organismo hacedor de la política monetaria local emite pesos para comprar los dólares a los exportadores: “Si esos dólares se los vende a los importadores la emisión es absorbida y no tendría impacto inflacionario”.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Cristina Kirchner bajó línea y ahora el kirchnerismo milita el ajuste

“Pero como emite para comprar dólar soja a $200 y los vende a los importadores a $140, queda una emisión remanente de $60 por dólares obtenidos con dólar soja”, interpreta IDESA. “Es decir que, en el extremo, aun cuando no se acumulen reservas porque el 100% de los dólares soja se usan para pagar importaciones, igualmente habrá emisión monetaria debido a los $60 por dólar”, lo que agrega más presión inflacionaria.

Pero ¿Cuánta inflación agrega el dólar soja? El estudio responde a esta pregunta planteando dos escenarios suponiendo que se liquidan los US$ 5.000 millones previstos: Si todos los dólares quedan acumulados como reservas, el Banco Central habrá emitido $1.000.000 millones (5.000 x $200). Si los dólares son vendidos a los importadores, el Banco Central perderá las reservas obtenidas y la emisión neta remanente será de $300.000 millones (5.000 x $60).

Te puede interesar:  El Gobierno proyecta más recortes de gastos en Educación, Salud y Transporte: $130.000 millones en lo que resta del año

Esto implica que la base monetaria crecerá entre un 7% y un 23% adicionalmente a lo que aumenta para cubrir el déficit fiscal y los intereses de Leliqs. Los datos exponen que la emisión monetaria adicional que genera el “dólar soja” es de “magnitudes importantes en un contexto donde la gente ya no quiere aceptar más pesos. Entre más exitoso sea el Gobierno acumulando reservas con el dólar soja, más emisión monetaria colgará en el mercado”, agrega.

“La situación obligará al Banco Central a absorber la emisión remanente aumentando la absorción de pesos con Leliqs. Pero esto obliga a pagar más intereses los cuales son otra fuente de emisión monetaria. Actualmente, la emisión del BCRA por los intereses de las Leliqs equivale a nueve millones de jubilaciones mínimas por mes”, sostiene IDESA. El problema, concluye el documento, radica en un error de diagnóstico impulsado por la “obsesión” de conseguir dólares.

Te puede interesar:  Comenzó un paro de garraferos en todo el país

Cuando la evaluación correcta sería que “no faltan dólares en la Argentina, sino que sobran pesos. Mientras no se modere la emisión es inevitable que los excesos de pesos presionen sobre las reservas del Banco Central”. Según IDESA, “la obsesión” debería ser puesta en la reducción del gasto público. Dado que no hay margen para aumentar la presión tributaria y son muy pocos los inversores que están dispuestas a prestarle al Estado argentino, la única manera de reducir los excesos de emisión es reduciendo el gasto público”.

Artículo anteriorEl desencuentro del populismo kirchnerista con la eficacia de otros momentos
Artículo siguienteEl legislador José María Canelada hizo una presentación en Casa de Gobierno