La Mañana con Vos

Argentina: Carga impositiva irrazonable y al borde de una rebelión social

impuestos revolución

Opinión. “Lo que nos dejó la semana

Viviendas Belgrano

La Argentina está atrapada en un círculo vicioso, crece la pobreza y se precisan más recursos para cubrir las necesidades básicas de los nuevos pobres, que, a falta de fondos genuinos y crédito externo, se cubre con emisión monetaria, inflacionaria, y más impuestos, los que a su vez ahogan al sector productivo ocasionando el cierre de empresas y el aumento de la desocupación y la pobreza.

Ayudanos a Difundir
Ayudanos a Difundir

A un sector importante de la política, el oficialismo, pareciera no preocuparle este fenómeno. Es más, es como si se lo propiciara, por cuanto más pobres haya que necesiten vivir del Estado, tanto más se afianza la dependencia recíproca que se traduce en fidelidad electoral hacia el oficialismo, que se proclama abiertamente el partido de los pobres. La Argentina se encuentra al filo de la navaja.

CEF Medical
CEF Medical

Las fundamentales elecciones de este año y las del 2023 dilucidarán que rumbo tomará el país, si triunfa este modelo de inspiración venezolana o se impondrá el de la Argentina productiva. La única vía para reducir la pobreza es a través de la inversión y el empleo. Es algo tan sabido que, sin embargo, los que están secuestrados en el esquema de subsistencia por medio de la dádiva pública no lo llegan comprender.

CEF Medical
Este es su Pollo
urna elecciones

O prefieren seguir en esa precaria condición a temor de dar un salto al vacío y quedarse sin nada. Desde la perspectiva del sector mayoritario y dominante del oficialismo suena coherente no querer arreglar con el FMI o prohibir las exportaciones de carne, ya que así pone de manifiesto su sintonía con los sectores carenciados y se amedrenta a toda la producción, no solo el agro, ya que cualquier empresario sabe que su inversión estará a merced de la demagogia política.

En ese sentido, basta con ver los datos publicados por la Oficina de Presupuesto del Congreso lo caro que sale no comprar vacunas. En efecto, para este año hay previsto un gasto destinado al COVID-19 de $164.591 millones de los cuales solo $43.000 millones están destinados a la compra de vacunas y traslados. El resto son planes sociales: IFE, AETP, Repro y una serie de subsidios por mantener inmovilizada la economía a fuerza de cuarentenas.

Te puede interesar:  La inflación no cede: el precio de la carne aumentó más del 75% en el último año sin que el cierre de exportaciones le ponga freno
vacunas sputnik v 1
Archivo Aerolíneas Argentinas

A todos estos gastos de subsidios por hacer cuarentenas por no vacunar a tiempo, hay que agregarle la caída del PBI por día que implica cerrar la economía, aproximadamente unos USD 1.000 millones diarios. Si se interna a una persona en terapia intensiva por no haberla vacunado a tiempo, el costo promedio diarios en una clínica privada es de $37.000, más otros $60.000 por medicación, estudios y atención.

O sea casi $100.000 diarios, que traducidos a dólares al tipo de cambio oficial da USD 1.000 por día. Con eso se compran 50 vacunas de Pfizer por cada día de internación en una UTI. Un contagiado de COVID sin estar en terapia intensiva, tiene un costo de $20.000 diarios, el equivalente a 10 vacunas Pfizer por día. En definitiva, lo que más caro le ha salido a Argentina es el costo de no haberlas comprado.

Y todo por no asegurarse la mayor cantidad de vacunas para frenar el COVID y no tener los 14 millones de dosis que se habían pactado con Pfizer. Cuánto más gente se hubiese vacunado en tiempo y forma, menos costos de internación en UTI, tratamientos, caídas del PBI y subsidios por cuarentenas. Y ni hablar de las pérdidas humanas, no hay cálculo económico que pueda estimar esas pérdidas.

Pfizer
REUTERS/Dado Ruvic

La politización de resolver los problemas de la pandemia con restricciones, que nos han empobrecido más, encierro, el daño psicológico de no tener más salida que las decisiones de un gobierno cerrado a escuchar, no han funcionado ni van a funcionar. Creer que se resuelve la falta de crecimiento económico con subsidios y emisión monetaria es todo un gran cóctel explosivo que nos lleva a la oscuridad.

Pero, además, la cuarentena, nos decían, era la única solución posible frente a la pandemia. Y abordar la problemática con una postura más liberal podría desencadenar un desastre sanitario. Cualquiera que se animara a criticar la falta de libertades y la desmesura de la posición, era tildado de promotor de la muerte. El costo económico de la cuarentena fue sideral. El PBI cayó casi 10% y nada menos que 1 millón de personas perdieron sus puestos de trabajo.

Te puede interesar:  Inflación, devaluación, suba de costos y una menor oferta: las claves para entender por qué subió el precio de la carne

Asimismo, el cierre de empresas fue el más elevado desde que se tienen registros, y la pobreza subió a 42%. En ese marco, el aumento que recibirán diputados y senadores nacionales del 40% este año generó malestar en la sociedad. Y es que esta medida se implementó en un contexto con más de un 70% de pobreza infantil en el conurbano, comercios y pymes que cierran y millones de trabajadores que no llegan a fin de mes y ahora pagarán retroactivos.

aumento 40% salarios pobreza infantil
la política se aumentó un 40% sus sueldos

Con esa realidad, la política se aumentó un 40% sus sueldos. ¿Perdieron el sentido común o el corazón? Para colmo, ese mismo día se conoció que la AFIP actualizó los parámetros y valores de las categorías para los monotributistas. Como la actualización llegó con seis meses de demora, el organismo determinó que estos nuevos valores tendrán efectos retroactivos a partir de enero de 2021.

El problema es que ninguna ley puede ser retroactiva, pero eso al kirchnerismo no le importa en lo absoluto. Por eso, muchos monotributistas se encontraron que tienen una deuda, ya que la AFIP llevó adelante una categorización retroactiva, a enero de este año. Los nuevos valores de las categorías de monotributo se incrementaron un 35,3%, de acuerdo a la variación del haber mínimo para jubilaciones y pensiones.

el mismo dia que el congreso se aumento 40 el sueldo les aparecio una deuda desde enero a los monotributistas
Solo en la Argentina.

Cabe destacar que el nivel de desconcierto que hay en los monotributistas es muy grande. Es el único régimen que hasta ahora venía respetando la ley por la cual se había creado como régimen especial y lo complejizaron tanto que hoy se da esta situación de cobro de deudas retroactivas en plena pandemia, con monotributistas que no tienen facturación. Esto genera el hartazgo de los contribuyentes, que terminan cayendo en la informalidad.

En este escenario de la intención del kirchnerismo es la de buscar claramente destruir a la parte trabajadora de la sociedad para darles a los que nada hacen. De esta forma, sangran a los comerciantes y a los emprendedores y monotributistas para mantener a los empleados de ellos en el Congreso y a los que nada hacen con el dinero del pueblo. Esto es kirchnerismo en su máxima expresión, esto es populismo.

Te puede interesar:  Nadie defiende a los contribuyentes en Tucumán

La pandemia es un tobogán por el que se despeña la imagen presidencial. Sin embargo, importa poco el termómetro sobre la situación política cuando las consecuencias de los malos cálculos y de los desquicios geopolíticos pueden contabilizarse en más muertes, en más contagios y en la desaparición de decenas de miles de empresas y puestos de trabajo. A la llegada del coronavirus le siguió sin transición una cuarentena prolongada que diezmó la actividad económica privada.

Además, agigantó la brecha entre quienes subsisten por sus propios medios y los que viven de un empleo público. Capeado el primer temporal por el refuerzo del sistema de salud, llegó un error de cálculo fatal, añadido al desvío del objetivo principal de conseguir vacunas. Alberto Fernández no previó la llegada de la segunda ola que azota en estos días porque dio por descontado que toda la población estaría vacunada al final del verano que pasó.

alberto fernández

El debate por la primacía entre la salud y la economía viene rodando desde los primeros días de contagio. Un país atribulado por el colapso sanitario y la crisis social parece no dimensionar la seriedad de que el país se ubique en un lugar en el mundo apenas para conformar los deseos de liderazgo del populismo regional de la vicepresidenta. Las viejas relaciones de la Argentina con sus viejos socios y aliados se hunden en un aceitoso mar de silencio.

La batalla clave de cara al porvenir es cultural, y no luce sencilla, cómo llegar a los sectores humildes para hacerles comprender que el camino al desarrollo es la única opción para mejorar en un futuro, aunque no sea el inmediato, porque eso no está en las posibilidades de hoy, su condición de vida de manera genuina y sustentable. Hay que demostrar que los intereses de ese hombre de a pie y de los emprendedores pueden estar alineados, es el gran desafío a encarar.