Inicio Política Nacional

Argentina se encamina a su autodestrucción por parte del Gobierno nacional

Hoy nos agobia un populismo nefasto que sólo se afana en privilegios del poder, abusando de él para dominarnos y cercenar nuestros derechos.

populismo

Nuestro país se encamina a su autodestrucción. Llevamos demasiado tiempo desperdiciando la extraordinaria democracia eligiendo mal nuestros representantes. Pero no sólo es culpa de una casta política, como a veces se sostiene. En realidad, es la consecuencia de voluntades y actitudes, individuales o colectivas que, como sociedad, hemos llevado a cabo por acción u omisión.

Viviendas Belgrano

Son décadas de minimizar la importancia y resultado de nuestro voto popular, y cuando hemos elegido bien no hemos sabido acompañar a nuestros dirigentes en su afán de conducirnos hacia un futuro mejor. Hoy nos agobia un populismo nefasto que sólo se afana en privilegios del poder, abusando de él para dominarnos y cercenar nuestros derechos. No hay interés ni empeño en resolver los graves problemas que padecemos.

No se ocupa de mejorar la educación ni eliminar la desnutrición infantil. No se esfuerza en proteger nuestra vida frente a los riesgos de la inseguridad, y permite el crecimiento exponencial del avance de los narcos y las mafias. Tampoco prioriza la salud con acceso libre y extensivo a todas las vacunas y testeos posibles para vencer esta terrible pandemia. Nos avergüenza en el ámbito internacional protegiendo terroristas y dictaduras aberrantes.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Por el contrario, este populismo discursivo nada tiene de ideología realmente popular y equitativa, ni interés por mejorar las penosas condiciones de vida de millones de compatriotas que carecen de los bienes más elementales como el agua, trabajo y vivienda. Sólo se dedica a logros individuales de impunidad para evitar consecuencias de la enorme corrupción pública. Claro está, con absoluto desprecio por el orden, la ley y las instituciones.

Te puede interesar:  Luis D’Elia reclamó que los movimientos sociales "tienen que apretar a los formadores de precios"

Cuando la autodestrucción es tan inevitable, no existen alternativas intermedias ni soluciones mágicas. No hay ni habrá ningún iluminado que pueda revertir este hundimiento solo. El único camino que nos queda es el verdadero y profundo cambio. Los argentinos tenemos todo, y no tenemos nada. Y es toda la sociedad, cada uno de nosotros responsable de nuestro sombrío destino.

Porque mientras algunos se quedaron con la dignidad de millones de ciudadanos sumergidos en la pobreza más humillante y quieren destruir toda posibilidad de desarrollo, los demás los dejamos hacer, incluso volviendo a creer. Todos lo hemos permitido y consentido. El gobierno actual es un sistema perverso que agrede nuestra libertad, y maneja nuestros derechos como estandartes de políticas que los invade sin respeto alguno.

Así estamos, encaminados hacia el abismo del descontrol del gasto público pretendiendo sostener el poder con la prebenda y la mentira a costa del esfuerzo de toda la sociedad. De quienes pagamos cada vez más impuestos mientras toleramos que se gaste en prioridades absurdas, mientras a otros solo les queda la opción de la dependencia subsidiaria que los deja en un profundo abandono.

Todos sabemos que nos mienten, que la pobreza aumenta, que la inflación nos carcome los salarios ajustando nuestras posibilidades de acceder a bienes y servicios cada vez más elementales. En ese sentido, nuestra sociedad es consciente que no tenemos buena educación ni salud pública, y que la justicia se ha convertido en una ineficiente y lenta travesía sin respuestas.

Te puede interesar:  El Presidente no vendrá al encuentro de gobernadores

Todos escuchamos indignados que algunos jueces prefieren hacer alarde de sus inclinaciones políticas y participaciones activas de grupos ideológicos, a dedicarse al perfeccionamiento de su magistratura con absoluta imparcialidad. Para colmo, nos acostumbramos y naturalizamos la ineficiencia, los abusos de poder y la inmensa cadena de obstáculos para poder producir y crecer.

Por eso, cuando la autodestrucción es tan inevitable, no existen alternativas intermedias ni soluciones mágicas. No hay ni habrá ningún iluminado que pueda revertir este hundimiento solo. En ese sentido, está claro que el único camino que nos queda es el verdadero y profundo cambio. Un renacimiento que requiere actitudes, conductas y decisiones indispensables de toda la sociedad.

Sin duda, en el ámbito político debemos contar con el liderazgo honesto y valiente que esté dispuesto a conducir con firmeza. Pero también nos impone a la sociedad toda que estemos a la altura de abrazar estos nuevos objetivos, aun sabiendo que el camino será de mucho esfuerzo y sacrificio. La pregunta que debemos hacernos es si estamos dispuestos. Si podremos estar a la altura de esta decisión. Si, toda la sociedad que ha sido parte del problema estará capacitada a ser parte de la solución.

Artículo anteriorOsvaldo Jaldo se reunió con Juan Manzur para gestionar dos obras por USD 89 millones para el servicio de energía eléctrica
Artículo siguienteEl Gobierno busca hasta debajo de las piedras para hallar dólares