La Mañana con Vos
Inicio Política Nacional

Argentina, un país en “caída libre”

alberto y cristina derrota
Alberto Fernández - Cristina Kirchner

Opinión. “Lo que nos dejó la semana

Viviendas Belgrano

En la semana que pasó quedó claro que, a falta de tres semanas de las elecciones definitivas, la administración de Alberto Fernández juega su supervivencia entre sus enfrentamientos internos y la dimensión del problema económico que tiene que enfrentar. Para colmo, el mes que siguió a la derrota en las primarias de septiembre el Gobierno agregó problemas al cataclismo inflacionario y renovó recetas que ya fracasaron para remediarlo.

Y no mostró otro interés que no sea multiplicar el reparto de fondos en busca de más votos. Como un adicto que trata de curarse consumiendo más droga, el ensayo oficialista lo expone dividido y contradictorio. Es en ese marco que el presidencialismo argentino sufre una desmentida por el achicamiento de Alberto Fernández y la reducción a ser un actor secundario que solo absorbe las decisiones y las presiones ajenas.

CEF Medical
CEF Medical

En el mismo día, Alberto Fernández recibe la indicación de convocar a un gran diálogo con la oposición, impulsado por Sergio Massa, y a la vez, los sectores más duros del kirchnerismo le piden que se decida a radicalizar por completo el rumbo de la gestión. El Presidente va y viene, muy al estilo del viaje a ninguna parte que inició para asistir al acto del 17 de octubre y que terminó abortado para evitar bajar en medio de un acto armado para hostigarlo.

Este es su Pollo
Este es su Pollo

La debilidad de Alberto Fernández es un dato político que excede los conflictos internos que lo sacuden. La oposición mira con atención la secuela poselectoral. ¿Volverá Cristina Kirchner a acorralarlo hasta imponerle nuevos cambios? Lo cierto es que el termómetro marca fiebre. La temperatura alcanza 195 pesos por dólar y es récord. El Gobierno, incapaz ya de ofrecer pan, entrega sobredosis de circo.

dólar

Remedios que no funcionan ni para aplacar los síntomas y un autoritarismo berreta en el que la farsa de la autoridad y el garrote buscan cubrir la inoperancia. El país está sumido en un círculo donde se retroalimentan las fuerzas negativas más temidas en la economía: emisión, inflación, suba del dólar, y con todas ellas descontroladas, pobreza y más pobreza. El supermercado será ahora el campo de batalla de otro fracaso.

Te puede interesar:  Senado: malestar y gestos de rebeldía en el peronismo ante una Cristina Kirchner debilitada
súpermercados control de precios
Los supermercados le pidieron a los proveedores que cumplan con los acuerdos en el mismo momento en que empezaron a recibir las visitas de inspectores municipales | Matías Adhemar – LA NACION

Los ciudadanos asisten perplejos al espectáculo decadente y crece la percepción de que el Gobierno no puede solucionar los problemas que acorralan al país y algo peor, que los profundiza. Separados de cualquier noción de responsabilidad sólo atinan a poner en suspenso las consecuencias de su propio desmanejo como quién cree que el diablo no se cobra lo que pacta.

En ese contexto, el presidente comete una carta asombrosa donde deja su firma a la peligrosa abdicación de uno de sus deberes, el de garantizar la seguridad. La misiva es casi una confesión de incumplimiento en sus funciones y de desvarío político. Un presidente que escribe una carta certificando su vocación de abandonar a argentinos en peligro confirma su ceguera ante la realidad y uno de los reclamos principales de la sociedad como es salvaguardar vidas y bienes.

incendio en el bolson 20211020 1251414
Mapuches ahora atacaron el Club Andino, en El Bolsón

Pero en el caso de los ataques de las agrupaciones mapuches violentas que fueron denunciadas por terrorismo también se proyecta otra sombra, la de la complicidad. ¿Qué tiene que hacer la Cancillería argentina defendiendo a un delincuente como Jones Huala en Chile? La pregunta no tiene respuestas institucionales, pero sí inquietantes sospechas de aval ideológico y a procedimientos que enfrentan la legalidad.

jones huala
Jones Huala

A esta altura con su prescindencia el Gobierno nacional revela protección y roza la complicidad con la RAM. ¿La peligrosa abdicación del presidente Alberto Fernández a ofrecer seguridad ante los ataques mapuches esconde complicidad? ¿El vacío de poder injustificable es la cobertura a los sectores K más duros que apoyan estas acciones de carácter terrorista cómo fueron denunciadas?

Te puede interesar:  Congreso: Cristina Kirchner apura la última sesión antes de perder la mayoría

Una vez más el kirchnerismo se revela refractario a la ley, pero nunca tan claramente respaldando la violencia armada como método. Porque eso es la RAM. Todo ocurre en medio de un sálvese quien pueda para las miles de víctimas de la inseguridad que pueblan las crónicas de los noticieros a diario. Las garantías son para los delincuentes mientras la gente de bien está abandonada.

6167018186696 1004x565
Asesinaron a un estudiante de 17 años para robarle la bicicleta

Todo parece responder a la misma partitura. El Gobierno nacional se reduce a un dispositivo ideológico que bloquea cualquier política en función de su ideología y que suplanta el bien común por la causa facciosa y sin importar las consecuencias, cualesquiera que sean. El avance contra el espíritu de la división de poderes ya había sido manifestado con proyectos de ley que desafiaban la Republica.

Sólo el resultado de las PASO lo sentenció con caducidad poniendo en estado de desesperación al oficialismo que ahora achicó sus ambiciones a mantener el quorum. Pero los planes estaban. Fin a la división de poderes, atenuación de los derechos de propiedad con cepos, expropiaciones y violencia, e intimidaciones sistemáticas a medios y periodistas. La película es conocida y el rodaje volvió a quedar por ahora trunco pero no su espíritu. Se llamó y se llama Vamos por todo.

Lo cierto es que más allá de las campañas electorales, lo que se pretende que ya con la tranquilidad de haber obtenido el sillón de Rivadavia, al menos por cuatro años, esos delirios queden en el pasado. Lo curioso es que desde que asumió Alberto Fernández esos delirios muy en contra de mermar, se han incrementado de manera exponencial. Los divagues oscilaron en todos los temas, pasando por los sanitarios, económicos y hasta políticos.

Te puede interesar:  Una caja millonaria: la trama detrás de un impuesto que incluye a Máximo, Grabois y espanta a un aliado de Moyano

En el plano sanitario, los conocidos nos dijeron que el coronavirus nunca llegaría a la Argentina, incluso nos llegaron a transmitir que por lo que había que preocuparse más que por el Covid era por el dengue, el vacunatorio VIP, donde se vacunaron primero los políticos y amigos del poder, el retraso en el plan de vacunación, a lo que se le sumaron los innecesarios traspiés públicos con algunos de los laboratorios productores de vacunas.

ginés vizzotti
Ginés González García – Carla Vizzotti

Y hasta un faltante de testeos que hace que incluso hoy, a más de un año y medio después de comenzada la pandemia mundial, no sepamos a ciencia cierta la cantidad de infectados que existen. Desde ya que el resultado fue el indeseado, y es que Argentina se encuentra entre los países con mayor cantidad de fallecidos por millón de habitantes relacionados con el virus de origen chino.

En el plano económico siempre ocurren serios desórdenes del sentido común cuando impera el populismo. Mucho más cuando este populismo es sin recursos o sin aquellos que el populismo argentino tiene recuerdos de poseer. Se intentó la expropiación de empresas, se trató de miserables a los empresarios, mientras la cuarentena intentaba fundirlos, se les prohibió a los empleadores despedir personal y se emitieron sin ningún plan más de 3 billones de pesos.

Cristina-Vicentin
Cristina Kirchner – Cerealera Vicentín (Foto: Compacto Político)

Más aún, el propio Alberto Fernández dijo no creer en los planes económicos, esta fue una de las frases más desopilantes de todo su mandato. De igual forma el congelamiento de precios reciente, sustentado en una ley de hace 47 años, hace también sus esfuerzos por ser de las locuras más exóticas. Argentina es un país extraño, donde cada día pagamos los costos de cada uno de nuestros delirios, un firme avance hacia el pobrismo más absoluto.

Artículo anteriorQuién es Emilio Pérsico, el funcionario que controla un millón de planes sociales y quiere “llenar la política de pobres”
Artículo siguienteDetienen a un federal, parte de la banda de policías secuestradores de narcos