Inicio Deportes Atlético se refuerza en los mismos puestos pero con otro perfil

Atlético se refuerza en los mismos puestos pero con otro perfil

La segunda camada se complementa con la primera: más apuesta, más juventud.

FIRMAS PARA TODOS. Bravo, Toledo y Lotti jugarán para Atlético durante la próxima temporada y, si llegaran a hacerlo bien, podrán estar un rato largo en el club. Con Lotti y Bravo, tendrán opción de compra.

Lejos de Atlético están Juan Mercier y Mauro Matos. Primero, porque ninguno de los dos jugadores formará parte del plantel para la próxima temporada: uno está cerca de cambiar de vereda y el otro, negociando con clubes porteños de la B Nacional. Segundo y más importante, porque sus contrataciones en el mercado de pases de invierno pasado, parecen representar una estrategia diferente de compra.

Ambos llegaron al club en junio pasado sin necesidad de que nadie “explique” quiénes eran: renombre, una gran carrera, campeones de América y habiendo jugado contra Real Madrid una final del mundo.

Sin embargo, ambos traían una característica que nadie tardó en señalar: eran sub 39. “Pichi” tenía 38 y Matos, 36. No todos los refuerzos de hace un año tenían la edad de estos dos, claro, pero elevaban el promedio considerablemente.

Dejando de lado el rendimiento (ambos rindieron bien a su manera), la estrategia para este mercado parece ser algo diferente. En los cuatro primeros arribados, en principio se han agotado los refuerzos de “renombre” y ninguno supera los 32 años: Fabián Monzón (32), José Luis Fernández (31), Cristian Erbes (29) y Dylan Gissi(28).

La segunda “camada” que ayer se completó con Gustavo Toledo, lateral de Colón (29), se repite en algunos puestos (volante central, marcador de punta) pero se complementa con la primera. Además de Toledo, Augusto Lotti (23) y Federico Bravo (25), representan la juventud y la apuesta que encara la dirigencia en este caso.

“Todos los años tratamos de hacer un mix: traer algunos jugadores de renombre, con lo difícil que es estando en Tucumán, y otro grupo más joven”, señala Miguel Abbondándolo, el dirigente (ahora vicepresidente tercero electo, que hoy asume a las 19 en el estadio, junto con el resto de las autoridades) encargado de cerrar las altas y las bajas del club. Por supuesto, todo surge desde la recomendación y el pedido de Ricardo Zielinski.

Más allá de que se trate de algo de “todos los años”, lo cierto es que no hay veteranos en este mercado, hasta ahora, lo cual habla de un cambio. El renombre que podrían tener los ex Boca Monzón y Erbes, los encuentra entre los 29 y 32, nada mal.

Lo que sí se repite es la modalidad en las apuestas que hará el club. Así como Rodrigo Aliendro y David Barbona, dos de los mejores jugadores del club, dijeron adiós, en su momento fueron las apuestas del club. Cuando llegaron, ambos lo hicieron con una opción de compra, por si su paso resultaba positivo, algo que sí sucedió. Así, fueron comprados.

“En este caso habrá opción de compra con Bravo y Gissi. Con Lotti hay un contrato de cinco años por el 50% y hay opción para comprar el 50% restante”, explica Abbondándolo, que aplica junto a sus pares una fórmula ya inventada, pero que da sus resultados.

Resta saber quién más llegará, pero la estrategia es clara.

“Espero sumar”

“Puedo jugar en todos los frentes de ataque y espero poder sumar mi cuota goleadora; pondré lo mejor de mí”, dijo Augusto Lotti, minutos después de firmar. Toledo ayer tuvo su primer entrenamiento con el equipo.