Inicio Política Internacional

Avión venezolano-iraní: Aníbal Fernández admitió el vínculo de la tripulación con un grupo considerado terrorista

El ministro dijo que tras el aterrizaje en Ezeiza recibió alertas de organismos extranjeros sobre la relación con la Fuerza Quds. Afirmó que el gobierno actuó como correspondía.

aníbal fernández
Anibal Fernández Enrique Villegas - Archivo

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, afirmó este lunes que organismos extranjeros alertaron que parte de los tripulantes del avión venezolano-iraní retenido en el aeropuerto de Ezeiza son de la “Guardia Revolucionaria de Irán”.

Viviendas Belgrano

Fernández dijo que “con posterioridad al ingreso se reciben, por distintos canales, información de organismos extranjeros que advertían de la pertenencia de parte de la tripulación a empresas relacionadas con la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán”.

“Esta Fuerza Quds se movieron con empresas designadas posteriormente como terroristas por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos”, detalló el funcionario en charla con Radio Perfil. “Se informó que la aeronave había sido operada por Mahan air, una compañía relacionada con la organización militar irani”, agregó.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Se trata del vuelo de la aeronave matrícula venezolana YV3531 ­Boeing 747 Dreamliner de la empresa Emtrasur­, que se encuentra en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza Ministro Pistarini. En el Boeing viajaban catorce tripulantes venezolanos y cinco iraníes. Aterrizó en Córdoba a causa de la niebla y luego se trasladó a Ezeiza. Allí comenzaron a dispararse las alertas.

Fernández evitó sacar conjeturas sobre su presencia en el país y mencionó que la tripulación “no está impedida” de salir del país, que se les brindó un “permiso provisorio” para que puedan tomar las horas de descanso que le corresponden a cualquier tripulación aeronáutica.

Te puede interesar:  Los factores que explican la sorprendente recuperación de Bolsonaro antes de las elecciones y una fecha que podría ser decisiva

“No se fueron por falta de combustible. Las empresas de acá no le quieren cargar por una posible sanción de Estados Unidos. Pero no quieren dejar el avión”, agregó.

“Sí le tomamos huellas a los cinco iraníes. Ahora hay una presentación de un grupo de legisladores de la oposición y había documentación de la propia empresa que fue salvada”, dijo el ministro. “Hay denuncias de organismos internacionales advirtiendo sobre una posible relación con el terrorismo. También se presentó la DAIA como querellante. Será el magistrado el que defina”, complementó.

Gholamreza Ghasemi Abbas, el tripulante señalado

Una de las polémicas se encuentra en la figura de Gholamreza Ghasemi Abbas, uno de los tripulantes de la aeronave. Es que según explicó Fernández, es “familiar del ministro de Interior de Irán y su nombre coincide con el de un miembro de la Guardia Revolucionaria y administrador de una empresa ligada al Quds”.

“Si ustedes me pregunta si es él, no lo sé, coincide el nombre. El resto es un análisis que haremos en conjunto con Migraciones y seguramente la Policía de Seguridad Aeroportuaria hará lo propio”, aclaró en diálogo con TN más tarde.

Consultado por Perfil sobre cómo pudo ingresar la aeronave y si tenía consecuencias para el país, el ministro de Seguridad volvió a remarcar que “no había nada que nos mostrara que no tenía que ingresar”

Te puede interesar:  Los factores que explican la sorprendente recuperación de Bolsonaro antes de las elecciones y una fecha que podría ser decisiva

“Pero una vez que ingresó hay muchos cruces que se hacen y encontramos la punta para comenzar la investigación pertinente. No hubo nada que se haya obviado. Se revisó todo y ningún tripulante tenía una alerta”, dijo.

Cómo fue la llegada de la tripulación del vuelo venezolano-iraní

El vuelo llegó a la Argentina el 6 de junio desde México y aterrizó en Córdoba. Más tarde fue a Buenos Aires. El 8 de junio el avión intentó volar a Uruguay pero le denegaron el aterrizaje, y tras volar en círculos sobre el Río de La Plata volvió a Ezeiza.

El avión tiene bandera venezolana. La empresa Emtrasur, con sede en Caracas, lo registró como parte de su flota el 23 de enero pasado. Pero antes, durante 15 años, el Boeing 747 operó para la compañía iraní Mahan Air. Según los Estados Unidos, Mahan Air sería un brazo operativo de la fuerza Quds, a la que consideran un grupo terrorista.

La aeronave se encuentra en Ezeiza, no tiene combustible y ninguna empresa -hasta ahora- se animó a cargarle. De hecho, YPF y Shell se negaron a venderle nafta por las alertas internacionales que saltaron tras conocerse el vínculo de Mahan Air con los Quds.

Washington sanciona a las firmas que dan algún tipo de apoyo logístico a grupos vinculados al terrorismo -y en particular a Mahan Air- y ninguna compañía quiere sufrir esas consecuencias.

Te puede interesar:  Los factores que explican la sorprendente recuperación de Bolsonaro antes de las elecciones y una fecha que podría ser decisiva

Sobre el derrotero y datos de la aeronave bajo sospecha, la DAIA y la AMIA exigieron “información exhaustiva y detallada sobre el listado de tripulantes que viajaban en la mencionada aeronave y los motivos de su paso por el país”.

FuenteClarín
Artículo anteriorDerrumbe de las criptomonedas: ¿Qué hacer ante la depreciación de Bitcoin y Ethereum?
Artículo siguienteEl miércoles 15 comienza el pago del primer SAC