La Mañana con Vos
Inicio Policiales

Buscan a los dos hombres que ayudaron a Rejas y a una mujer que lo habría acompañado cuando estuvo en Salta

Cambio de aspecto. Cejas recortadas y barba crecida, así trató Roberto Carlos Rejas de ocultar su verdadera identidad.

rejas

Cuando los cinco policías se le acercaron mientras limpiaba una lancha, Roberto Carlos Rejas no opuso resistencia. El furioso y metódico cobarde, capaz de asesinar a Milagros Avellaneda y a su hijo Benicio para luego hacer desaparecer su rastro, se convirtió en un manso gatito que extendió sus brazos hacia adelante para que lo esposaran, poniendo fin así a la fuga más sonada de las muchas que ocurrieron en Tucumán este año.

Viviendas Belgrano

La detención del doble homicida develó la gran incógnita sobre su paradero, pero a su vez instaló otras, que por estas horas desvelan a los investigadores. La más importante es la identidad de los dos sujetos que lo ayudaron a instalare en el camping “Mi Tata”, a la vera del dique salteño de Cabra Corral.

Según los testigos que los vieron llegar e irse, y que negociaron con ellos el pago de la estadía del criminal, eran un hombre mayor, de unos 50 años, y otro que aparentaba unos 20 años menos. Se movilizaban en un auto importado, aunque no pudieron determinar la marca, pero sí que era u vehículo que cargaba ya varios años de uso.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Feuron ellos quienes pagaron $ 45 mil por adelantado y prometieron otro desembolso, que nunca se produjo, lo que obligó a Rejas, quien para los dueños del camping era “Leo”, un estudiante jujeño, a pedir que le permitieran trabajar en el lugar a cambio de techo, algo de dinero y comida, ya que la que le dejaron congelada sus cómplices se iba acabando.

Este es su Pollo
Este es su Pollo
Te puede interesar:  Aprehendieron a un joven por asaltar a mano armada a un camionero

La caída del prófugo también reavivó las sospechas sobre el personal policial que lo custodiaba en el cuartel de Bomberos del que escapó, planteadas por Roberto Fernando, padre del criminal, quien aventuró que fueron los uniformados los que le facilitaron la fuga para generar conmoción política, justo el día que Osvaldo Jaldo asumía la gobernación en forma interina.

También se buscan datos de una mujer que lo acompañó mientras estuvo en Salta, según dijeron sus acompañantes, en San Lorenzo, a la espera de que se acordara su traslado al camping en el que, se supone, esperaría a que cediera la presión sobre su entorno, para tratar de cruzar la frontera hacia Bolivia.

En el momento de la detención, rejas tenía consigo tres celulares y varios chips con los que, se cree, mantenía contactos asiduos con su entorno familiar. Todo fue secuestrado y se utilizará para avanzar en la investigación de la nueva causa penal que deberá afrontar por evasión, cuando el lunes sea trasladado directamente al penal de Villa Urquiza.

FuenteContexto
Artículo anteriorGerónimo Helguera ya está siendo tratado en el hospital Juan M. Obarrio
Artículo siguienteCrece el interés de los jóvenes argentinos por estudiar en Europa: qué becas se ofrecen y cómo postularse