Cárcel Benjamín Paz
Inicio Mundo

Carlos III dio su primer discurso tras la muerte de la reina Isabel II: “Mi querida madre fue una inspiración y un ejemplo”

“Su dedicación y devoción como Soberana nunca decayó, en tiempos de cambio y progreso, en tiempos de alegría y celebración, y en tiempos de tristeza y pérdida”, resaltó el rey en un mensaje grabado

El rey Carlos III dio su primer discurso tras la muerte de la reina Isabel II
Procrear

El rey Carlos III dedicó un emocionado tributo a su madre, la fallecida Isabel II, en su primer discurso al país tras asumir el cargo: “Mamá, mientras inicias tu largo viaje para unirte con mi querido papá, quiero decirte gracias por tu amor a nuestra familia y a la familia de naciones”.

El nuevo monarca británico destacó que su madre tuvo “una viva bien vivida” y, con “dolor” por la pérdida y “gratitud” por su dedicación durante siete décadas de reinado, renovó el compromiso de por vida que ella asumió al ascender al trono. “Les renuevo hoy a todos ustedes esa promesa de servicio durante toda la vida”, dijo Carlos III en un mensaje grabado, en el que comprometió también a defender “los principios constitucionales”.

El rey recordó a su madre como una “inspiración” y un “ejemplo” tanto para la familia como para el conjunto de la ciudadanía, en un histórico primer discurso a la nación en el que ha hablado junto a una fotografía enmarcada de Isabel II.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
image 105
El rey Carlos III pronunció su primer discurso a la nación y a la Commonwealth desde el Palacio de Buckingham (Yui Mok/REUTERS)

Carlos III enfatizó que el mundo ha cambiado en 70 años, desde los años de posguerra hasta la actualidad, pero abogó por mantener constantes los valores y apuntó que “los deberes de la monarquía también continúan”, ahora con él al frente.

El hijo mayor de Isabel II asumió que tiene un cargo vitalicio –”durante el tiempo que Dios me mantenga con vida”– y por el que su vida va a cambiar radicalmente. Tuvo palabras de afecto a su “querida” esposa, la reina consorte Camilla, y le agradeció la lealtad: “Sé que estará a la altura de las nuevas exigencias”.

También aludió a su hijo mayor, el príncipe William, primero en la línea de sucesión al trono, y confirmó formalmente el traspaso del ducado de Cornualles. El heredero será también príncipe de Gales, tal como ha decretado su padre en este discurso.

En su mensaje, Carlos III aludió igualmente a la esposa de William, Kate, y subrayó su “amor” por su hijo pequeño, Harry, y por su esposa, Meghan Markle.

image 104
Foto de archivo: La reina Isabel II con el príncipe Felipe, el Duque de Edimburgo (1921 – 2021) y sus hijos el príncipe Eduardo (segundo desde la izquierda), el príncipe Carlos (segundo desde la derecha) y el príncipe Andrés (derecha) en los terrenos del Castillo de Balmoral en Escocia, Reino Unido, el 20 de septiembre de 1979. (Foto de Keystone/Hulton Archive/Getty Images)

El discurso completo de Carlos III:

Me dirijo a ustedes hoy con sentimientos de profundo dolor. A lo largo de su vida, Su Majestad la Reina -mi querida madre- fue una inspiración y un ejemplo para mí y para toda mi familia, y tenemos con ella la deuda más sentida que cualquier familia puede tener con su madre; por su amor, su afecto, su guía, su comprensión y su ejemplo.

La Reina Isabel tuvo una vida bien vivida; una promesa con destino cumplida y se la llora profundamente en su fallecimiento. Esa promesa de servicio de por vida la renuevo hoy a todos ustedes.

Junto con el dolor personal que siente toda mi familia, también compartimos con muchos de ustedes en el Reino Unido, en todos los países en los que la Reina fue Jefe de Estado, en la Commonwealth y en todo el mundo, un profundo sentimiento de gratitud por los más de 70 años en los que mi Madre, como Reina, sirvió a los pueblos de tantas naciones.

En 1947, cuando cumplió 21 años, se comprometió en una transmisión desde Ciudad del Cabo a la Commonwealth a dedicar su vida, ya fuera corta o larga, al servicio de sus pueblos. Fue más que una promesa: fue un profundo compromiso personal que definió toda su vida. Hizo sacrificios por el deber.

Su dedicación y devoción como Soberana nunca decayó, en tiempos de cambio y progreso, en tiempos de alegría y celebración, y en tiempos de tristeza y pérdida.

En su vida de servicio vimos ese amor permanente por la tradición, junto con ese abrazo intrépido al progreso, que nos hace grandes como naciones. El afecto, la admiración y el respeto que inspiró se convirtieron en el sello de su reinado.

Y, como pueden atestiguar todos los miembros de mi familia, combinaba estas cualidades con la calidez, el humor y una capacidad infalible para ver siempre lo mejor de las personas.

Rindo homenaje a la memoria de mi madre y honro su vida de servicio. Sé que su muerte les produce una gran tristeza a muchos de ustedes y comparto ese sentimiento de pérdida, sin medida, con todos ustedes.

Cuando la Reina subió al trono, Gran Bretaña y el mundo todavía estaban lidiando con las privaciones y las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, y todavía vivían según las convenciones de tiempos anteriores. En el transcurso de los últimos 70 años hemos visto cómo nuestra sociedad se ha convertido en una sociedad con muchas culturas y muchas creencias.

Las instituciones del Estado han cambiado a su vez. Pero, a través de todos los cambios y desafíos, nuestra nación y la familia más amplia de Reinos -de cuyos talentos, tradiciones y logros estoy tan inexpresablemente orgulloso- han prosperado y florecido. Nuestros valores han permanecido, y deben permanecer, constantes.

El papel y los deberes de la Monarquía también permanecen, al igual que la relación y la responsabilidad particular del Soberano hacia la Iglesia de Inglaterra, la Iglesia en la que mi propia fe está tan profundamente arraigada.

En esa fe, y en los valores que inspira, he sido educado para apreciar el sentido del deber hacia los demás, y para tener el mayor respeto por las preciosas tradiciones, libertades y responsabilidades de nuestra historia única y nuestro sistema de gobierno parlamentario.

Como la propia Reina hizo con tan inquebrantable devoción, yo también me comprometo solemnemente, durante el tiempo que Dios me conceda, a defender los principios constitucionales en el corazón de nuestra nación.

Y dondequiera que vivan en el Reino Unido, o en los reinos y territorios de todo el mundo, y sean cuales sean sus orígenes o creencias, me esforzaré por servirles con lealtad, respeto y amor, como he hecho a lo largo de mi vida. Por supuesto, mi vida cambiará al asumir mis nuevas responsabilidades.

Ya no podré dedicar tanto tiempo y energías a las organizaciones benéficas y a los temas que tanto me interesan. Pero sé que esta importante labor continuará en manos de otros.

Este es también un momento de cambio para mi familia. Cuento con la cariñosa ayuda de mi querida esposa, Camilla. En reconocimiento a su leal servicio público desde que nos casamos hace 17 años, se convierte en mi reina consorte.

Sé que aportará a las exigencias de su nuevo papel la firme devoción al deber en la que tanto he confiado. Como mi heredero, Guillermo asume ahora los títulos escoceses que tanto han significado para mí.

Me sucede como Duque de Cornualles y asume las responsabilidades del Ducado de Cornualles que he asumido durante más de cinco décadas. Hoy, me siento orgulloso de crearlo Príncipe de Gales, Tywysog Cymru, el país cuyo título he tenido el gran privilegio de llevar durante gran parte de mi vida y de mi deber.

Con Catalina a su lado, nuestros nuevos Príncipes de Gales, sé que seguirán inspirando y liderando nuestras conversaciones nacionales, ayudando a llevar a los marginados al centro de la tierra donde se puede prestar una ayuda vital. También quiero expresar mi amor por Harry y Meghan mientras siguen construyendo sus vidas en el extranjero.

Dentro de poco más de una semana nos reuniremos como nación, como Commonwealth y, de hecho, como comunidad mundial, para dar sepultura a mi querida madre. En nuestro dolor, recordemos y saquemos fuerzas de la luz de su ejemplo.

En nombre de toda mi familia, sólo puedo dar las más sinceras y sentidas gracias por sus condolencias y su apoyo. Significan para mí más de lo que puedo expresar.

Y a mi querida mamá, que comienza su último gran viaje para reunirse con mi querido y difunto papá, sólo quiero decirle esto: gracias.

Gracias por tu amor y devoción a nuestra familia y a la familia de naciones a la que has servido tan diligentemente todos estos años. Que los vuelos de los ángeles te canten hasta tu descanso.

(Con información de EuropaPress)