La Mañana con Vos
Inicio Deportes

Colombia empató en la última jugada y la Argentina se lleva de Barranquilla sólo un punto

Ante unas 10 mil personas en las tribunas, el conjunto dirigido por Lionel Scaloni empató 2-2 con Colombia; Cristian Romero y Leandro Paredes anotaron para el equipo albiceleste; Luis Muriel, de penal, y Miguel Borja, de cabeza, convirtieron para los locales

argentina colombia

El seleccionado argentino igualó 2-2 como visitante con Colombia y mantuvo el segundo puesto en la tabla de posiciones de las eliminatorias rumbo a Qatar 2022. Cristian Romero y Leandro Paredes, ambos en el primer tiempo, anotaron los goles del equipo nacional. Luis Muriel, de penal, y Miguel Borja, en la última jugada del partido, convirtieron para los locales. El partido se disputó en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez de Barranquilla ante unas 10 mil personas.

Viviendas Belgrano

No había pasado nada. De golpe, tiro libre con la derecha de Rodrigo De Paul al corazón del área colombiana. Hubo conexión tierra-aire de dos que se conocen de la liga italiana. Porque en las alturas ganó Cristian Romero, el Cuti, para convertir su primer gol en su segundo partido con la selección. Dos minutos, apenas. Y la Argentina ya estaba en ventaja.

El gol de Cristian Romero

CEF Medical
CEF Medical

Cinco minutos más tarde, un córner de Messi terminó en un problema para Colombia. Porque Leandro Paredes se inventó un slalom ante los defensores cafeteros, que ni siquiera atinaron a poner la pierna para evitar el avance del exjugador de Boca. El mediocampista se abrió camino y definió de zurda, al palo más lejano de Ospina. Argentina, dominador absoluto, redondeaba un comienzo soñado: 2-0 en apenas ¡ocho minutos!

Este es su Pollo
Este es su Pollo

El gol de Leandro Paredes

Colombia, aterido, no pudo salir nunca del asedio argentino: el equipo cafetero lució inconexo, sin ideas, como un boxeador al borde del nocaut. Tuvo, sí, un par de proyecciones en ataque de Juan Guillermo Cuadrado, pero fueron bien controladas por la defensa albiceleste. La Argentina, que se supo superior desde el comienzo mismo del partido pudo encontrar el tercer gol tras un estiletazo de Lo Celso. En velocidad, encontró a Lautaro Martínez, quien definió y Ospina salvó con lo justo. Nicolás González, que venía por la banda opuesta, estuvo a punto de convertir el 3-0. Y todavía no se había llegado a la media hora de juego.

Te puede interesar:  Natalio Botana: “Como en Argentina, el populismo cuando es derrotado no lo admite”

Fue demasiado para Rueda, el entrenador colombiano. Movió el banco de suplentes y revirtió la formación: afuera Jefferson Lerma y adentro Luis Muriel. Ahora, Colombia pasaba a atacar con dos delanteros bien de área, que además se conocen de memoria porque ambos comparten equipo, Atalanta, de Italia: Muriel-Zapata. Más trabajo para Cristian Romero, otro del equipo bergamasco. El partido se abría aún más.

Minutos más tarde, una mala noticia para el equipo argentino. Tras un cabezazo de Zapata que buscaba en las alturas a Mina, las manos de Emiliano Martínez atenazaron la pelota. Pero el arquero del Aston Villa cayó muy mal y golpeó su cabeza contra el césped. Fue atendido en el mismo campo de juego, mientras Agustín Marchesín se preparaba para ingresar. Todos los compañeros se acercaron a “Dibu” para ver cómo estaba. “Tranquilo, tranquilo”, le decían los médicos, que procuraban moverlo lo menos posible.

El golpe de Emiliano Martínez

La salida por lesión del arquero no cambió el plan argentino. A puro toque, continuaron las triangulaciones y los pases profundos. Como esa fase que terminó con la falta sobre Lautaro Martínez al borde del área colombiana. El equipo amarillo vio cómo los argentinos se multiplicaban por la cancha y monopolizaran la pelota. Messi se relamió antes de patear. Zurdazo y respuesta en dos tiempos de Ospina. Era casi un monólogo del equipo albiceleste.

Te puede interesar:  Con gol de Julián Álvarez, River venció 1 a 0 a Platense y empieza a ensayar la vuelta olímpica

Sobre el final del primer tiempo, Colombia creció en ataque. Y en el séptimo minuto de descuento estuvo a punto de conseguir su primer gol. Muriel-Zapata, el tándem de Atalanta, creó la jugada, que culminó el exdelantero de Estudiantes de La Plata. En lugar de pensar y elegir el lugar donde poner la pelota, prefirió romperle el arco a Marchesín. El balón se fue por encima del travesaño. Fue lo más claro (y lo único) de Colombia en la primera parte.

En el entretiempo, el entrenador colombiano movió fichas. Tres afuera (Luis Díaz, Gustavo Cuéllar y Duván Zapata) y tres adentro, conocidos del fútbol argentino: Miguel Borja, Wilmar Barrios y Edwin Cardona. En la primera pelota parada, Cardona mostró la calidad que suele aportar en Boca. Y encontró a Borja. Fue una advertencia para la Argentina. El local salió más decidido a dejar de lado la modorra del primer tiempo y descontar pronto.

Nicolás Otamendi levantó su brazo izquierdo e impactó en el rostro de Mateus Uribe. El árbitro chileno, Roberto Tovar, no dudó: penal para los locales. Como en el comienzo del primer tiempo, ahora era Colombia la que merodeaba un gol tempranero. Muriel, de derecha, engañó a Marchesín y convirtió. Colombia estaba 1-2. En Barranquilla había partido.

El gol de Muriel

Scaloni también movió piezas: afuera Lo Celso y adentro Exequiel Palacios. La apuesta era volver a ganar el medio y que los minutos corrieran mientras la Argentina hacía circular la pelota. En una de esas triangulaciones, y luego del pasaje al ataque de Montiel, el equipo albiceleste ganó otro tiro libre. Otra chance para Messi. Otro manotazo, casi como un arquero de handball, de Ospina.

Te puede interesar:  Argentina donará más de un millón de dosis de AstraZeneca

El capitán colombiano volvió a salvar a los suyos y a dejarlos en partido. Fue tras una jugada protagonizada por Acuña, que contó con la aceleración de Messi y el remate en última instancia de Lautaro Martínez. La mitad de la cancha era una autopista sin peaje, donde ni uno ni otro se detenían. El encuentro se encaminaba a la etapa de definición. Golpe a golpe.

Colombia se acercó como nunca al empate. La defensa argentina, ya sin su mejor hombre, Romero, miró cómo Borja le bajó la pelota a Muriel y el autor del descuento se fabricó una ocasión clarísima. Con Marchesín en la línea de fuego, su remate se fue por encima del travesaño. Otra advertencia.

Respondió Argentina con la sexta velocidad de Messi. Un rechazo defectuoso de Davinson Sánchez habilitó a Lautaro Martínez, recostado sobre la banda izquierda. El ex Racing calibró el arco y remató de zurda. Ospina, otra vez, mandó la pelota al córner. Y el arquero volvió a hacer de las suyas a puro reflejo tras un remate de aire de Messi. Si Colombia se mantenía en partido era gracias a los milagros de su arquero.

Entre las ganas de los locales por empatar y la falta de puntería de los argentinos para anotar el gol definitivo, el resultado se mantuvo incierto. Hasta que Borja ganó en las alturas y la pelota se le escurrió a Marchesín. Como la victoria a la Argentina.

FuenteLos Primeros
Artículo anteriorDocentes universitarios ya pueden inscribirse para vacunarse contra el coronavirus
Artículo siguienteDetienen a un gitano tucumano por robar $ 15 millones a una mujer santiagueña