Nuevas viviendas Villa Carmela y Manantial Sur
Inicio Política Nacional

Conflicto mapuche: sugestivo silencio en el Gobierno tras el ataque a una casilla de Gendarmería en Villa Mascardi

En la Casa Rosada evitaron referirse al tema a pesar de que esta vez fueron blanco de los ataques; expectativa por un informe de la propia fuerza sobre el hecho ocurrido en Río Negro

brbmjz7r4bg7jkiqmf4o2ophau
Arabela Carreras, gobernadora de Río Negro, y Aníbal Fernández, ministro de Seguridad de la Nación
Los jubilados ya viajan gratis

A 24 horas del ataque a una casilla de Gendarmería Nacional, en Villa Mascardi, Río Negro, por un grupo autodenominado Mapuche, el Gobierno nacional se sumergió en un silencio absoluto. En comunicaciones durante toda la jornada con distintas fuentes del Ejecutivo Nacional, que no respondieron a las consultas sobre lo sucedido anoche en un predio privado.

//Mapuches incendiaron un puesto móvil de Gendarmería en Villa Mascardi

“Esto es otra cosa”, fue la única la lectura que arriesgó un funcionario al tanto de la investigación interna que lleva la propia fuerza. Fue en el sentido que hasta ahora, todos los ataques de la agrupación Lafken Winkul Mapu, a quien se señala como responsable del ataque de anoche, siempre fueron contra privados y no contra la propia fuerza.

Desde ayer, y tras haber quedado completamente calcinado, el lugar quedó sin ningún tipo de custodia policial.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Mascardi. Incendiaron un puesto de Gendarmería Nacional en un predio donde hace 2 meses incendiaron una casa, se lo atribuyen a la comunidad Mapuche Lafken Winkul MapMarcelo Martínez

Entre las fuentes consultadas, que optaron por el silencio, están la propia Casa Rosada, el Ministerio de Seguridad de la Nación, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) y el gobierno provincial de Río Negro. Nadie quiso hablar o dar su versión ante un nuevo foco de violencia en el sur.

Informe de la Gendarmería

Según pudo reconstruir este diario, durante todo el día en la sede central de Gendarmería Nacional se trabajó un informe sobre el tema, que daría cuenta de la utilización de armas de fuego en el ataque a la casilla, en la previa al incendio. En ese sentido parte de la expectativa estaba puesta en lo que puede arrojar ese informe, que será aportado a lo que se trabaja en Bariloche, donde la justicia federal interviene en el caso.

La escalada del conflicto mapuche en Villa Mascardi se dio en las últimas horas cuando se sumó el incendio a la casilla móvil de Gendarmería en el predio privado Los Radales. La estructura de seguridad fue colocada allí dos semanas atrás, luego de que el lugar haya sido objeto de otros dos incendios previos, uno en agosto último, cuando prácticamente se consumió la construcción principal del lugar. Tras lo cual hubo un reclamo no solo del propietario y los vecinos de la zona, sino también de la propia gobernadora de la provincia de Río Negro, Arabela Carreras.

La mandataria provincial requirió a la Casa Rosada, más precisamente a la cartera de Seguridad nacional que encabeza Aníbal Fernández, que envíe una custodia de las fuerzas federales. Lo cual se logró rápidamente, a diferencia de otros ataques similares en el pasado, donde la Provincia y la Casa Rosada protagonizaron fuertes cruces a raíz de la negativa de Nación a enviar efectivos.

Dentro de la casilla atacada había cinco uniformados de guardia, que lograron salir sin ser heridos y luego se sumaron a otros efectivos que estaban en una zona cercana.

Villa Mascardi está ubicado a 25 kilómetros de la ciudad de San Carlos de Bariloche, sobre la ruta 40. Los conflictos en la zona comenzaron en 2017. Durante la tarde de hoy, desde la junta vecinal de Villa Mascardi emitieron un comunicado al que titularon “Gendarmería Nacional fue superada por una banda de terroristas armados” y agregaron, como dirigiéndose al presidente de la Nación, Alberto Fernández: “las fuerzas de seguridad de la Nación Argentina tienen menos poder que la banda terrorista Lafken Winkul Mapu, asentada en Villa Mascardi. “¿Usted puede negarlo?”.

En tanto en un tramo que pareció apuntado a la gobernadora Carreras sostuvieron: “El Poder Judicial de su provincia ya ha dictaminado varias órdenes de desalojo que usted no acató, como el caso de Villa Mascardi y Cuesta del Ternero. ¿Qué está esperando para cumplir con su deber? ¿Cuándo ejecutará con sus propias fuerzas de seguridad provinciales los desalojos pendientes?”.

El lugar del ataque está en las inmediaciones del predio que ocupa la lof mapuche Lafken Winkul Mapu, que en los últimos cinco años se fue radicalizando cada vez más con distintos incidentes en la zona. Por los hechos existe una tensa relación entre los habitantes de la zona y los miembros del asentamiento de la autodenominada lof Lafken Winkul Mapu.

Nuevo ataque Mapuche en MascardiFacebook

“Esto es gravísimo, ya no es un ataque a un particular, es un ataque a las fuerzas nacionales, es una demostración que creen que no hay límites en su reclamo”, dijo Luis Dates, dueño de la cabaña afectada, al diario Río Negro. Además, agregó que el nuevo ataque fue perpetrado por un “grupo más numeroso que otras veces”.

La situación de tensión en la zona comenzó en 2017 con el establecimiento del grupo sindicado como autor de los atentados en un predio de Parques Nacionales, cercano a Villa Mascardi. Desde entonces se sucedieron varias denuncias ante los ataques en distintas propiedades privadas de la zona. Frente a los últimos hechos fue que se aumentó la custodia en el lugar, en medio de críticas de los vecinos que apuntaban a que no había mayor número de efectivos en la zona sino que los habían “reubicados”.

El destino de la casilla móvil que este domingo por la noche fue incendiada marcaba un punto de inflexión entre las quejas, pero terminó destruido en medio del ataque, que ahora investiga la justicia federal de Bariloche y sobre el que se esperan definiciones del Gobierno nacional. Incluso hay quienes arriesgan que podrían comenzar a conocerse más precisiones sobre el tema este martes, luego del análisis del informe hecho por la propia fuerza atacada y tras varias reuniones que se sucedieron en el día por el tema, pero que no fueron informadas aun públicamente.