La Mañana con Vos
Inicio Política Nacional

Cristina sospecha una “traición” de Alberto Fernández

En el kirchnerismo se mantienen alertas ante esta posibilidad

cristina kirchner y alberto fernández en el acto de la plata
Cristina Kirchner - Alberto Fernández | Archivo

Es como si hablaran idiomas diferentes. Alberto Fernández y Cristina Kirchner mantienen desde hace tiempo un diálogo esporádico y disfuncional, en el que uno cree haber dicho una cosa y el otro entiende algo distinto. El miércoles volvió a pasar antes de que el Presidente se arrojara a la fiesta de la derrota en una Plaza de Mayo llena. Cuentan en su entorno que le había anticipado por teléfono a su mentora que iba a proponer una PASO en el FdT para 2023 y que ella estuvo de acuerdo.

Viviendas Belgrano

Fuentes que interactúan a diario con la vicepresidenta relatan que ella no se sintió cómoda después con las palabras y los gestos de esa tarde de efervescencia peronista. Ni Cristina ni su hijo Máximo digerían el acto que ideó la CGT una semana atrás para sostener al Presidente, en prevención de un desastre en las urnas. Intuían lo que finalmente pasó: que se interpretaría como una suerte de revuelta del peronismo tradicional contra la hegemonía kirchnerista.

Alberto Fernández tenía en el atril machetes con las ideas fuerza que quería transmitir. Celebró la unidad oficialista, pero llamó a poner “las diferencias sobre la mesa”, inauguró la próxima campaña y se comprometió a terminar con el dedazo para elegir al próximo candidato presidencial. Por su parte, Cristina Kirchner funda gran parte de su poder en la administración de sus silencios.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Alberto Fernández vendrá a Tucumán el próximo 14 de diciembre

El ligero repunte electoral del Frente de Todos en Buenos Aires, a costa de un fenomenal dispendio de fondos públicos, detuvo una acción directa como la de las PASO, cuando dinamitó el gabinete con una carta pública. No tiene incentivos para romper; tampoco para salir a pegarse al Presidente. Hasta ahora solo se expresó en modo ventrílocuo a través de Oscar Parrilli. La unidad por sí sola no alcanza y lo fundamental es definir un rumbo de gestión fue el mensaje.

Este es su Pollo
Este es su Pollo

Es un dedo en la llaga. Máximo Kirchner lo ha dicho en varias reuniones esta semana, en las que mostró su desacuerdo con “celebrar un fracaso electoral” y habló de la necesidad de corregir lo que llevó al peronismo a perder 5,1 millones de votos desde 2019. En esas charlas se habla de “la conjura de los derrotados” para retratar el intento de relanzamiento de Alberto Fernández de la mano de los gobernadores, el sindicalismo y los intendentes bonaerenses.

Fueron expresiones de ese sentimiento la decisión de La Cámpora de marchar hacia la Plaza de Mayo cuando el discurso presidencial ya había terminado y el faltazo de Máximo a la cena posterior en Olivos que Fernández ofreció a los caciques del PJ del conurbano, a quienes quería agradecerles el repunte que le permitió maquillar el resultado. En ese encuentro, donde siguió la embriaguez de un empate sobre la hora, se vislumbraron otros realineamientos en el FdT.

Te puede interesar:  Se profundiza la pelea en el radicalismo: tuvieron que separar a Gerardo Morales y Martín Lousteau, que casi terminan a los golpes

Por ejemplo, la buena sintonía entre Axel Kicillof y el Presidente. Los dos comparten la euforia del renacido. Kicillof entendió después del fiasco de las PASO y de la intervención de su gabinete impulsada por Máximo y Cristina Kirchner que debía dedicarle más tiempo a la rosca política. Tejió mejor diálogo con los caudillos de los suburbios y encontró en Fernández la empatía de un alma gemela. Sus choques personales con Máximo son cada vez menos disimulados.

La caída por un punto hace ilusionar a Kicillof con que otro mandato es posible en una provincia que no tiene ballottage. Necesita a los intendentes movilizados por retener el territorio y sin la tentación de pelearle el puesto. Para La Cámpora es un obstáculo, en su plan por sembrar de candidatos propios los municipios. Cristina Kirchner deja hacer, pero se reserva el poder de veto. En definitiva, en el kirchnerismo están alertas ante la posibilidad de una “traición” de Alberto Fernández.

Artículo anteriorRosario: sicarios dispararon contra restaurantes repletos de gente
Artículo siguiente¿Vuelve 678 transformado a 679?