Inicio Actualidad

Cristóbal López intimida al periodismo independiente

El kirchnerismo puede ser muchas cosas, menos original con sus obsesiones y enemigos

cristóbal lópez
Cristóbal López

Cristóbal López, el socio de los Kirchner que evadió impuestos por $11.000 millones en Oil Combustibles y fue beneficiado por Alberto Fernández con una moratoria a medida, busca más que un dictamen favorable en el juicio por defraudación al Estado que se resolverá dentro de exactamente una semana, es decir el próximo jueves 16. Entusiasmado con la docilidad judicial que lo benefició junto a Cristina Kirchner, está dispuesto a vengarse.

Viviendas Belgrano

Y es que cabe recordar que está acusado en la causa Los Sauces-Hotesur, por lo que apuntó contra el periodista Hugo Alconada Mon, quien, entre otros, investigó su multimillonaria estafa. La intención se adivina desde lejos: apuntar a un periodista y con él desprestigiar a todo el periodismo independiente que indagó en el origen de la riqueza de funcionarios y empresarios favorecidos.

El kirchnerismo puede ser muchas cosas menos original con sus obsesiones y enemigos. ¿Qué había publicado Alconada? Un informe que consignaba el desplazamiento, la degradación e incluso la quita de salarios con que se castigó a 40 funcionarios de la AFIP que investigaron a Cristina Kirchner, al propio López y a su socio Fabián De Sousa. Un ejemplo alcanza para mostrar la dimensión de la venganza.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
kfynrscjxzegtpiwdysfkiacde
Cristina Kichner y su abogado Alberto Beraldi

Jaime Mecikovsky, subdirector de Operaciones Impositivas del Interior, fue trasladado al área de “almacenes”, con la complicidad de Mercedes Marcó Del Pont, la misma que ordenó que la AFIP se retirara como querellante en la causa contra Oil Combustibles. Cristóbal López no está sólo en la ofensiva. Lo acompaña Carlos Beraldi, el abogado de Cristina Kirchner que es también defensor de De Sousa.

Te puede interesar:  Censo 2022: Argentina tiene un total de 47.327.407 habitantes

Beraldi confirmó el movimiento de pinzas del kirchnerismo. “Acá hay una mafia”, aseguró, para más adelante señalar nada menos que la existencia de una “asociación ilícita”, abriendo la puerta a una posible denuncia judicial que transforme al periodista en investigado y lo obligue a caminar los despachos y pasillos de la justicia “legítima”. Al final, disparó: “Pretendían que no existieran medios de comunicación que den una opinión distinta a lo que ellos marcan”.

A esta altura ninguna audacia sorprende, pero que desde el kirchnerismo se acuse de querer silenciar las críticas y monopolizar las opiniones parece una línea de humor absurdo. La intención, sin embargo, es inequívoca, se trata de atemorizar con acusaciones, no importa que luego no se sostengan. Y sobre todo es un mensaje para los jueces Basso, Machado Pelloni y Feliciano Ríos, que el jueves 16 darán el veredicto en la causa contra Oil Combustibles.

Más allá de las apretadas públicas, sobre Cristóbal López y Fabián De Sousa pesa un pedido de cuatro años y cuatro meses de prisión, y sobre Ricardo Echegaray, director de la AFIP y posibilitador de la estafa, de cuatro años y ocho meses. Es por ello que cabe preguntarse: ¿Hasta cuándo el kirchnerismo seguirá gozando de impunidad? Luego de ir por la Justicia, le seguirán los periodistas. Todo a causa de sentirse impunes.

Artículo anteriorCon nuevas críticas a la Justicia, Alberto Fernández defendió a Milagro Sala: “Voy a estar siempre al lado de los injustamente presos”
Artículo siguiente¿Alberto Fernández participará de la “Cumbre democrática”?