Inicio Actualidad ¿Cuál es el criterio del COE en la provincia?

¿Cuál es el criterio del COE en la provincia?

Las decisiones equivocadas tomadas desde el principio de la cuarentena por el gobierno provincial, quedan al descubierto y ponen en grave riesgo a los tucumanos

Luego de que ayer fueran habilitados nuevamente los gimnasios, bares y restaurantes, la pregunta que queda flotando en el aire pasa por saber cuál es el criterio del Comité Operativo de Emergencias (COE), para la toma de decisiones en el marco de la pandemia de coronavirus que azota a Tucumán. Y es que estos establecimientos fueron los principales perjudicados por las idas y vueltas del Gobierno provincial acerca de la prohibición de actividades.

El desmanejo que realizó la administración provincial, siempre fue a contramano de lo que la situación epidemiológica pedía. En ese marco, durante la mayor parte de los seis meses que lleva la cuarentena, la tasa de contagios fue de las más bajas del país. Sin embargo, el gobierno local se mantuvo intransigente la mayor parte de ese tiempo. Luego, permitió la vuelta de la actividad apenas por un puñado de semanas para luego volver a confinarlas.

Pero ahora, luego de que en apenas 11 días en lo que va de septiembre, cuando según los mismos datos suministrados por el Sistema Provincial de Salud (Siprosa), dan cuenta de que la curva de contagios y decesos por la pandemia están en su peor momento, se vuelven a permitir la apertura de los mencionados establecimientos. Esto, a pesar de que las estadísticas muestran claramente que Tucumán atraviesa por la etapa más crítica.

Te puede interesar:  Empiezan a suspender los vuelos de octubre

De esta forma, cuando los casos registrados eran insignificantes, el Estado provincial obligó a la totalidad de la población permanecer encerrados en sus casas. Es así que destruyeron la economía impidiendo que la sociedad pudiera salir a trabajar debido a que aquí se implementó el mismo sistema que a nivel nacional, es decir, un aislamiento del cual las autoridades se enamoraron y que no supieron cómo salir después.

Ahora bien, todo este tiempo, el Gobierno local dijo que lo más importante eran las vidas y que cuidarlas estaba por encima de la economía y de la pobreza. ¿Entonces ya no es más importante vivir que la economía? Al principio, el Ministro de Seguridad, Claudio Maley demoraba a quien rompiera la cuarentena cuando no había riesgo alguno en otoño y los casos positivos se contaban de a uno cada dos o tres días.

Ahora será posible tomar un ómnibus para ir hasta San Miguel de Tucumán, centro de la mayor parte de los contagios, sólo pata tomarse un café en el momento más crítico de la pandemia, cuando los casos se multiplican de forma calamitosa. Si ahora pueden funcionar gimnasios y establecimientos gastronómicos, con más razón podían hacerlo todos los meses anteriores. ¿Quién se hace cargo del tiempo transcurrido y de las pérdidas económicas? La Ministra de Salud, Rossana Chahla, dijo que, en realidad, todos los negocios deberían estar cerrados, pero que en la actualidad eso es imposible. De esta manera, el Gobierno con su falta de criterio ahora nos expone a todos al coronavirus mientras que la economía está quebrada y no hay forma de revivirla en el mediano plazo. La falta de criterio nos llevó a esto y la improvisación puede empeorar todavía más las cosas.