Nuevas viviendas Villa Carmela y Manantial Sur
Inicio Política Nacional

Detonaron el paquete sospechoso hallado frente a la casa de un juez del caso Vialidad: tenía frutas en su interior

La custodia del magistrado Jorge Gorini encontró un elemento cilíndrico embalado con cinta en el garage de la casa y convocó de urgencia al Escuadrón Antibombas

jorge gorini
Jorge Gorini
Los jubilados ya viajan gratis

La custodia del juez Jorge Gorini halló esta mañana un paquete sospechoso en el árbol frente a la casa, ubicada en el barrio porteño de Villa del Parque. Fuentes oficiales informaron que en una primera instancia se movilizó un patrullero de la Comisaría Vecinal 11 A, quien dio aviso inmediato al Escuadrón Antibombas para que se presente en el lugar.


//La Justicia investiga como una amenaza el paquete encontrado en la casa de un juez de la causa Vialidad


“El paquete sospechoso es un elemento cilíndrico, embalado con cinta”, se informó. Gorini es uno de los jueces que conforman el tribunal que investiga a Cristina Kirchner por el caso de las obras concedidas a Lázaro Báez en Santa Cruz donde recientemente el fiscal Diego Luciani pidió 12 años de prisión.

Luego de casi una hora de operativo, de acuerdo con lo que precisaron las fuentes a Infobae, las autoridades realizaron una detonación controlada del paquete. En su interior había frutas. Tanto el juez como su familia resultaron ilesos, dentro del domicilio.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

La presencia del paquete sospechoso se da a menos de un mes de que, a pedido de la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio de Seguridad decidiera reforzar la seguridad de los tres jueces del tribunal oral federal que juzga a la vicepresidenta.

El paquete sospechoso frente a la casa del juez GoriniEl paquete sospechoso frente a la casa del juez Gorini

El pedido de la Corte surgió después de lo que generó el pedido de condena a 12 años de prisión para Cristina Kirchner y otros acusados y del descargo público de la ex jefa de Estado, a través de Youtube y desde el despacho en el Senado, luego de su fallido intento de ampliar la declaración indagatoria ante el tribunal. En esa exposición

La ex presidenta se refirió puntualmente a Giménez Uriburu, aunque también hizo varios reclamos al tribunal en general y a los dos fiscales, Diego Luciani y Sergio Mola, porque no habrían investigado los mensajes de José López que ella decidió exponer.

El refuerzo de la custodia para los jueces habría tenido que ver con una serie de mensajes en la red social Twitter que instaban a averiguar los domicilios de los funcionarios judiciales para ir a escracharlos. “Hay que difundir los domicilios de estos jueces y fiscales de este pelorron [sic] de fusilamiento, si no se ataca con el mismo calibre no se puede”, fue uno de los mensajes.

El artefacto después de la detonación controlada hecha por la Policía El artefacto después de la detonación controlada hecha por la Policía

Con ese dato, la Corte Suprema elevó un pedido a la Policía Federal. También hubo un reclamo de la Cámara de Casación, que es la que tiene a su cargo las cuestiones atinentes a la organización de los tribunales orales. Dos de los jueces tienen custodia de la PFA y el tercero es custodiado por la Prefectura.

Diez días antes de la solicitud del Máximo Tribunal, Cristina Kirchner había recusado a dos de los jueces del TOF 2, Gorini y Giménez Uriburu, tras la publicación del diario Pagina/12 que dio cuenta que ambos jueces tuvieron reuniones en 2017 y 2018 con la entonces ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Personal de la Policía de la Ciudad frente al domicilio del juezPersonal de la Policía de la Ciudad frente al domicilio del juez

Antes, la defensa de Cristina Kirchner también había recusado a esos dos jueces por integrar un mismo equipo de fútbol que jugó un torneo en “Los Abrojos”, la quinta del ex presidente Mauricio Macri. A esa recusación se sumaron las defensas de Lázaro Báez, del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, y del ex titular de la Dirección de Vialidad Nacional Nelson Periotti.

En el caso de los fiscales Luciani y Mola, el refuerzo de la seguridad se produjo al comienzo de los alegatos, pudo saber Infobae de fuentes de la Procuración, donde se tramitan esos pedidos. Y luego hubo un nuevo refuerzo en el domicilio de Luciani ante las publicaciones del matutino porteño que motivaron las recusaciones. “No hay ningún pedido nuevo en las últimas horas”, destacó una fuente de la Procuración.