La Mañana con Vos

Dólar: ¿Qué dicen los especialistas?

El Banco Central quema sus reservas por orden del gobierno nacional para frenar el dólar

dólar

Pocas cosas inquietan más al gobierno que la trepada de los dólares libres y el Banco Central destinaría en julio, según los cálculos privados, unos USD 300 millones en el intento de serenar las aguas. Los operadores financieros saben que Miguel Pesce tiene USD 7.400 millones como reservas netas en el Banco Central y que esos dólares constituyen un poder de fuego importante para mantener a raya al tipo de cambio oficial.

Viviendas Belgrano

Sin embargo, también creen que al gobierno le será muy difícil ganar reservas hasta las elecciones de noviembre. En este contexto una pregunta que da vueltas con insistencia entre los despachos oficiales y privados es si este esquema de precaria estabilidad aguantará hasta fin de año el proceso de dolarización de carteras que arrancó con cierta intensidad. En ese marco, existe un problema adicional.

Y es que hablar de estabilidad, aunque precaria, con inflación de 50% anual y en medio de la pandemia, parece un contrasentido, pero el gobierno se siente cómodo con la expectativa de que en los próximos meses el aumento del costo de vida mensual pueda comenzar con 2% y no con 3% o más como hasta ahora. En ese sentido, el foco de atención estará en la cantidad de reservas que puede perder el Banco Central hasta noviembre.

CEF Medical
CEF Medical
Banco Central
Banco Central de la República Argentina

Según los cálculos de especialistas en materia de economía, las reservas netas del Banco Central eran de USD 6.905 millones a fin de junio y bajarían a USD 4.732 millones a fin de año. Bajo algunos supuestos, el Banco Central tendría que poner sobre la mesa poco más de USD 2.000 millones como puente hasta las elecciones. De cumplirse, el esquema resistiría. Pero, nuevamente, existe un problema.

Este es su Pollo
Este es su Pollo
Te puede interesar:  Tucumán registró 160 nuevos casos y SIETE fallecimientos por Covid-19

Y es que esa resistencia descansa en la expectativa de que después de las elecciones, y antes de marzo de 2022, el gobierno llegue a algún tipo de acuerdo con el FMI. En ese marco, en el primer trimestre los vencimientos con el Fondo suman USD 6.700 millones y en la totalidad del año alcanzan a USD 19.000 millones. Para eso no hay buen precio de la soja que alcance. Además, sobre la posibilidad tan meneada del acuerdo con el FMI juega un rol fundamental el tiempo.

Mientras tanto, y ya pasada la mitad del año y con los dólares libres más caros, los argentinos con alguna capacidad de ahorro comenzaron a buscar “sustitutos” de dólares más baratos. El repunte de las ventas de autos, informática, televisores, comunicaciones y motos este año son el resultado, en buena medida, de la política cambiaria. El impulso de estos bienes llega de la mano de un dólar blue alto, es decir, a un valor de $183 con el que cerró ayer.

Esto favorece la compra de productos que tienen alto componente de dólar oficial mayorista de $96,57. Parte de los tenedores de pesos optan por los bienes sustitutos. Sea como fuere, el dinero va buscando protección. Un clásico de los años electorales y en esta ocasión con la sensación de que el gobierno tiene espalda para administrar el cepo cambiario sin llegar a un precipicio. La cuestión será esperar qué pasará después de las elecciones.

Artículo anteriorLa “hipocresía” de Beatriz Ávila
Artículo siguienteEl Gobierno nacional se pega tiros en los pies