Inicio Economía

El colmo del kirchnerismo: al tarifazo ahora le llaman redistribución de subsidios

La primera medida concreta de Sergio Massa no fue anunciada por el ministro, sino por su esposa Malena Galmarini.

massa malena galmarini
Sergio Massa - Malena Galmarini

Finalmente llegó el momento en el que Massa no sólo anuncie medidas, sino que tome medidas concretas: el tiempo lo corre y con el marketing, ya se ve, no alcanza. Arranca la semana con ajuste fiscal: eso es centralmente el saque que le pegarán a las tarifas, especialmente las que pagan los sectores con ingresos medios y altos. El golpe va derecho a los subsidios energéticos, un desborde descontrolado de plata financiado con emisión.

Viviendas Belgrano

Es un ajuste tardío y de apuro, después de dos años largos de tarifas congeladas. Y al que se lo presentó con imágenes de unos edificios de lujo, el Kavanagh y el Chateau Libertador, que estaban en el paquete subsidiado, con la pretensión de ponerle un barniz progre a una medida que siempre se negó a tomar el gobierno. El marketing incluyó algo todavía mucho más polémico en verdad.

Te puede interesar:  Comenzó un paro de garraferos en todo el país

Y es que la jefa de AySA y esposa de Massa, Malena Galmarini, llamó a los aumentos, que no serán aumentos sino aumentazos de hasta el 170% o más, una “redistribución de subsidios”. Que se lo cuente a los que van a recibir el saque. Por donde se lo mire es un ajuste/tarifazo, imposible de ocultar con frases o con fotos. En fin, ni retórica progre ni retórica reaccionaria: sólo retórica.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Lo mismo intentó Tombolini, el nuevo secretario de Comercio. Hay que ser justos con él: asumir con la peor inflación mensual de los últimos 20 años no es fácil para nadie. Tampoco es un desafío para cualquiera, aunque el ex panelista de tevé no es un principiante: hace unos cuantos años Tombolini hizo campaña para jefe de Gobierno porteño mostrando precios en supermercados.

Te puede interesar:  Alertan que, en lo que va de septiembre, la inflación en alimentos acumula 7,7%

Pero se fue a la banquina cuando dijo que la inflación es una cuestión de percepción y menos mal que no dijo que era una sensación. Procuremos aclarar lo que se puede. Sensación es lo que nos informan los sentidos y percepción vendría a ser el resultado cuando procesamos esa información. Pero en la vida y los bolsillos, son la misma cosa. Y a veces dramáticamente como es en este caso.

Tombolini, quiérase o no, superó a Aníbal Fernández, superado hace poco en eso de las sensaciones por la vocera Cerruti, que habló de sensación de estabilidad en el momento en que salía el fatídico índice del 7,4% de julio. Los laberintos se suman y amontonan. Massa se metió al menos en dos de los que ya se le reclamaba que saliera lo antes posible, porque precios y dólar no están para postergaciones.

Te puede interesar:  Estatales: el jueves 29 comienza el pago del 20%

Uno, el nombramiento de Rubinstein como segundo: vienen los auditores del Fondo y con esa gente hay que hablar de cosas técnicas y no de oído sino con la partitura adelante. Dicen que Cristina no le puso bolilla negra, sino que Massa mismo lo complicó filtrando su nombre. Si está todo bien, ¿por qué no lo designa? Se ha ido la mitad de agosto y apenas hubo poco más de una docena de operaciones con el bien fracasado dólar soja. Si el proceso se demora, se demorarán los dólares que Massa prometió conseguir.

Artículo anteriorURGENTE: La D.G.R. habría favorecido a la empresa contratada por Alfaro
Artículo siguienteArdieron cerca de 800 hectáreas en la provincia durante el fin de semana largo