Inicio Política Nacional

EL FIN DE LAS USURPACIONES Y LA DOBLE MORAL DEL KIRCHNERISMO

Ayer quedó claramente demostrado que cuando hay decisión política, todo se puede solucionar y principalmente cumplir con la ley

La Policia El Desalojo Del Campo Los Etchevehere
La policía en el desalojo del Campo de los Etchevehere

Ayer fue el día en el que las dos usurpaciones más trascendentes de los últimos tiempos fueron concluidas. Y es que finalmente, la Policía Bonaerense desalojó el predio de Guernica después de 100 días de toma y la Justicia de Entre Ríos determinó que la toma de Juan Grabois en el campo de la familia Etchevehere es ilegal y debe ser desalojada. De esta forma, queda demostrado que si hay decisión política, las cosas se pueden hacer como corresponde.

Viviendas Belgrano

Y es que en la Argentina tenemos un problema de doble moral e hipocresía, de acomodar el discurso según la oportunidad. Nadie niega que en nuestro país hay un grave problema habitacional, pero la necesidad no implica avalar un delito. Se produjo una enorme confusión conceptual, pero no se puede vivir en un Estado donde vale todo. Es lo que no entendió la administración de Axel Kicillof en su utilización de los más vulnerables. Esto se debe al hecho de que el subsidio del Gobierno de la provincia de Buenos Aires de $50.000 durante 6 meses para desalentar las tomas va en el mismo sentido, porque en lugar de fomentar el trabajo, termina fomentando la usurpación. ¿Cuál es el mensaje? Andá y tomá, porque tenés premio, algo te van a dar. De manera que Argentina termina siendo un país que premia la delincuencia y brinda comodidad a los que violan la ley.

Te puede interesar:  Jaldo recibió el compromiso de la Nación que se normalizara la provisión de gasoil en 10 días

Lo que debemos entender es que la grieta en Argentina es moral, que es un país injusto con la gente buena y está hecho para la ilegalidad. Todo el tiempo el Estado está incentivándote o empujándote a actuar mal. En nuestro país, lamentablemente, siempre le va mejor al tipo que no cumple la ley. Entonces, ¿cuál es el incentivo para hacer las cosas bien? Al menos ayer, por lo menos, hubo dos hechos que generan la sensación de que no todo está perdido.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Y es que ayer se consumó, después de infinitas prórrogas, el desalojo de Guernica sin ningún muerto, como decía la izquierda. Y también la Justicia de Entre Ríos le dijo a Juan Grabois que no puede tomar la propiedad privada de una familia, te guste o no esa familia. Ya durante esta semana, dábamos cuenta desde Tucumán Despierta de la utilización política que el kirchnerismo hace de los pobres, a los que concibe como clientes.

Violencia de género
Violencia de género

Pero, además, es necesario también hacer hincapié en el hecho de que, como dijimos en el comienzo de esta nota, que la doble moral es un problema pandémico en Argentina. Para muestra basta un botón y tiene relación con lo acontecido ayer en Guernica. ¿Cómo se hace para sacar de un lugar a gente que entra sin permiso, se les dice “por favor, estimado manifestante, tenga la amabilidad de retirarse?”

Te puede interesar:  Roberto Sánchez: “la pelea interna del Gobierno nos está llevando al abismo”

Y es que para eso está la policía, con el monopolio legítimo de la fuerza. Sin embargo, esta vez nadie desde el kirchnerismo reparó en el hecho de que se desarrolló un accionar violento durante el desalojo en Guernica. No obstante, cuando otra administración lo hace, desde el oficialismo salen con los tapones de punta. Hay que aflojar con la doble vara en Argentina, porque nos va a destruir a todos antes de que nos demos cuenta.

Artículo anteriorLOS JUBILADOS OTRA VEZ SALDRÍAN PERDIENDO
Artículo siguienteFalleció por coronavirus un concejal de Concepción: era el papá de Natalia, la joven que murió al caer de un parapente