Cárcel Benjamín Paz
Inicio Economía

El Gobierno estafaría a los jubilados

Los adultos mayores han hecho mucho por nuestro país. Ellos necesitan previsibilidad en lugar de limosnas para poder llevar una vida digna

jubilados 1 1024x569
Foto: El Comodorense
Procrear

En una Argentina con el 40,6% de pobres y el 10,7% de indigentes, en términos absolutos 23 millones de personas que deben arreglárselas para sobrevivir, las cuestiones honoríficas que acarrean privilegios chocan de frente con la realidad. En este contexto, los jubilados se han convertido en los nuevos pobres de nuestro país. No todos. Como hemos visto en los últimos días, algunos pocos privilegiados se niegan a tener un gesto de empatía con los demás.

Cristina Fernández había solicitado a la ANSES que desista de apelar en la causa donde se discute el cobro de su doble pensión vitalicia, una como ex presidenta y otra como viuda de Néstor Kirchner. El organismo de la seguridad social históricamente se negó a pagar los juicios de miles de jubilados que obtuvieron sentencia favorable luego de pelear por la recomposición de sus haberes y ha apelado sistemáticamente las decisiones de la Justicia hasta las últimas instancias.

Muchos adultos mayores han fallecido en el intento. Sin embargo, con Fernanda Raverta, elegida por Cristina Kirchner para dirigir la ANSES, el organismo actuó de manera diferente. Desistió de apelar en el caso de la vicepresidenta y la benefició con una suma que ronda los $2,5 millones mensuales. Eso sin contar la disputa por un retroactivo que asciende a unos $120 millones. No es el único ejemplo.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
fernanda raverta y cristina kirchner
Fernanda Raverta y Cristina Kirchner

Amado Boudou condenado a 5 años de prisión por corrupción en la Causa Ciccone, cobra unos $420 mil en concepto de pensión vitalicia y le reclama al Estado el pago de $17 millones de retroactivo. El trasfondo moral y de calidad humana, es evidente. El golpe para el resto de los mortales es salvaje y brutal. Según el Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana el poder de compra de los jubilados cayó 18% en los últimos cuatro años.

amado boudou
Amado Boudou

Esto se debe a que al Estado le cuesta cada vez más cubrir el déficit del sistema previsional. El ajuste al que están siendo sometidos los adultos mayores es inocultable. Una de las primeras medidas que tomó Alberto Fernández fue suspender por ley la fórmula de movilidad jubilatoria aprobada en la gestión de Cambiemos y les quitó a los adultos mayores más de $100 mil millones durante el 2020.

Después del aumento del 5% en el final de ese año, la jubilación mínima pasó a ser de $19.035 un monto muy inferior a los $56.459 que necesitó una familia en enero para no ser pobre y a los $23.722 necesarios para no caer en la indigencia. En junio de este año llegó a los $23.064 mensuales; nuevamente por debajo de la línea de pobreza y la indigencia. La ANSES había anunciado con bombos y platillos que, a partir de septiembre, las jubilaciones, pensiones y demás prestaciones sociales aumentarían el 12,39% llevando la mínima a $25.900.

jubilados 1
Personas que hacen fila afuera de un banco donde pagan jubilaciones y planes sociales, en Buenos Aires. Foto: EFE

La historia se repite mes a mes. Los ingresos de ese universo están, además, por debajo del salario mínimo, vital y móvil que es de $32.000. También son inferiores a la canasta del jubilado medida por la defensoría porteña de la Tercera Edad, que en el último año subió un 42% y alcanzó los $64.000 impulsada por el alza de precios de los alimentos, medicamentos y servicios de la vivienda.

Mientras la ANSES le garantiza pagos millonarios a funcionarios y ex funcionarios de su mismo color político, algunos de ellos condenados, a los jubilados les ofrece bonos y programas de descuentos en supermercados. Los adultos mayores han hecho mucho por nuestro país. Ellos necesitan previsibilidad en lugar de limosnas para poder llevar una vida digna. Una Nación que no reconoce a sus mayores, no reconoce ni valora su historia.