Inicio Política Nacional

El malévolo plan de Cristina Kirchner

Se trata de lograr que su gobierno consiga el acuerdo con el Fondo y a un mismo tiempo que nadie pueda adjudicarle a ella ni a su hijo sus desagradables consecuencias.

cristina kirchner 1
Cristina Kirchner

Desde hace varios meses, leyendo con atención las secuelas de la paliza electoral y asimilando amargamente el hecho de que los recursos se acabaron, Cristina Kirchner no hace otra cosa que escribir su propio “crimen perfecto”. Se trata en su caso de lograr que su gobierno consiga el acuerdo con el Fondo y a un mismo tiempo que nadie pueda adjudicarle a ella ni a su hijo sus desagradables consecuencias.

Viviendas Belgrano

Y rizando el rizo, no solo evitar comerse personalmente un default –evocación que la estremece porque mantiene vivas las imágenes humeantes de 2001–, y los costos que para su propio proyecto esa catástrofe acarrearía en el plano real y en el simbólico, sino también conseguir que una bomba neutrónica –tres veces peor incluso a la que ella misma legó hace seis años– borre por fin para siempre de la faz de la política a los aborrecidos republicanos.

A quienes en la intimidad augura un próximo triunfo en las urnas y, a continuación, una devastadora hecatombe provocada por esta nueva hipoteca. Para llevar a cabo su plan debió montar un sigiloso mecanismo de desdoblamiento entre sus propias huestes: unos repudian hasta el insulto un pacto con el FMI y las consiguientes concesiones “cipayas” del Presidente y las sarasas “neoliberales” de Guzmán, y otros bancan estoicamente los trapos.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  El futuro de la Hidrovía: el Gobierno le cedería a Omar Perotti un cargo clave

Ese doble juego incluyó nueve semanas y media de off the records agresivos con distintos periodistas, donde los cristinistas lanzaban desde el anonimato rayos y centellas contra Balcarce 50, y una sagaz puesta en escena de la repugnancia. Así logró instalar que su facción no es partícipe necesaria de este “crimen”, e incluso que el ministro de Economía –ratificado varias veces por ella– los había “traicionado”.

Lo real es que a la vicepresidenta le habría bastado un soplido para cargarse al discípulo de Stiglitz, como le bastó una carta pública y el vaciamiento relámpago del gabinete nacional para imponer el año pasado en 24 horas su voluntad política. Hechos, no opinión: Cristina Kirchner no volvió a usar esa simple metodología para detener el tan denostado “acuerdo con el imperialismo”.

Y en la ceremonia de la apertura de sesiones del martes de carnaval, donde muchos usaron caretas de sí mismos, ella no expuso más que una antología de mohines irónicos y gestos despectivos, aunque ninguno de ellos dinamitó explícitamente la voluntad de cerrar ya mismo tratos con la demonizada organización de Giorgeva. Tiene otra oportunidad en su coto personal de caza del Senado.

Y nadie en este mundo –quizá ni siquiera la propia vicepresidenta– puede asegurar que no saldrá a romper allí o durante una lánguida tarde a través de Facebook o en un atril perdido del conurbano lo que hasta ahora evidentemente no ha roto: en las novelas el asesino literario muchas veces debe improvisar otros caminos cuando se siente acorralado, o está a punto de ser descubierto.

Te puede interesar:  Avión retenido en Ezeiza: Irán solicitó a Argentina la liberación de los tripulantes

Sin embargo, esa ruptura no se produjo; la trama original sigue adelante y ella deja hacer y cultiva el mutismo. Contra lo que se pretende vender en el Instituto Patria y en las usinas camporistas, Cristina habilitó este entendimiento; de lo contrario, el trámite no hubiera llegado vivito y coleando hasta acá. Llegó por su voluntad y no por la fortaleza de su regente, cosa que nadie se cree en todo el planeta peronista, y mucho menos fuera de él.

Utilizar entonces el presunto peligro del default, que nunca estuvo en la mente de la doctora, como amenaza real y psicopatear con ese cuento del tío a la oposición responsable fue una verdadera genialidad de la picardía criolla. Se llama, coloquialmente, correr con la vaina. Y muchos corrieron y corren, porque tal vez no les quede alternativa: también ellos defienden el “significante político”.

Autorizar un video folklórico de Néstor Kirchner con diatribas contra el Fondo en el preciso momento en que se anunció el cierre de las negociaciones con el Fondo, u ordenar a sus fieles una manifestación para el 9 de marzo bajo el lema “las deudas se pagan, las estafas no” son ladrillos vistosos de esa coartada apócrifa. Sería ideal que este populismo de aldea no se viera ni siquiera involucrado en la votación del recinto parlamentario.

Te puede interesar:  Vialidad: el fiscal Mola aseguró que la Casa Rosada ordenó perseguir a los funcionarios que intentaron investigar a Lázaro Báez en la AFIP

Y que todo quedara firmado para la responsabilidad histórica por los “centristas” de una y otra orilla, así en el futuro la monarca de la calle Juncal podría explicar –con tono abnegado– que por responsabilidad institucional no puso entonces palos en la rueda, pero que a todos nos consta su evidente resistencia. Cometer el hecho y salir de la escena del crimen sin manchas bajo las uñas.

Artículo anteriorEl dilema culposo de Juntos por el Cambio
Artículo siguienteEl radicalismo acusa a Paula Omodeo de querer sabotear Juntos por el Cambio