Nuevas viviendas Villa Carmela y Manantial Sur
Inicio Tecnología

Elon Musk echó al CEO de Twitter y tomó el control de la red social

El ejecutivo, junto a otros dos altos mandos de la compañía tecnológica, fueron escoltados hacia afuera por miembros del equipo de seguridad

elon musk
Musk tomó el control finalmente de Twitter después de varios idas y vueltas. (AP Foto/Susan Walsh, File)
Los jubilados ya viajan gratis

Elon Musk, dueño de Tesla y de SpaceX, tomó este jueves el control de la red social Twitter tras concluir su compra por 44.000 millones de dólares, según varios artículos de la prensa especializada estadounidense.

Después de meses de una serie de idas y venidas, el hombre más rico del mundo echó con efecto inmediato al director ejecutivo de la compañía, Parag Agrawal, y a otros dos altos ejecutivos, según indicó The Washington Post.

El desplazamiento del director ejecutivo de la compañía ocurre después de las acusaciones que había lanzado Musk cuando había insinuado que iba a retirar su oferta de compra.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Además de Agrawal, fueron expulsados el director financiero, Ned Segal, y el jefe de políticas y asuntos legales, Vijaya Gadde, según fuentes citadas por la agencia Reuters.

El hombre más rico del mundo aseguró que los tres ejecutivos lo habían engañado a él y a los inversores de Twitter sobre la cantidad de cuentas falsas en la plataforma de redes sociales.

Según la prensa estadounidense, Agrawal y Segal se encontraban en la sede de Twitter, en San Francisco, cuando se cerró la operación de compra. El presidente ejecutivo y el director financiero fueron escoltados hacia afuera, agregaron las fuentes.

La compañía no ofreció respuestas a las consultas que distintos medios y agencias le realizaron respecto a lo sucedido. Tampoco lo hicieron Musk y los ejecutivos expulsados.

La operación de 44 mil millones de dólares cierra una etapa que había tenido varios traspiés en el último tiempo. Musk tenía hasta el viernes para cerrar la compra de la red social, de lo contrario se habría celebrado un juicio en noviembre.

“Chief Twit”

El magnate había publicado el miércoles en la red social, de la que ahora se adueñó, un video en el que se lo ve ingresando en las oficinas de Twitter junto a un lavabo.

Además, el multimillonario también cambió su descripción de perfil en Twitter a “Chief Twit”, y consignó como su ubicación a las oficinas centrales de la red social, ubicadas en San Francisco. Se trata, además, de una ironía ya que “twit” quiere decir “cretino” en inglés.

El multimillonario -que también sueña con enviar la primera misión tripulada a Marte- publicó un mensaje este jueves en Twitter en la que señala los motivos que lo llevaron a concretar la compra de la red social.

“La razón por la que adquirí Twitter es porque es importante para el futuro de la civilización tener una plaza digital común, donde una amplia gama de creencias pueda ser debatidas de una manera saludable, sin recurrir a la violencia”, expresó.

“No lo hice porque sería fácil. No lo hice para hacer más dinero. Lo hice para intentar ayudar a la humanidad, a la que amo”, agregó luego.

Moderación de contenidos

Musk trató de tranquilizar a los anunciantes al asegurar el jueves que quiere permitir las expresiones de todas las opiniones en la red social, sin hacer de ella una plataforma “infernal” en la que todo estará permitido”.

Autocalificado como adalid de la libertad de expresión, el empresario ha indicado que evalúa flexibilizar la moderación de contenidos, una política que alimenta los temores sobre un aumento de abusos y desinformación en la plataforma.

La idea, según la prensa norteamericana, puede abrir la puerta a un regreso del expresidente de Estados Unidos Donald Trump, vetado de la red social tras el asalto al Capitolio ocurrido el 6 de junio 2021.

La clase política teme que Donald Trump regrese a la red social. (AP Foto/Alex Brandon, Archivo)

La iniciativa, sin embargo, causa rechazo entre ciertos anunciantes que suelen preferir ver asociadas sus publicidades a contenidos moderados. Se trata de una preocupación que también comparte la clase política estadounidense. Se teme que el exmandatario utilice la red social como un megáfono.

A su vez, se teme que la nueva política de contenidos afecta la integridad de la plataforma, o que intente favorecer a sus negocios. Musk es dueño de Tesla, que produce automóviles eléctricos, y de SpaceX, una de las compañías involucradas en la nueva carrera espacial.

Musk dijo que Twitter adherirá a las “leyes de la nación”, y que la plataforma debe ser “cálida y acogedora” y permitir a los usuarios que elijan la experiencia que desean tener, tal como se elige qué película ver o que videojuegos jugar. Musk prometió además que los avisos serán “tan relevantes como sea posible” para las necesidades de los consumidores.

“Fundalmente, Twitter aspira a ser la plataforma de publicidad más respetada en el mundo que fortalezca sus marcas y haga crecer sus negocios”, les dijo a los anunciantes.

En términos comerciales, el empresario sostiene que es esencial para la empresa mostrar publicidades que correspondan a las “necesidades” de los internautas.

Cruces

La operación de compra se alargaba desde que lanzó una oferta de compra por 44.000 millones de dólares a finales de abril, que Twitter aceptó a regañadientes.

El multimillonario trató luego de revertir el acuerdo de manera unilateral a principios de julio, acusando a la empresa de haberle mentido, pero el consejo de administración de la red social llevó el asunto ante los tribunales.

ARCHIVO – La foto muestra la página de Twitter en un artefacto digital en San Duego, 25 de abril de 2022. (AP Foto/Gregory Bull, File)

No obstante, las señales de que la operación estaba finalmente en curso se multiplicaron a lo largo de la semana.

Despidos masivos

Según un artículo de The Washington Post de la semana pasada, Musk informó a inversionistas que esperaba, a largo plazo, despedir al 75% de los 7.500 empleados de Twitter.” Eso fue un golpe para mucha gente”, declaró bajo anonimato uno de los empleados a la agencia AFP. Según cifras internas de la compañía, más de 700 empleados ya han dejado el grupo californiano desde junio.

“Son más bien salidas voluntarias, bien sea por razones éticas, o por razones puramente financieras. Porque una empresa que no cotiza es menos interesante”, indicó el especialista en referencia al interés de Musk por sacar a Twitter de la bolsa de valores. El magnate busca hacer lo mismo con Tesla.

Aplicación global

Musk también quiere reforzar la lucha contra los spams e hizo referencias crípticas a “X”, su visión de una aplicación global que incluya mensajería, redes sociales, servicios financieros… como lo hace WeChat en China.

Una vista del logotipo de la empresa estadounidense de redes sociales Twitter en la pantalla de un smartphone junto a un Retrato del empresario Elon Musk, 25 de abril de 2022Adrien Fillon – ZUMA Press Wire

Tras la compra, “la cultura de la empresa podría cambiar en profundidad, y rápidamente”, resaltó Adam Badawi, profesor de derecho en la universidad de Berkeley.

El cambio de manos de Twitter ha generado inquietud en varios frentes. Varias organizaciones civiles, incluida la poderosa Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, según sus siglas en inglés), han hecho hincapié en el peligro de que una sola persona tenga tanto poder en sus manos al controlar una de las redes sociales más influyentes del planeta, una inquietud que se extiende también a Mark Zuckerberg, de Meta.