Inicio Política Nacional

En Juntos por el Cambio advierten una trampa del gobierno para evitar el éxodo de kirchneristas

Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, los radicales y la Coalición Cívica, prefieren ser cautelosos. Un sector interpreta que Cristina Kirchner busca contener a los propios

larreta y bullrich
Horacio Rodríguez Larreta - Patricia Bullrich

Los principales referentes de Juntos por el Cambio prefirieron no pronunciarse públicamente sobre la renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque de diputados. Los argumentos son diversos, pero claramente desconfían de esa jugada. Está claro que Cristina Kirchner habló a través de su hijo. Es que la vicepresidenta no puede decir lo que dijo Máximo Kirchner porque inmediatamente generaría una crisis institucional como muchas veces se ha vivido entre Presidente y vicepresidente.

Viviendas Belgrano

Pero tanto en los presidenciables como Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, así como en el radicalismo y en la Coalición Cívica, prefirieron el silencio para evitar contribuir a una crisis institucional. En el entorno de Rodríguez Larreta consideran que tanto el Gobierno como el cristinismo “son unos irresponsables” porque “priorizan su posicionamiento personal por sobre el país”.

Admiten que puede ser un artilugio para que la oposición termine acompañando, sí o sí, la aprobación del acuerdo con el FMI. Pero insisten que más allá de eso, “le hacen mucho daño al país”. Nuevamente, al igual que en su posición respecto del entendimiento con el Fondo, Larreta y Bullrich coinciden en su posición frente al kirchnerismo. Cerca de la presidenta del PRO también tildan de “irresponsables” al oficialismo.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Suspensión de las PASO: el oficialismo tiene los votos, pero depende de Javier Milei

Pero no descartan que sea una trampa para que Juntos por el Cambio apoye el entendimiento para no ser responsables de una crisis gubernamental. “También pueden buscar derogar la ley”, aseguran en el círculo de Bullrich, acerca de la ley de Fortalecimiento de Sostenibilidad de la Deuda Pública -aprobada en 2021- que exige la aprobación del Congreso ante cualquier acuerdo con los organismos internacionales de crédito.

“Vamos despacio y sin hablar, nosotros callados”, asegura otro miembro presidenciable de la Mesa Nacional de JxC. Y va más allá al evaluar, con ironía, que “hay que analizar si es una jugada solitaria de Máximo o es para mantener la base propia kirchnerista que se aleja con este acuerdo y está coordinada con su mamá”. Basta nada más en recordar las duras críticas de Claudio Lozano, Amado Boudou o Hebe de Bonafini, para sospechar que todo puede ser una “jugarreta” para cerrar el cerco y que nadie se radicalice y deje el Frente de Todos.

Te puede interesar:  Conflicto mapuche: sugestivo silencio en el Gobierno tras el ataque a una casilla de Gendarmería en Villa Mascardi

En el radicalismo también perciben la decisión con cierta suspicacia. “El problema lo sigue teniendo el Frente de Todos. Si ellos no apoyan el acuerdo, por qué deberíamos hacerlo nosotros. Pero hay que esperar”, describe un referente de la UCR. Aunque otro sector de la UCR considera que siempre que un gobierno entró en crisis, y se debilitó, su primera manifestación fue el Congreso.

“Es un camino sin retorno si se te indisciplina el Congreso. Se pierde autoridad, no importa la causa, adonde primero se levantan es adonde deben votar. Si no controlas eso no gobernás”, argumentan, y recuerdan la debacle de la Alianza UCR-Frepaso. También en la Coalición Cívica se muestran cautos. “Me parece que hay que dejar y esperar que jueguen una partida más”, señalan en la cúpula de la fuerza. “Nosotros seremos serios, actuaremos con responsabilidad y templanza, y nos correremos de cualquier escenario de cuánto peor mejor”, opinan.

Te puede interesar:  El gobierno porteño le pedirá a los padres del Mariano Acosta 1.5 millones de pesos por día por la toma del colegio

La necesidad del Gobierno por avanzar en el acuerdo junto con la desorientación del Instituto Patria para explicarle a su electorado que el acuerdo con el FMI, que implicará un ajuste, es lo mejor que pueden firmar, provoca una consecuencia que el oficialismo busca evitar: la ruptura del Frente de Todos. El Gobierno no logra salir del shock: ¿Cómo administrar la crisis permanente del Frente de Todos?

Artículo anteriorEl kirchnerismo amenazó a la Corte: “Con Cristina no”
Artículo siguienteMáximo Kirchner renunció a la presidencia del bloque, pero no al manejo del poder