Entrega de ambulancias
Inicio Economía

En tres años, Alberto Fernández acumula 300 puntos de inflación y superó a todo el mandato de Mauricio Macri

Argentina está hace rato en un régimen de alta inflación. Cuánto se acumuló en cada mandato presidencial posterior a la Convertibilidad.

alberto fernández
El presidente Alberto Fernández al inaugurar el Hospital Modular de Los Cardales. Foto: Presidencia
Trasplante de medula osea

En sus tres años de gestión al frente del Poder Ejecutivo, el Presidente Alberto Fernández acumula más inflación que su antecesor Mauricio Macri en su mandato completo (2015-2019).

Fernández suma casi 300% de inflación desde que llegó a la Casa Rosada, superando a los 295,7 puntos que acumuló Macri, los 177 puntos del segundo mandato de Cristina Kirchner y los 127% el primer mandato de la ex presidente, actual vicepresidente. Néstor Kirchner sumó en sus cuatro años de gobierno una inflación de 66,4%.

Si se cumpliera la proyección del 60% de inflación volcada en el Presupuesto 2023, Alberto Fernández concluirá su mandato con una inflación acumulada de 540% a lo largo de todo su mandato.​

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Alberto Fernández grabó un video de tres minutos para criticar a Mauricio Macri. Foto captura de TV

Todas estas cifras quedaron bien lejos de la inflación acumulada durante la convertibilidad: entre el 1 de abril de 1991 y el 31 de diciembre de 2001 la inflación acumulada fue de solo 48,3%.

La Argentina ya navega de lleno en un régimen de muy alta inflación y el país se ubica cómodo en el podio mundial de inflación. Es un hecho preocupante en sí mismo. Tanto como la tendencia creciente: año tras año la inflación se va superando. La excepción fue en 2020 cuando por culpa de la pandemia la inflación descendió, pero recuperó fuerza en 2021 y aceleró en 2022.

El gasto público imparable, el déficit fiscal que se financia con emisión monetaria y el impacto de los precios de la energía y las materias primas son un cocktail difícil de digerir. Y las consecuencias están a la vista.

El Gobierno argentino, sin chances de financiar su déficit en el mercado internacional de deuda como hacen los países con economías más o menos estables, tiene que apelar al mercado doméstico y sobre todo a los pesos que le presta el Banco Central.

En los últimos meses se atenuó la emisión monetaria para financiar el déficit, pero el Banco Central sigue siendo una pieza clave en la refinanciación de la deuda que emite el Tesoro. Sigue comprando bonos en el mercado secundario, lo que no deja de ser una forma de emisión monetaria El 5,1% de inflación de diciembre, superior al 4,9% de noviembre, muestra que llegar a una inflación mensual de 3 puntos en abril no será tarea fácil.

Buena parte de la explicación de que la inflación no volvió a superar el 6% está dada por los precios de la carne vacuna. Es una variable clave en la composición del índice de precios pero está contenida porque, debido a la sequía, los productores ganaderos mandan la hacienda al mercado porque no tienen con qué darle de comer. Porque faltan pasturas y porque los granos con que se alimentan las vacas están carísimos.

Este “veranito” de la carne se cortará más temprano que tarde. Y si los precios de la carne empiezan a subir, será más difícil domar el índice de precios. Así, la proyección de 60% para todo 2023 luce bien difícil de convertir en realidad.

Dejanos tu Comentario