La Mañana con Vos
Inicio Política Nacional

¿Ganará la hipocresía y la impunidad o se gritará BASTA?

“Un país pobre es aquel que tiene universitarios trabajando por monedas y burros cobrando millones”

cristina y alberto
Cristina Kirchner - Alberto Fernández

Opinión. “Lo que nos dejó la semana

Viviendas Belgrano

Luego de que transcurrieran dos meses y dos días desde las PASO, donde mayoritariamente se rechazó una forma de gobernar, este domingo nos toca como sociedad volver a responder esa pregunta inicial respecto de qué tipo de país queremos, si uno con el kirchnerismo y su conocida hipocresía, el cual somete a un relato y a un país sin oportunidades, o si le dará una oportunidad a un modelo republicano e institucional de nación.

En ese marco, los argentinos debemos recordar que no nos enfrentamos a una pandemia, sino a cinco plagas al mismo tiempo por culpa del kirchnerismo: salud, economía, seguridad, instituciones y educación. El orden no implica que una sea más importante que la otra. Lo que realmente preocupa es la gravedad de cada plaga analizada individualmente, y el resultado que su conjunto provoca a una nación devastada.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Las cinco plagas no son casualidad. Es el resultado de nuestra forma de ser y vivir. No elegimos a los más capacitados para gobernarnos. Solemos votar con otro tipo de sentimientos, algunos con fanatismo ciego, otros porque les da lo mismo cualquiera, algunos porque creen en el candidato, y otros, por sus propios intereses personales, todo lo cual se resume en una frase: estamos como estamos, porque votamos como votamos.

Torneo Enducross
Torneo Enducross

Hay muchas explicaciones para justificar cómo llegamos a la situación actual. Algunas más acertadas que otras. Entenderlas, analizarlas y ponerlas en el lugar correcto para interpretar la situación actual es una tarea que nuestra clase dirigente no suele, en líneas generales, realizar, pero sí es un ejercicio imprescindible para entender el camino que deberíamos seguir a partir de mañana.

La Pandemia decretada por la Organización Mundial de la Salud el 11 de marzo de 2020 aún no ha terminado. Cierto es que, en tiempo récord, las vacunas se hicieron una realidad concreta, y que gran parte del mundo ha sido inoculado en tiempo y forma, constituyendo un logro trascendente del tan criticado sistema capitalista, que fue el que soportó los costos, las inversiones y los riesgos de tamaño desafío.

En el camino quedaron más de 116.000 fallecidos (195 decesos por día en promedio desde el 20/3/20 a la fecha), y 5,3 millones de infectados (8900 contagiados por día). En Argentina el vacunatorio VIP, la fiesta de Olivos, los funcionarios que “no” se arrepintieron de vacunarse primero, son hechos socialmente disruptivos que quedarán en nuestra memoria colectiva para siempre. Su impacto en las urnas se sintió el pasado 12 de septiembre.

Te puede interesar:  El mayor inconveniente que enfrentar: la ausencia de un proyecto de país

La pandemia de COVID 19 no ha sido adecuadamente tratada por el gobierno del presidente Alberto Fernández. Si bien en los primeros meses su imagen creció hasta las nubes, los hechos posteriores, las malas decisiones, la extensa cuarentena que terminó arruinando a miles de argentinos que fueron arrojados a las garras de la pobreza, más las mentiras y todo lo que ya conocemos y no vale la pena mencionar.

La salud de los argentinos, más allá de la pandemia, lejos está de ser un problema con posibilidades de ser solucionado en el corto o mediano plazo. Una parte de los ciudadanos, minoritaria, podríamos decir que tiene su salud individual bien cuidada. Otra padece los largos tiempos de los hospitales públicos, mal equipados y con escasos recursos, donde no se atiende la casta política.

Con relación a la economía, el Banco Mundial, el 4 de octubre de 2021, dijo sobre Argentina: la volatilidad histórica del crecimiento económico, la pandemia de COVID 19 y el aislamiento social como forma de enfrentarla agravaron la situación. La pobreza urbana es elevada y alcanza un 40,6% de la población en el primer semestre de 2021, y 10,7% argentinos están en la indigencia. La pobreza infantil, de niños menores de 14 años, llega al 54,3%. La COVID-19 impactó fuertemente en la economía argentina. Durante 2020 el país sufrió una caída del PBI de 9.9%, la mayor desde 2002. Concluyendo: la economía doméstica sigue mostrando fuertes desbalances macroeconómicos. La inflación anual, que se había desacelerado en un contexto de caída de la actividad económica en 2020, se encuentra en agosto de 2021 en 51,4%.

La crisis económica resulta patente, siendo uno de los factores claves que justificaron el resultado de las PASO y que el plan “Platita” ha intentado en alguna medida morigerar como una forma de cambiar el humor del votante “oficialista”. Debemos agregar el récord de haber superado nuevamente el dólar billete los $200 y no olvidarnos que nuestra deshilachada moneda ha dejado en su historia, desde 1881 a la fecha, 13 ceros en el camino.

Te puede interesar:  Dos ministros nombraron ayer sus directores de Transparencia sin los requisitos mínimos para el cargo

Al mismo tiempo el dólar sigue marcando el ritmo de la economía, con una inflación que, pese a los fútiles intentos de controlar los precios, no para de causar estragos en los bolsillos de los asalariados. Un dato para tener en cuenta: en enero de 2021 teníamos 2.633.695 asalariados “públicos” y 6.105.953 asalariados “privados”. En Agosto de 2021 (7 meses después) hay 5.894.068 asalariados “privados” y 3.300.739 asalariados “públicos”.

En relación a la plaga de la inseguridad, hace tiempo que ha dejado de ser solo una sensación. Salir a la calle en la Argentina modelo 2021 resulta toda una aventura. Las víctimas de todo tipo de delitos se incrementan. El narcotráfico sigue creciendo. Los nuevos delincuentes son cada vez más. Las fuerzas de seguridad, mal gestionadas desde la política, tienen las manos atadas para actuar con la firmeza que estos tiempos requieren.

No tenemos un plan nacional de seguridad interior. Lo cierto es que son muchos los que viven con miedo a sufrir un hecho delictivo, no sólo por la pérdida patrimonial que implica, sino por las lesiones o incluso la muerte que ello pudiera traerles aparejada. El miedo es una sensación real y la inseguridad una plaga sin atender adecuadamente por un gobierno que se evidencia inoperante.

La degradación actual de las instituciones y la poca consideración y respeto que generan en la ciudadanía es una muestra cabal de que algo se está haciendo muy mal desde la política. El manoseo permanente de la Justicia nos deja a todos los argentinos huérfanos de un poder muy importante del Estado destinado a resolver los conflictos. Atacar al Poder Judicial es tan torpe como imprudente, ya que una nación sin una justicia creíble no tiene futuro.

En cuanto a la educación, que ya venía demasiado “baqueteada” entre el sindicalismo militante y los educadores que presumen de “adoctrinar” a sus discípulos, la pandemia terminó por derribar el castillo de naipes de lo que una vez fue el sistema pensado por Sarmiento, como uno de los mejores del mundo. En un país donde Dylan tuvo más clases presenciales que muchos de nuestros hijos, la caracterización de “paupérrima” le queda chica.

Te puede interesar:  El nivel de confianza en el Gobierno es 22% menor a cuando Macri terminó su mandato

La educación argentina no es hoy lo que fue, ni lo que debería ser. Desde hace décadas que se viene degradando y berretizando. Es un problema demasiado serio para no tomarlo seriamente. Argentina se ha convertido en todo un espectáculo digno de cobrar entrada. Cuando hablamos de “Crisis”, y nos preguntan “¿Qué crisis?”, queda en claro que la única salida posible son las urnas, precisamente para que la salida lógica de muchos deje de ser Ezeiza.

Nuestra sociedad viene de padecer un largo encierro, donde las emociones y la convivencia diaria con la muerte nos han marcado a todos en mayor o menor medida, viviendo sensaciones de las cuales jamás nos olvidaremos. Se suma una feroz crisis económica, la inseguridad, la mala educación y la ausencia de instituciones creíbles para la ciudadanía. La Argentina de las cinco plagas llega nuevamente a las urnas para decidir cuál es el modelo de país que nos permita dejar atrás el actual.

En ese contexto votaremos este domingo 14 de noviembre, donde no sólo importa el resultado final del escrutinio, sino “cómo” seguiremos hacia adelante. Al día de hoy, no sabemos como sociedad a ciencia cierta cuándo podremos dar vuelta la página del “Covid”, para volver a un ritmo de vida diferente a lo que alguna vez fue nuestra normalidad, pues lo normal en Argentina es ir de crisis en crisis.

De lo que sí estamos seguros es que la crisis de las cinco plagas está presente y ha causado demasiado daño para seguir por el camino del “vamos viendo” y la “zaraza”. Al momento de votar es bueno recordar un dicho popular: “Un país pobre es aquel que tiene universitarios trabajando por monedas y burros cobrando millones”. Es momento de que elijamos bien de una buena vez por todas.

Artículo anteriorDesapareció en las afueras de Famaillá cuando se dirigía a concretar un negocio
Artículo siguienteRosario: mataron a balazos a cuatro jóvenes y a un adolescente de 15 años en apenas 24 horas