Seguro Escolar
Inicio Policiales

Golpes comando: sospechan que una peligrosa banda brasileña está detrás de los robos de avionetas en la Argentina

Funcionarios paraguayos trasmitieron a las autoridades argentinas que el Primer Comando Capital sería responsable de las irrupciones en aeroclubes de Chaco

j6jqunhfe5hkjfgpd4viezigdy
Peritos judiciales trabajaron en el lugar donde se estrelló la avioneta robada en Villa Angela Diario Norte
Operativo Verano Feliz

ROSARIO.- Durante los últimos dos meses empezó a repetirse un fenómeno que preocupa a los gobiernos en Buenos Aires y Asunción: el robo de avionetas destinadas al narcotráfico. Se produjeron siete casos de sustracción de aeronaves. Dos en Chaco y cinco del otro lado de la frontera, en Paraguay, con otra particularidad: las aeronaves robadas tenían como destino Bolivia, país que es productor de cocaína, donde se sospecha que estas avionetas, en su mayoría Cessna, se utilizan para vuelos clandestinos para trasladar droga a Paraguay y la Argentina, donde se presume que esos cargamentos luego salen por la hidrovía Paraná-Paraguay, rumbo a Europa, una ruta cuya logística maneja el Primer Comando Capital (PCC).

El tema desató un interés inusual este mes. En medio de un calor asfixiante el viernes llegó a Villa Angela, en Chaco, una delegación de la Policía Nacional de Paraguay, integrada por los dos jefes de esa fuerza, que se reunió con la ministra de Seguridad de Chaco, Gloria Salazar. La hipótesis que manejan los investigadores paraguayos es que los robos de aeronaves en su país y en la Argentina fueron ejecutados por la misma organización criminal. La lupa está sobre el PCC.

Las alertas se encendieron porque –según publicó LA NACION el 12 de junio pasado- autoridades de Brasil alertaron al ministerio de Seguridad de la Nación que habían detectado en investigaciones en ese país que había células del PCC en la Unidad Penal Nº7 de Resistencia. Este grupo criminal, que se originó en la década del 90 en las cárceles de San Pablo, funciona desde las prisiones, donde actúan en red en Paraguay y Brasil, a través de los teléfonos celulares con protocolos similares a los de una logia.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
La avioneta matrícula LV-KEY fue robada en Chaco durante la madrugada de Navidad

El robo de avionetas se suma a otro problema que no aparece en la agenda pública, que es el de los vuelos ilegales y las dificultades en el control del espacio aéreo, cuyo monitoreo hoy a cargo del Centro de Operaciones Aeroespaciales, que notifica a las fuerzas de seguridad la presencia de los llamados TAI (Tránsito Aéreo Irregular). En la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) tienen bajo la lupa este tema debido a que se investigan varios casos bajo la modalidad de bombardeo de droga –arrojar los cargamentos a los campos sin la necesidad de aterrizar- en las que se utilizan este tipo de aeronaves como las que robaron el miércoles pasado en Villa Ángela.

Esa localidad chaqueña amaneció ese día conmocionada por algo inusual: cinco personas fallecieron al estrellarse con una avioneta en un campo a siete kilómetros de la ciudad. La aeronave Cessna 206, con capacidad para cuatro pasajeros, había sido robada del aeroclub local.

Según las fuentes policiales, uno de los ocupantes salió despedido de la aeronave y el resto murió a causa del impacto y de las llamas que cubrieron la avioneta, que era propiedad del empresario agropecuario Roger Martin.

La policía encontró entre los restos pistas claras sobre quiénes podrían ser los autores del robo. Entre los cuerpos carbonizados los agentes secuestraron una gorra del club paraguayo Cerro Porteño, guaraníes y una pistola calibre 40. Hasta ahora se logró identificar a un solo asaltante fallecido, cuyo nombre es Abel Vera Quiroga, nacido en Paraguay.

Las primeras hipótesis que surgieron de la investigación que realiza el fiscal Sergio Ríos, es que los asaltantes se habrían olvidado de abrir una válvula de combustible y la aeronave pocos minutos después de despegar se quedó sin nafta y se desplomó. La sospecha es que el plan original era llevarse otra avioneta, pero ese día no la encontraron en el aeroclub. Seis días antes ocurrió un robo similar del otro lado de la frontera, en Paraguay, según informaron a la nacion voceros de la Secretaría Nacional Antidrogas de ese país.

La ministra de Seguridad de Chaco, Gloria Zalazar, estuvo en Villa Angela junto con policías de su provincia y oficiales paraguayosMinisterio de Seguridad de Chaco

En una zona rural, cinco personas robaron una avioneta Cessna 182 en Colonia San Miguel, en Alto Paraná. Según la denuncia del productor agropecuario Jacob Schroeder, dueño de la estancia, cinco hombres con chalecos antibalas de la Policía de Investigaciones de ese país llegaron en una camioneta –que abandonaron- y se llevaron el avión. Estaban armados con fusiles M-4 y M-16. Tres días después la avioneta fue secuestrada en región de Beni, Bolivia, por agentes del Centro de Coordinación de Operaciones Antinarcóticos de la Policía boliviana.

Beni y Santa Cruz de la Sierra son regiones donde –de acuerdo al Ministerio del Interior de ese país- el PCC se provee de la cocaína que luego va hacia Brasil, Paraguay, la Argentina y Uruguay y al mercado europeo, a través de la hidrovía.

El 25 de diciembre se produjo otro robo de una avioneta Cessna 206H Stationair en el aeroclub Chaco. Según publicó la nacion, cuatro ladrones, que tenían parte de sus rostros cubiertos con barbijos, irrumpieron en la aeroestación a las 0.40 del domingo de Navidad. Dos horas después la aeronave levantó vuelo y desapareció. “La avioneta voló cinco horas, aproximadamente. Levantó vuelo sin balizamiento. Desde las 2.47 hasta las 7.10. Habría aterrizado en Bolivia a unos 300 kilómetros de la frontera con Paraguay, en la región de Beni, según confirmó una fuente de la Procuración chaqueña.

Según informaron fuentes judiciales, después de este hecho la justicia federal de Chaco ordenó a las delegaciones de Gendarmería en Roque Sáenz Peña y Villa Ángela que realizaran un relevamiento en los aeroclubes de la zona, sobre la cantidad de avionetas que había y también se pidió que observaran las condiciones de seguridad de los aeródromos. La presunción que manejaban en la Justicia Federal, a quienes les había llegado información de que estos hechos se estaban produciendo también en Paraguay, era que una organización criminal está detrás de los robos de aeronaves. La prevención no funcionó.

La ministra chaqueña Gloria Zalazar se reunió con oficiales de la Policía de Paraguay para coordinar la investigación por el robo de avionetasMinisterio de Seguridad de Chaco

El vuelo que hizo la avioneta desde Chaco hasta Bolivia pudo ser reconstruido a partir de una aplicación móvil que logró conectarse con el GPS de la aeronave. “El registro se terminó abruptamente. En un primer momento, se pensó que había ocurrido un accidente, pero creemos que el piloto logró desactivar el GPS de la avioneta. Ya estaba en territorio boliviano”, afirmó una fuente judicial.

Contactos internacionales

En conferencia de prensa, la ministra de Seguridad de Chaco Gloria Zalazar dijo que “el ministro de Relaciones Exteriores del Paraguay se puso a disposición y envió una comitiva formada por especialistas forenses, que trabajan junto al Ministerio y el equipo Fiscal para identificar a las personas que murieron en el robo de la avioneta”. Según fuentes judiciales, el caso pasará después de la feria al fuero federal. Se van a cotejar muestras de ADN obtenidas en Paraguay para cruzarlas con las evidencias obtenidas en Villa Ángela.

El subjefe de la Policía del Chaco David Vega aseguró que estarían vinculados los dos robos de aeronaves que ocurrieron desde el mes pasado. “Hemos encontrado elementos que relacionan el caso del robo de la avioneta en la madrugada de Navidad con el ocurrido en Villa Ángela”, afirmó Vega al diario Norte.

El aeroclub de ChacoAeroclub Chaco

El 2 de diciembre pasado un grupo comando de siete personas, que se trasladaban en dos camionetas, robaron una avioneta Cessna 210 de la estancia Doña Anita, en la zona de Caapucú, en Paraguay. La policía detuvo a una persona. Los asaltantes cargaron combustible y después un piloto despegó y desapareció con la avioneta. Fue el mismo modus operandi que utilizaron en Chaco.

César Silguero de la Policía de Paraguay remarcó que en ese país ‘se produjeron cinco hechos similares a los que ocurrieron en Argentina, con el robo de avionetas”. Según el jefe policial con esta modalidad “esta organización criminal busca reducir los costos”.

Un comisario retirado de la provincia de Santa Fe, que estudia este tipo de hechos, apuntó otro dato importante. Los dos lugares donde se produjeron los robos en Chaco están cerca de las rutas que conectan con Paraguay, tanto la 95, como la 11.

Dejanos tu Comentario