Inicio Economía

Insólito: el Gobierno lucha para que el precio de los pasajes aéreos no baje

La “guerra” contra la inflación no incluye los tickets aéreos. El peligro de fracasar en contener los precios que suben y tener éxito en impedir que bajen.

flybondi

La cuestión tiene su aspecto técnico, pero podría sintetizarse así: el Gobierno está en guerra contra la inflación, pero pelea para que no bajen los precios de los pasajes de avión. No, no es un error. Leyó bien, busca que los tickets aéreos no puedan ser más baratos. Si parece de locos es porque lo es, y sintetiza las contradicciones de la administración. La novedad de estas horas es que la aerolínea lowcost Flybondi presentó una medida cautelar en la Justicia.

Viviendas Belgrano

La misma apunta a impedir los límites tarifarios: quiere vender sus pasajes más baratos (y más caros, otros), pero el Gobierno no lo deja. Está claro que cuando se trata de regular, el oficialismo no discrimina, pero sería particularmente trágico que habiendo fracasado en su intento de contener los precios que suben, fuera exitoso en impedir que bajen. ¿Y por qué lo hace? Las razones expresadas en el decreto sirven para aproximarse a un intento de explicación:

“El exceso de oferta en un mercado deprimido por la pandemia y la existencia de tarifas que no se ajustan a los costos operativos de las empresas pueden provocar la existencia de tarifas predatorias de mercado, susceptibles de conllevar a una competencia absurda con valores no compensatorios…”. Es un palabrerío espantoso, es cierto, articulado para confundir, pero en el que pueden iluminarse tres conceptos clave.

“Exceso de oferta”, “tarifas que no se ajustan a los costos operativos” y “tarifas predatorias de mercado”. En verdad, están hablando de precios más bajos y están hablando de cómo sostener los privilegios alrededor de Aerolíneas Argentinas. Si JetSmart y Flybondi, las dos empresas lowcost que operan en el país, ofrecieran precios de remate (aunque sean pocos) podrían quitarle una parte del mercado a Aerolíneas, que en 2021 tuvo un déficit de nada menos que 700 millones de dólares.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Impuesto a las Ganancias: subirá el piso y no afectará el aguinaldo

Hoy Aerolíneas Argentinas tiene un 70% del mercado local, y las low cost se reparten, con 14% cada una, el resto. Cualquier variación en esas proporciones que perjudique a AA haría crecer aún más un costo millonario. El actual presidente de Aerolíneas Argentinas es Pablo Ceriani, pero el hombre fuerte en las decisiones de política aerocomercial sigue siendo el senador Mariano Recalde.

El trípode lo completa el sindicalista Pablo Biró, del sindicato de Pilotos, principal opositor a la llegada y consolidación de las aerolíneas de bajo costo. Si el Gobierno intenta un precario equilibrio, los gremios aeronáuticos directamente buscan la desaparición de las lowcost. En la vereda opuesta, y conscientes de las mejoras que la mayor oferta significó para sus provincias, los gobernadores defienden la ampliación de rutas, vuelos y alternativas de precios.

Sin ir más lejos, cabe recordar que durante el transcurso del año 2019 volaron 19 millones de pasajeros, un 57% más que en el año 2015, final del gobierno de Cristina Kirchner. En definitiva, lo que está claro es que en pocos días la Justicia dará al menos una señal de cómo seguirá esta sintomática pelea. Pero se puede adelantar que en el caso de que el Gobierno gane, los precios no bajarán.

Artículo anteriorAsesinaron a balazos a un joven de unos 26 años
Artículo siguienteLa UCR Tucumán completó la integración de la junta de gobierno partidaria