Cárcel Benjamín Paz
Inicio Justicia

Insólito: un fallo que busca una prohibición genérica para hablar en contra del aborto

Una jueza de Salta impuso un bozal legal para el ex diputado provincial Andrés Suriani.

362lu5z3bvcnhkdy6hptyrz72m
Procrear

La Jueza subrogante Gisela Centeno, del Juzgado de Violencia Familiar y de Género 2 de Salta, firmó un fallo a través el cual impuso un bozal legal a Andrés Suriani, en busca de impedir la campaña que este ex diputado provincial lleva adelante en contra del aborto. La primera reflexión a que nos obliga este fallo es que en nuestro sistema jurídico no tenemos derechos absolutos.

Se reconoce a todo ciudadano el derecho de plantear ante cualquier juez de nuestro país la inconstitucionalidad de una ley, se reconoce el derecho a la libertad de publicar las ideas por la prensa sin censura previa y se reconoce que todos somos iguales ante la ley. Estos son principios básicos de nuestro ordenamiento que no podemos perder de vista cuando analizamos un fallo judicial como el que aquí nos ocupa.

Así entonces, el fallo dictado, que impone un bozal legal a quien lleva adelante una campaña en contra del aborto, es “arbitrario”, lo que en palabras de nuestra Corte de Justicia de la Nación se produce cuando los jueces se arrogan el papel de legislador u omiten los textos legales sin razón. La segunda reflexión a que nos obliga este fallo es que la jueza firmante intenta justificar su decisión en los compromisos internacionales que acompañaron el dictado de la Ley de aborto.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Vialidad: reforzarán la presencia policial en el Palacio de Justicia y en Comodoro Py por el fallo en el juicio contra Cristina Kirchner

Desconociendo de esta manera la jueza que la libertad de publicar las ideas sin censura previa y la igualdad ante la ley tienen la misma jerarquía jurídica y en consecuencia también están respaldados en innumerables compromisos internacionales, tratados y convenios internacionales asumidos por el Estado Argentino que acompañan el pleno cumplimiento y respeto de tales derechos.

Por ello, en este punto estamos ante un fallo que importa “gravedad institucional”, que en palabras de nuestra Corte de Justicia de la Nación comprende aquellas cuestiones que exceden el mero interés individual de las partes y afectan de modo directo a la comunidad. La tercera reflexión nos remite directamente a la norma positiva dictada, y ya específicamente en la Ley de aborto en su artículo 11 admite la Objeción de Conciencia.

Te puede interesar:  Vialidad: la sentencia se leerá a las 17.30 y Cristina hablará después del veredicto

Vale decir, asume la certeza de que ciudadanos argentinos tengan una mirada en contra del aborto y se eximan de practicarlo. Si existe un reconocimiento expreso en la norma de la existencia de ciudadanos en contra del aborto es impensado considerar que se les quitará voz para poder expresarlo. La cuarta reflexión nos obliga a mirar de forma aún más aguda y ver como el fallo tiene un objetivo aparente que esconde el real o verdadero.

El objetivo aparente es la protección de la médica, que se sintió afectada por el término utilizado por exdiputado Andrés Suriani -“abortera”-. El objetivo real detrás del aparente es buscar para Suriani “una prohibición genérica para hablar contra el aborto” intentando fundarlo en la violencia de género, cuyas medidas de protección son en relación a la víctima y al posible agresor y todas las medidas dictadas sólo debieron abarcar a las partes en conflicto.

Te puede interesar:  Vialidad: en un fallo histórico, Cristina Kirchner fue condenada a 6 años de prisión por corrupción en la obra pública

Pudiendo ordenar al ex diputado Andrés Suriani que se abstenga de nombrar a la médica, pero la norma no contempla medidas genéricas que pueda abarcar a toda la sociedad impidiendo expresar sus ideas de forma libre. Es por esto que del propio fallo queda expuesto el objetivo aparente de proteger a la médica y el real que busca una prohibición genérica para hablar contra el aborto, medida arbitraria y de gravedad institucional.

Artículo anteriorEl plan secreto de Facundo Manes
Artículo siguienteLa hipocresía de la inclusión por parte del populismo