Inicio Actualidad

Juan Grabois divide a la Iglesia: cercano al papa Francisco, es criticado por fomentar la grieta, pero apoyado por su mirada social

"Grabois contribuye a la grieta", expresan en el Episcopado, al marcar un registro inquietante del termómetro social que los obispos procuran desterrar del mapa argentino. Así y todo, muchos obispos y voces de la Iglesia comparten sus preocupaciones y diagnósticos sociales.

Juan Grabois Papa Francisco
Juan Grabois genera reacciones diversas en la Iglesia: algunos lo miran con recelo y critican su papel beligerante, otros lo asumen como propio y comparten sus diagnósticos Fuente: Archivo

La mirada que tienen en la Iglesia sobre el dirigente Juan Grabois no escapa a las discusiones que su figura genera en el escenario político y social. La evaluación sobre el referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) en los círculos eclesiásticos está teñida por elementos como su cercanía con el papa Francisco, las coincidencias de visión con los curas villeros y la distancia con esferas de la Iglesia vinculadas a la intelectualidad.

Viviendas Belgrano

“Grabois contribuye a la grieta”, expresan en el Episcopado, al marcar un registro inquietante del termómetro social que los obispos procuran desterrar del mapa argentino. Así y todo, muchos obispos y voces de la Iglesia comparten sus preocupaciones y diagnósticos sociales.

Algunos lo miran con distancia, pero otros lo toman como propio para no entrar en conflicto con Francisco. “Alienta las tomas de tierras y lo dice en Plaza Italia, mirando de frente a la Sociedad Rural, asumiendo un rol beligerante”, observa un laico crítico. Su estilo confrontativo encuentra tal vez más recepción en los sectores de la Iglesia que lidian cotidianamente con las urgencias del hambre, la pobreza y la miseria, y genera, sin dudas, mayor distanciamiento en los ambientes católicos más acostumbrados a la reflexión, el pensamiento y la mirada intelectual.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

El lunes, en la protesta que encabezó frente a la sede de la Sociedad Rural Argentina en el marco de su disputa por un campo con Luis Miguel Etchevehere, Grabois hizo mención a la pata religiosa que lo respalda en esa pelea, más allá incluso del catolicismo. “Buenas tardes a los hermanos y hermanas de distintos credos que se hicieron presentes aquí para acompañar con sus oraciones esta justa lucha. Un fuerte aplauso para ellos”, pidió en el arranque del acto, cuando repasó los distintos grupos que se acercaron a la movilización.

Violencia de género
Violencia de género
Te puede interesar:  Gritos, llantos, cortes y tensión en una protesta de estatales en El Cristo

Al igual que todos los sectores de la Iglesia, Grabois no comparte las propuestas de legalización del aborto. Pero para mantener su frente político y social unido, que integran organizaciones feministas y de variadas posiciones, se comprometió a no pronunciarse públicamente sobre el tema.

Al igual que los sectores de la Iglesia, Juan Grabois está en contra de la legalización del aborto Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Néspolo

El fundador de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) conoció al cardenal Jorge Bergoglio en 2005, en una misa que el arzobispo de Buenos Aires celebró en la Catedral para respaldar a cartoneros que reclamaban por guarderías para dejar a sus hijos mientras salían a trabajar. El vínculo se afianzó a partir de 2008, con la misa por los cartoneros y los excluidos, que Bergoglio celebró anualmente y que hoy mantienen sus obispos sucesores y sacerdotes de barrios populares de la arquidiócesis. “Juan Grabois participa de movimientos populares, que en los últimos años han estado muy presentes en el magisterio del Papa. No tiene ninguna intervención orgánica ni institucional en la Iglesia argentina”, apunta un vocero del Episcopado.

En efecto, los movimientos sociales tienen un lugar muy importante en los documentos del Papa, y Grabois pertenece a uno de ellos. El propio Francisco encabezó encuentros con movimientos populares en el Vaticano, en octubre de 2014, y en Santa Cruz de la Sierra, durante su viaje a Bolivia, en julio de 2015. En 2016 y 2017, el dirigente social fue asesor del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, una función que lo llevó a participar de encuentros internacionales en la Santa Sede, junto a Francisco.

Te puede interesar:  “Creemos que quieren que haya menos frutas y verduras, para que se produzca escasez y así suban los precios” afirmó el Presidente de la Asociación de Productores
El ala más académica de la Iglesia rechaza el papel beligerante de Juan Grabois, como el que mostró en la ocupación de un campo en Entre Ríos Crédito: Juan Baialardo

En agosto de 2017, cuando Mauricio Macri llevaba dos años en el gobierno, Grabois expuso en unas jornadas de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y llamó a construir un sistema que reemplace “el modelo de exclusión social, porque en la Argentina no tenemos conciencia clara, ni amistad social, ni casa común”, en sintonía con los mensajes de Francisco.

No obstante, otros dirigentes sociales y actuales funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social, como Emilio Pérsico (Movimiento Evita) y Daniel Menéndez (Barrios de Pie), suelen tener una presencia más frecuente en los encuentros de Pastoral Social, que preside el obispo de Lomas de Zamora, Jorge Lugones. Con Lugones, Grabois estuvo en noviembre pasado, en un encuentro en el Episcopado con el entonces presidente electo Alberto Fernández, del que también participaron representantes de otros movimientos sociales.

En el Episcopado reconocen que el propio Grabois se encargó varias veces de aclarar públicamente que él no expresa la voz del Papa. “No es la voz del Papa, pero tiene muchas coincidencias. Les pone voz a los que no tienen voz”, señalan quienes lo defienden, convencidos de que transita la misma avenida que los curas villeros y muchos obispos consustanciados con la pastoral de Francisco.

Te puede interesar:  A los 93 años murió el genocida Miguel Etchecolatz

Entre las actividades que Grabois compartió con curas villeros se cuenta la presentación, en agosto, del plan Potenciar Acompañamiento, un programa del Gobierno que otorga un incentivo económico para jóvenes en recuperación de adicciones. En ese lanzamiento estuvo también el padre José María “Pepe” Di Paola, de la villa La Cárcova. En septiembre del año pasado, el líder del MTE se mostró en la sede de la CGT con el obispo Gustavo Carrara, vicario episcopal para las Villas de Emergencia, en la presentación del libro La irrupción de los movimientos populares. Otras fuentes eclesiásticas, en cambio, insisten en que sus “actitudes desafiantes y su estilo” no coinciden con el catolicismo tradicional.

FuenteLa Nación
Artículo anteriorProcrear: hoy sortean más de 42 mil préstamos para refacciones
Artículo siguienteLuis Chocobar declara en el juicio por matar a un ladrón