Boleto Gratuito

La dificultad financiera es manejable, dijo Manzur

EL OPTIMISMO DE MANZUR. Durante una hora y 15 minutos, el gobernador Juan Manzur describió la situación del país; explicó lo que sucede con las finanzas y resumió la tarea oficial en los principales servicios públicos. la gaceta / foto de osvaldo ripoll LA GACETA / OSVALDO RIPOLL
Descacharreo

El mensaje de apertura del 115 período ordinario de sesiones de la Legislatura tuvo ayer claramente dos momentos. Por un lado, el gobernador, Juan Manzur, cosechó aplausos cuando detalló lo que se hizo en salud pública a lo largo de 2019 y los casos testigos de la acción del Estado que le cambió la vida a personas presentes en la sede parlamentaria (un recurso audiovisual ya usado en otros mensajes). Por el otro, el mandatario tuvo que endurecer la voz y hasta poner el rostro adusto cuando habló sobre la situación financiera actual de Tucumán y cuando se refirió a la política de seguridad.

La sesión arrancó a las 9,07, cuando el vicegobernador, Osvaldo Jaldo, citó a los parlamentarios al recinto para conformar las comisiones que lo recibirían. En las calles aledañas a la sede de Muñecas 951 se ubicaron los simpatizantes del oficialismo. A las 10.11, Manzur arrancó con su mensaje, que se extendió durante una hora y 15 minutos. Un dato llamativo: la asistencia perfecta del cuerpo (49 legisladores) que antes, durante y después del discurso gubernamental el propio Jaldo se encargó de resaltar. Otro detalle: no hubo efusividad en los aplausos, más aún entre los opositores que gesticularon en cada frase del mandatario o que se enviaban mensajes, vía Whatsapp y hasta anotaban en cuadernos algún concepto del discurso del gobernador.

Fumigación y Limpieza

Manzur arrancó su mensaje con citas del papa Francisco, cuando pidió “privilegiar el diálogo y la búsqueda de consensos” en el marco de una alocución del Pontífice que denominó la cultura del “encuentro”. “Esa que supera antagonismos estériles; que genera puentes donde hay grietas; y que construye puertas donde hay murallas”, continuó el titular del Poder Ejecutivo. No hubo reacción ni entre los oficialistas ni entre los opositores.

Movilidad Urbana

A renglón seguido, Manzur comenzó la enumeración de la herencia macrista. Dijo que durante la gestión de Mauricio Macri, el endeudamiento creció un 30% (U$S 310.000 de compromisos externos, con datos de la Secretaría de Hacienda de la Nación). Mencionó que el mismo FMI la ha concebido como insostenible. “Todo ello influyó decisivamente en una recesión profunda, que es la más alta de Latinoamérica y está entre las sietes mayores del mundo”, agregó. Habló del cierre de 21.000 PyME, entre 2015 y 2019, de la pérdida de 147.000 puestos de trabajo industrial, y de la caída acumulada del 21% en la construcción. Todo eso, según el gobernador, “provocó en nuestro país una situación social crítica, con una pobreza del 35%, un desempleo de dos dígitos y una informalidad del 35% en el país, con cifras que superan el 45% en el NOA”.

El primer aplauso llegó cuando se refirió a las inversiones en materia turística. Reafirmó el acuerdo alcanzado la semana pasada con el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, “para avanzar con obras por más de U$S 200 millones”. E insistió con que la educación “es uno de los caminos determinantes para el desarrollo en equidad y la vida libre e independiente de cada uno de los tucumanos”. Expuso la reducción paulatina de los índices de mortalidad infantil y mortalidad materna; también sobre las acciones de intervención epidemiológicas durante 2019 (Dengue, Zika y Gripe) y de las intervenciones quirúrgicas complejas en los hospitales públicos. “En cualquier otro lugar del mundo, el acceso a estos servicios y tratamientos sólo se hacen en instituciones privadas y sólo son accesibles para aquellos que económicamente pueden solventarlos; aquí están disponibles para todos y así entendemos la equidad”, indicó.

Silencio, seguridad

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

El mensaje de Manzur transitó por uno de los senderos más sinuosos de la gestión: la seguridad. En ese aspecto, el gobernador dijo que en 2019 se trabajó “intensamente en la imperiosa tarea de revertir los índices delictivos”.

“El delito callejero continúa siendo la mayor preocupación del Gobierno”, reconoció. Apuntó que este año se instrumentarán nuevos programas para seccionar a la capital en 71 cuadrantes territoriales, con la afectación de 1.300 efectivos para disminuir los delitos.

Anunció el aumento de 160 a 500 cámaras de seguridad, de última generación y dotadas de inteligencia artificial, detectores de dominio y reconocimiento facial. Y la adquisición de 600 equipos de radio con GPS.

El silencio de los parlamentarios se rompió cuando el presidente del bloque del Frente de Todos, Roque Álvarez, ensayó un aplauso por estos anuncios. La oposición, en tanto, miró de reojo al ministro de Seguridad, Claudio Maley, sentado en las primeras bancas del recinto.

La siguiente materia que debió rendir el gobernador fue finanzas públicas. “La crisis provocada por las decisiones del gobierno nacional terminó afectando nuestra situación. Un factor decisivo fue que la expansión inflacionaria incrementó el nivel de gastos en un 52%, en tanto la recesión provocó una disminución de los ingresos a un 38%. Ello evidencia una clara diferencia entre egresos e ingresos, y la dificultad de recursos para afrontarlo”, lanzó para explicar el cambio de situación fiscal de un equilibrio a un déficit financiero. Otra erogación adicional, a su criterio, fue la falta de giros federales para subsidios al transporte, medicamentos y alimentos, que significó unos $ 5.000 millones y que “se asumieron con fondos provinciales”.

“Hemos manejado con responsabilidad y prudencia los recursos de los tucumanos. Quizás no nos permitió realizar ciertas obras de magnitud en la provincia. Pero en la actual circunstancia nacional, nos ha puesto ante una dificultad temporaria y manejable, de carácter financiera, y no económica”, argumentó el gobernador.

El Poder Ejecutivo considera que la situación financiera se encarrilará en la medida que se renegocie la deuda nacional y, por efecto derrame, la Casa Rosada redistribuya recursos entre las provincias. Tucumán seguirá necesitando, temporariamente, de los anticipos financieros de coparticipación. Mientras tanto, el Ministerio de Economía está terminando de diseñar una moratoria impositiva, con la que pretende recuperar parte de las deudas de los contribuyentes.

Dejanos tu Comentario