Inicio Justicia

¿LA DRA. CLAUDIA SBDAR, POR QUIEN TOMA A LOS TUCUMANOS?

El accionar que viene demostrando la presidenta de la Corte con las causas pendientes y de alta gravedad institucional, abrirían un manto de sospechas.

Sbdar Pisa Leiva Estofán Yapura Astorga
Claudia Sbdar | Francisco Pisa | Daniel Leiva | Antonio Estofán | Jorge Yapura Astorga

El oportunismo y el cinismo se apoderaron de la presidenta de Corte Suprema, Claudia Sbdar, quien pretende ahora ganarse los aplausos de la sociedad, utilizando una causa tan sensible y desgraciada como la del femicidio de Paola Tacacho. Recién ahora se le ocurre ordenar una auditoría urgente en las denuncias que la joven había presentado en contra de su femicida, Mauricio Parada Parejas, en lo que no es más que una puesta en escena.

Viviendas Belgrano

La sobreactuación llegó a tal punto que la decisión de la titular del máximo tribunal de Tucumán, se dio el pasado lunes, en pleno asueto administrativo. Fue allí cuando dispuso que se habiliten, incluso, hasta días y horarios inhábiles para que se realice la investigación a cargo del Cuerpo de Auditores y que se haga de manera urgente. Es decir, la urgencia surge ahora que todo esfuerzo será en vano luego de que Paola Tacacho fuera asesinada.

En una verdadera pantomima, la Dra. Claudia Sbdar ahora pretende que se informe el trámite que le dieron a las denuncias de la joven profesora de 31 años por parte del juez Francisco Pisa. Y es que la titular de la Corte Suprema, conoce que tal vez sea inminente la jubilación del tan cuestionado magistrado que benefició al femicida Mauricio Pareda Parejas, como también habría beneficiado al gobierno de turno por medio de sus fallos, así como a funcionarios y amigos del poder.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Consejo de la Magistratura: 25 años sin dar con una buena ley

En lo que no es más que una clara movida mediática, con el fin de hacer creer a la sociedad que la Justicia de Tucumán actúa, Claudia Sbdar pide que se auditen las causas sobre los años de desidia e indiferencia para con Paola Tacacho. Tal parece que la presidenta de la Corte Suprema considera que los tucumanos son ingenuos y carentes de memoria acerca del historial que el Poder Judicial tiene en esta provincia.

Utilizando al juez Pisa como moneda de cambio, pensará que podrá limpiar la turbia imagen de la Corte y de la Justicia en general en medio de su inacción con las denuncias en contra del vocal Daniel Leiva, Antonio Estofán y el cajoneo del juicio oral del legislador oficialista Jorge Yapura Astorga. Todas causas que no avanzan por una clara decisión del máximo tribunal en lo que hace a maniobras espurias que apuntarían supuestamente a tapar la evidente protección a Leiva, Estofán y Yapura Astorga.

Es por ello que Claudia Sbdar utiliza como bomba de humo la auditoría al trabajo del juez Pisa, en lo que representa un movimiento que terminará en la nada, debido a que Francisco Pisa se jubilará con el 82% móvil y seguramente  no será destituido como tendría que ser, previo juicio político, por mal desempeño en su cargo. ¿Acaso pretenderá lavar sus propias culpas como presidenta de la Corte Suprema? ¿O sólo se trataría de intentos de mostrar golpes de efecto?.

Te puede interesar:  Gravedad Institucional: Un juicio que sería “nulo” antes de comenzar

En ese marco, es que ayer curiosamente se revocó dos sobreseimientos del ex intendente de Concepción, Franco Morelli en un caso por presunta corrupción, a pesar de que ya falleció. Esto demostraría que existiría una clara intención de la Justicia tucumana, a la cabeza de su presidenta, Dra. Claudia Sbdar,  de pretender tapar lo anterior en materia de ayuda a los amigos del poder, con medidas que ya no sirven para nada y que tan sólo apuntaría a intentar engañar a la sociedad tucumana.

¿Hasta cuando la Justicia de la provincia en la cabeza de la Dra. Claudia Sbdar, seguirá insultando la inteligencia de los tucumanos?

Artículo anteriorRecuperan un auto robado en la ciudad de Lules
Artículo siguienteLA ARGENTINA Y UNA JUSTICIA QUE NO HACE JUSTICIA