Inicio Actualidad

La historia de la enseña que Belgrano nos legó

Cada 20 junio celebramos la creación de Manuel Belgrano, pero qué se sabe de la primera bandera que llevó los colores patrios. Dónde se estrenó y el porqué del celeste y blanco.

bandera argentina
Los colores de la patria.

Un símbolo, un emblema, un manto con los colores de la patria. Cada 20 de junio en nuestro país se celebra el Día de la Bandera en conmemoración del paso a la inmortalidad de su creador, Manuel Belgrano, quien murió a los 50 años el 20 de junio de 1820. Cómo fue que se adoptaron los colores que hoy nos identifican como nación. La historia de la primera bandera argentina.

Viviendas Belgrano

La bandera celeste y blanca se enarboló por primera vez el 27 de febrero de 1812, durante las luchas por la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata, en las Barrancas de las Ceibas, a orillas del río Paraná, junto a los soldados de las baterías Libertad e Independencia, que lideraba Manuel Belgrano, jefe militar del Ejército del Norte, destinado a resistir el avance realista desde el Alto Perú. Aunque no era la misma bandera que hoy todos conocemos.

Esa primera bandera fue confeccionada a mano por María Catalina de Echeverría de Vidal, hermana de José Vicente de Echeverría, compañero de Belgrano en la misión al Paraguay. La primera versión tuvo solo dos franjas: una blanca por el lado del asta y otra celeste por fuera. El trabajo le demandó a María Catalina cinco días, en los que trabajó en colaboración con dos vecinas, cuyos nombres quedaron en el olvido. Tras el empeñoso trabajo de bordado, la mujer asistió a la ceremonia de jura, en una época donde no era común que las mujeres participaran en ceremonias militares.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Gritos, llantos, cortes y tensión en una protesta de estatales en El Cristo

El 20 de julio de 1816, luego de la Declaración de la Independencia, los diputados Juan José Paso y Esteban Agustín Gascón, solicitaron que se aprobara su uso oficial: una bandera celeste y blanca con tres franjas horizontales.

Violencia de género
Violencia de género

Dos años más tarde, en 1818, se le incorporó el llamado Sol de Mayo, un sol como distintivo de reminiscencia incaica en el centro de la franja blanca. Es nuestra bandera oficial, pero estaba reservada a los edificios públicos y al Ejército. Hasta que en 1985, durante la presidencia de Raúl Alfonsín, se dictó la Ley 23.208 que estableció que solo existe una bandera para todos los argentinos y las argentinas, de manera tal que cualquier particular o empresa privada pudiera flamearla, como ocurre actualmente.

En cuanto a la fecha del 20 de junio como Día de la Bandera, la misma se instituyó por decreto en 1938, por el entonces presidente de la Nación, Roberto Marcelino Ortiz.

Por qué es celeste y blanca

Muchos hemos asociado históricamente los colores de la bandera nacional a los del firmamento, pero hay varias teorías respecto al por qué se adoptaron los colores celeste y blanco. Algunas tienen elementos en común e inclusive son complementarios. Por un lado, están quienes sostienen que la bandera argentina lleva los colores de los Borbones, reyes de España. Al asumir en el siglo XVIII la dinastía de los Borbones, comenzaron a usar el azul y el blanco de la Casa Real. Otros, en cambio, indican que el celeste y blanco es por los colores del manto de la Virgen, que a su vez, se asocia a los colores de los Borbones.

Te puede interesar:  Hallan y rescatan un gato montés de una escuela del microcentro de la ciudad

En 1807, en Buenos Aires, se formó el “partido carlotista”, con el proyecto político de crear en el Virreinato una monarquía independiente, donde la infanta Carlota Joaquina de Borbón, hermana de Fernando VII, estuviera al frente. En ese proyecto estaba Belgrano, Saturnino Rodríguez PeñaAntonio Beruti, Hipólito Vieytes y Juan José Castelli, entre otros, que aspiran a tener un gobierno nacional, una monarquía constitucional. Y así como el blanco-celeste fue el color de los partidarios del rey Carlos IV de Borbón, sucesivamente lo fue también de la infanta Carlota Joaquina, residente en esa época en Río de Janeiro.

FuenteEl Tucumano
Artículo anteriorAvión retenido: un argentino está bajo custodia por supuestas amenazas de Hezbollah
Artículo siguienteSin Alberto Fernández, Cristina Kirchner encabeza un acto de la CTA con mensaje económico