Inicio Política Nacional

La inmoralidad e hipocresía de Alberto Fernández

sofia pacci alberto fernandez 960x560
Sofía Pacci - Alberto Fernández

Lo que el Presidente decide hacer con su vida privada en la Quinta de Olivos es de otra naturaleza. En primer lugar, el funcionamiento de la Residencia se gestiona con fondos públicos, es decir, con el dinero de todos los argentinos. De ahí que sea necesaria una aclaración contundente, con pruebas irrefutables, de que lo que allí ocurría no se contradice con la ética pública ni con las normas a las que el presidente se sometió al jurar su cargo.

Viviendas Belgrano

En segundo lugar, no hace falta tener la intuición de Sherlock Holmes para darse cuenta de que, explicar como una coincidencia el ingreso de numerosas personas a altas horas de la noche el día del cumpleaños del Presidente y de la primera dama, y hacerlas pasar por reuniones de trabajo como deslizó públicamente el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, es subestimar a todos los argentinos.

Te puede interesar:  Urtubey criticó al kirchnerismo y dijo que "el peronismo crea los problemas"

Pero supongamos que, contra todo pronóstico, aquello es cierto, sólo el Presidente y su equipo son capaces de demostrar que eran reuniones de trabajo, no la oposición, ni los medios. Depende de él, del Presidente, el tener un acto de grandeza que ayude a clarificar lo que, de otra manera, no puede ser más que otro escándalo, uno más. Ahora bien, cabe entonces preguntarse. ¿Y por qué es un escándalo?

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Porque al mismo tiempo que ingresaban todas estas personas a festejar, millones de argentinos permanecían recluidos en sus hogares, respetando las disposiciones del presidente y poniendo en riesgo su sustento y el de sus familias; muchos otros no pudieron dar el último adiós a un ser querido, mientras veían cómo sus hijos se deprimían irremediablemente o eran víctimas de la ansiedad.

Te puede interesar:  La economía rechina por la carencia de dólares

La dimensión del escándalo se vuelve real y palpable cuando uno lee lo que informaba Télam el 2 de abril de 2020, día del cumpleaños de Alberto Fernández, “El presidente cumple 61 años y lo celebrará acompañado por la primera dama Fabiola Yáñez, su hijo Estanislao y su perro Dylan en la Residencia de Olivos, desde donde dirige las acciones contra el coronavirus”. Cinismo puro, mientras a vos te tocaba el Zoom, Olivos era una fiesta.

Estos episodios ponen a la dirigencia de cara a un problema que queda oculto por la diaria y la vorágine de la política, a la par de una reconstrucción económica formidable, hará falta una verdadera reconstrucción moral cuando este gobierno termine su mandato. La dirigencia debe prepararse para construir, hoy más que nunca, una alternativa que restaure la confianza dañada por los escándalos.

Te puede interesar:  Ataque contra Cristina Kirchner: los cuatro detenidos ya están en cárceles de máxima seguridad

Los cuales van desde los vacunatorios vip y las fiestas en cuarentena, pasando por negarle el ingreso de argentinos a su país o los campos de confinamiento que existen, todavía hoy, en Formosa. Ejemplos, lamentablemente, sobran. Después de estas elecciones la dirigencia debe comenzar sin dilación a trabajar en una agenda que ponga el eje en esta reconstrucción moral, quizás tan difícil, o más, que todos los desafíos por venir.

Artículo anteriorHaz lo que yo digo, no lo que yo hago
Artículo siguienteEl populismo argentino