Nuevas viviendas Villa Carmela y Manantial Sur
Inicio Política Nacional

La (ir)responsabilidad del kirchnerismo en materia de inseguridad

El peor gobierno de la historia no tiene soluciones para uno de los más terribles problemas que sufren los argentinos.

cristina kirchner canto la marcha uah g1jcj 720x0 1
Cristina Kirchner
Los jubilados ya viajan gratis

El último papelón de Cristina es que, después de 20 años en el poder, recién ahora descubrió que la inseguridad es un drama en la Argentina. Recién ahora se enteró que los que más sufren los robos y los asesinatos son los más pobres y los más vulnerables, que son los jubilados. Nunca les importó el tema. Todo lo contrario. Decían que esa era una bandera de la derecha represora y de los ricos.

Parece que alguien le mostró encuestas que demuestran que junto con la inflación es el castigo más grave que están padeciendo millones de argentinos que están hartos de un kirchnerismo que siempre estuvo del lado de los delincuentes y jamás se preocupó ni se ocupó de las víctimas. Cristina, con un nivel de desconocimiento feroz sobre el tema, apuntó contra Aníbal Fernández y Sergio Berni, los responsables de combatir la inseguridad a nivel nacional y en la provincia.

Con un voluntarismo y un simplismo infantil reclamó que manden más gendarmes y que los saquen de la Patagonia. Se nota que no le interesa darle seguridad a los que viven en el sur y padecen los ataques del terrorismo seudo mapuche apoyado por tres ex jerarcas Montoneros. De todos modos, Alberto y Aníbal están estudiando la posibilidad de enviar más gendarmes a la provincia.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Potenciar Trabajo: cómo impactó el escándalo nacional en Tucumán

¿Es parte de un plan integral contra el delito? No, de ninguna manera. Es una forma de evitar que Cristina les vuelva a disparar con munición gruesa. Así planifica el peor gobierno de la historia las soluciones para uno de los más terribles problemas que sufren los argentinos. Espasmos impulsados por los arrebatos de Cristina. Es más, la vocera Gabriela Cerruti, ha dicho que a los gendarmes los tienen que pedir las provincias.

Son peleas de poder para sacarse la responsabilidad y el costo político de encima. Son puro fulbito para la tribuna. El verdadero problema es que la inseguridad en la Argentina tiene doble apellido: Kirchner y Zaffaroni. Por inútiles, vagos, cómplices o por simpatías ideológicas con los delincuentes, el estado es culpable de estas atrocidades y es responsable de no combatirlas como corresponde.

Te puede interesar:  Los modestos objetivos del kirchnerismo a menos de un año de las elecciones

Cristina Kirchner, Alberto Fernández, Aníbal Fernández, Axel Kicillof, Sergio Berni y Máximo Kirchner son dirigentes que todavía creen en ese dogma apolillado de que el delito es producto de la explotación de la sociedad capitalista y que el ladrón o el asesino son víctimas y por eso los protegen y si caen presos, los liberan lo más rápido posible. A eso, estos caraduras le llaman, derechos humanos. A las víctimas, ni justicia.

Ese es el marco cultural y social donde todos estos marcianos se arrodillan ante el altar de Eugenio Zaffaroni que tiñó con sus teorías gran parte del pensamiento de abogados, fiscales y jueces. Así nos va. Nos va a costar años volver a la racionalidad punitiva, a los premios y los castigos. Ahí están los responsables de resolver el tema. Son los culpables de que este drama cotidiano sea colosal. Aníbal Fernández quedará en la historia por decir una burrada inédita: “la inseguridad es una sensación”.

Te puede interesar:  Alberto Fernández busca dejar atrás los problemas de salud y retomar la agenda doméstica junto a los laderos que impulsa para 2023

¿No tiene nada que ver el cristinismo extremo y dogmático en que una parte de la justicia se haya convertido en una liberadora serial y a la velocidad de la luz de todo tipo de delincuentes? Y sumamos a los delincuentes y corruptos que están en el gobierno y a los que son cómplices de los que están en el gobierno kirchnerista. Alberto Fernández justificó plenamente la suelta de casi 5 mil presos al comienzo de la pandemia. ¿Se acuerda?

Fue una locura que no se multiplicó más gracias al freno que le puso la sociedad movilizada y caceroleando. El kirchnerismo sembró esa concepción reaccionaria y antipopular de la justicia que encima se auto percibe progresista. El miedo es el peor veneno de una sociedad y de un individuo. Siempre el pánico nos saca lo peor de nosotros. Proteger a los decentes y castigar a los delincuentes. Dentro de la ley, todo. Fuera de la ley, nada. ¿Lo entienden los Kirchner?

Artículo anteriorDetienen a un joven que amenazó de muerte a sus abuelos en el barrio Juan XXIII
Artículo siguienteCecilia Sánchez Blas logró imponerse en las elecciones de La Bancaria de Tucumán