La Mañana con Vos

LA JUSTICIA DE TUCUMÁN AVANZA CONTRA LA LIBERTAD DE PRENSA

El presidente de Fopea, Fernando Ruiz, dijo que el apoyo de la gente es lo que más protegerá a los periodistas de ataques de todo tipo

Libertad De Expresión

La eliminación de toda crítica fundamentada, es un objetivo prioritario del nuevo populismo, en su propósito último de liquidar nuestro sistema de valores y sustituir la democracia por su ideología de revancha y odio.

Viviendas Belgrano

En vista a la noticia que vio la luz ayer,  en torno a la embestida que se intenta hacer en contra de la libertad de prensa en Tucumán, libertad cuyo valor jamás puede ser puesto en duda. En ese marco, ya debería estar más que claro que el periodismo libre e independiente no está para satisfacer a los poderes de turno ni a ninguna mayoría circunstancial. Sin embargo, a la fecha, pareciera que no todos lo han entendido así.

Ayudanos a Difundir
Ayudanos a Difundir

Y es que existen todavía agresiones y amenazas contra profesionales de la prensa argentina que investigan los oscuros negocios del poder. Está claro que escribir o hablar contra quienes ejercen el poder tiene consecuencias riesgosas en dictaduras o en democracias de tan baja calidad institucional como la Argentina, en general, y en Tucumán, en particular, cuando se intenta criminalizar la labor de los periodistas.

CEF Medical
CEF Medical

El profesional de la información, debe enfrentar la zozobra que implica desnudar lo ficticio y documentar lo real, un desafío sobre cómo hacer para que la verdad fuera validada por la sociedad. Si bien es cierto que hay objetivos inalcanzables, es mucho más cierto también que al mismo tiempo hay principios eternos que defender a capa y espada, como lo son el informar la verdad y opinar con responsabilidad.

CEF Medical
Este es su Pollo
Te puede interesar:  Tucumán abre las inscripciones para vacunar menores con comorbilidades

Lo más relevante para el periodismo, fundado en su voluntad de resultar confiable sobre lo que informa, es aferrarse al principio de la sacralidad de los hechos. Siempre hubo en la actividad política espacio para el embuste, tal vez no con la osadía con que se lo ha adoptado en la contemporaneidad. Pero siempre habido también un periodismo cuyo objetivo central y principal activo ha sido reflejar la realidad tal cual es.

Hace algunas semanas, el presidente de Fopea, Fernando Ruiz, dijo que el apoyo de la gente es lo que más protegerá a los periodistas de ataques de todo tipo. Algo que será más fácil de obtener en sociedades cívicamente maduras y persuadidas de que la salud de la república depende esencialmente de la libertad de prensa y de la independencia judicial. En todo tiempo se produce una pulsión inevitable entre el periodismo crítico y quienes disponen de poder.

Esa tensión refiere no solo a la conducta de quienes deberían actuar sin excepciones como servidores públicos, sino a protagonistas de otros ámbitos, como los gánsteres del narcotráfico o del submundo futbolístico, como es el caso de los barrabravas. Ahora se agrega la presión de las redes sociales, que se utilizan con frecuencia de modo sistematizado para desacreditar a los periodistas que informan sobre lo que los poderes procuran ocultar.

Te puede interesar:  Yerba Buena a la deriva

Que tanto el poder político, como el judicial, sepan y acepten de una buena vez que la lucha diaria por la libertad de expresión no se agotará nunca. Tampoco se agotará jamás la capacidad de resistencia para mantenerla viva por parte de quienes la consideran un derecho inalienable de la dignidad humana y han hecho de ella un oficio cotidiano que encarnan con orgullo. Sin libertad de expresión no sólo no hay democracia, ni siquiera hay república.

Artículo anteriorTomas de tierras: Losardo y Frederic viajaron al sur, pero los mapuches no se presentaron a la mesa de diálogo
Artículo siguienteLA JUSTICIA PROVINCIAL AL BORDE DE LA INTERVENCIÓN