La Mañana con Vos
Inicio Actualidad

La pandemia no da respiro y la sociedad es rehén de esta situación por la impericia del Gobierno nacional

coronavirus

A comienzos del año 2020, el Gobierno nacional informaba a la población que el coronavirus no llegaría a la Argentina y que hasta no era necesario el uso del barbijo. La situación fue variando rápidamente con el correr de los días, hasta imponerse una cuarentena insoportable por su extensión y limitación, la cual fundió a la mayoría de los argentinos y no evitó contagios y muertes.

Viviendas Belgrano

El Gobierno sabía, o debió saber, que la solución era vacunar a la población. No ha previsto la real situación en la que nos encontramos o, habiéndose previsto, no adoptó las medidas conducentes para evitar la grave situación actual. Más de 73.000 muertos desde el inicio de la pandemia. Pero lo más grave es que, de esa cantidad, más de 40.000 se han producido en los últimos cinco meses.

ba06ff52 51ec 4fbb 8ef9 c17fabedf8f8 alta libre aspect ratio default 0

Esto quiere decir que si el Gobierno nacional hubiera cumplido con su obligación de ingresar al país la cantidad de vacunas que anticipó, la realidad sería evidentemente otra. El Gobierno nacional sería responsable al menos de esas 40.000 muertes que se han producido entre diciembre de 2020 y mayo de 2021, y de las que sigan ocurriendo. Ello constituye una verdadera irresponsabilidad, en tanto todos los funcionarios han actuado a sabiendas y con dolo eventual.

CEF Medical
CEF Medical

El mismo Estado se calificó como “un gobierno de científicos”. La situación es más grave aún porque a las muertes actuales les seguirán más fallecimientos, siempre motivados en la desidia del Gobierno nacional, debido al retraso de la vacunación, a las mutaciones virales y a las posibles reinfecciones. Es sabido que la falta de vacunación oportuna generará, porque así ha pasado en otros países, mutaciones virales.

Este es su Pollo
Este es su Pollo
alberto fernández 18
Alberto Fernández: “Somos un gobierno de científicos, no de CEO`s”

Se sabe, porque así se estudió en otras regiones, que el encierro de la población no va a detener el virus. Lo único que puede terminar con él, y con las mutaciones y reinfecciones, es la aplicación de la vacuna. Es decir, con las dos dosis de cualquiera de las disponibles. En la Argentina, la inmensa mayoría de la población vacunada ha recibido solo una dosis y existe una gran incertidumbre sobre la aplicación de la segunda.

Te puede interesar:  Cristina Kirchner rompió el silencio y habló sobre el acuerdo con el FMI: “No tengo la lapicera, la tiene el Presidente”

La Argentina se encuentra en los primeros puestos en cuanto a la cantidad de muertes por COVID-19 por millón de habitantes. Se debería llegar a fondo también con los motivos por los cuales la Argentina no accedió a algunas vacunas, mientras que otros países, incluso vecinos, sí lo hicieron. Es por ello que cabe preguntarse: ¿Por qué las vacunas de Pfizer o Moderna no se compraron y sin embargo otras, llegadas de Rusia, China o Cuba, ganaron la posición?

El Gobierno ha generado con las vacunas una expectativa y ha ideologizado el tema como si se tratara de geopolítica en lugar de un tema científico. Bajo ese esquema, desechó comprar vacunas que necesitaba para evitar muertes. Ya sea por ineptitud o viveza, el pueblo es rehén de la grave situación que vive hoy la Argentina, en la cual algunos pagan con la vida, lamentablemente, y otros lo hacen con su libertad.

Artículo anteriorEl PJS “aliado” del jaldismo en la legislatura provincial
Artículo siguienteLa directora de la tesis “plagiada” de Fabiola Yañez fue designada como subsecretaria de Medios Públicos