Inicio Política Nacional

Llegan tarde los intentos de aplazar la crisis económica de parte de Alberto Fernández y Cristina Kirchner

Comienza a crecer la sospecha de que podamos enfrentarnos a un agosto convulsionado en el conurbano y en las principales ciudades del país.

alberto fernández cristina kirchner
Alberto Fernández - Cristina Kirchner

Opinión. “Lo que nos dejó la semana

Viviendas Belgrano

“Se juntaron nuestro presidente y nuestra vicepresidenta, y no se juntaron para pudrirla”, sostuvo el martes pasado el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, cuando inauguró la iluminación de la Autopista Ricchieri. Luego, el funcionario nacional agregó: “Si se juntaron es porque están convencidos lo que está en juego en la Argentina”.

gabriel katopodis
Gabriel Katopodis

Esta es, hasta ahora, la única explicación oficial, o al menos ofrecida por un funcionario del gabinete, de la reunión entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner. En un país normal no sería noticia que el Presidente cene con su vice y que hablen de los problemas del país, mucho más cuando estamos atravesando una crisis a una velocidad extrema y que aún no muestra su línea de llegada, por lo que nadie se anima a vaticinar hasta donde puede dañarnos.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Pero esta es la primera crisis económica y política, con alta inflación, endeudamiento, carencia de combustibles esenciales como el gasoil, desconfianza y falta de credibilidad en el gobierno, con una devaluación que golpea la puerta de la realidad cada día más fuerte, a la que ingresamos con más del 40% en situación de pobreza y un 10% de argentinos sumidos directamente en la indigencia.

Será por esto que salir de esta crisis en particular podrá costar más, pero como sucedió en las anteriores, ésta puede dejar a la mitad de la población fuera del sistema formal de la economía por muchos años. Cristina Kirchner y el peronismo saben muy bien esto y entienden que la ayuda social será verdaderamente imprescindible, por eso no es gratis la pelea por el manejo de los planes sociales.

En los últimos días de la semana que se esfumó para jamás retornar, la verdadera disputa política en el Frente de Todos es por el manejo de la ayuda social. Cristina Kirchner insiste en correr a las Organizaciones Sociales del gobierno y quitarles ese poder que hoy tienen, Alberto Fernández resiste, esas agrupaciones representan su único sostén político una vez que fueron eyectados de su gabinete sus principales ministros.

Te puede interesar:  Axel Kicillof cierra la campaña presidencial de Lula en La Plata: “Vinimos para darle nuestro apoyo para que vuelva a ser presidente”

Los gobernadores e intendentes peronistas también se reunieron para organizar ese pedido, además de un plan antiinflacionario y el abastecimiento de gasoil, pero también le apuntaron al manejo de los planes. Todo el oficialismo está detrás de esa lucha por la tutela de la ayuda social porque saben que la crisis ya está presente en su formato más agudo, que la inflación se va a llevar puesta a varias pymes y emprendimientos.

Saben también que el futuro inmediato será peor, todo eso en vísperas de un año electoral, por lo que el manejo de la política social más que un acto reparador también terminará siendo una herramienta política que, en manos del peronismo, siempre fue eficaz electoralmente. Lo asombroso es que ninguno de los actores que se disputan el manejo de ayuda social, financiado con dinero público, está pensando en generar la condiciones para crear un solo puesto de trabajo en el sector privado.

Al contrario, debaten y se entusiasman con moratorias jubilatorias, salarios universales, planes que potencian el no trabajo, sin estudiar profundamente sus posibilidades reales de financiamiento, mientras especulan en crear y aumentar más impuestos, entrando así en un círculo infectado que le quita y frustra al que produce y puede generar empleo, pero parece que, ante la urgencia electoral, no redundaría en logros efectivos ocuparse de ellos ahora.

El clientelismo y el uso de la política social para sostener el voto cautivo parece ser la única esperanza que concibe el oficialismo con vistas al año próximo. En ese sentido, la designación en economía de Silvina Batakis apuntala a Daniel Scioli con vistas a 2023 y posterga a Sergio Massa. La idea de que Scioli sea candidato a presidente está firme en el kirchnerismo, porque ordena el frente interno ya que también es aceptado por varios gobernadores.

Te puede interesar:  Los gobernadores que impulsan la eliminación de las PASO creen que es la vía para negociar un candidato con Cristina Kirchner

“Sergio Massa, en cambio, se siente relegado, siempre creyó ser parte de las tres cabezas que conformaron el FDT, junto al Presidente y la vice. Alberto Fernández también creía eso, Cristina Kirchner no. Con el riesgo país que se acercó a los 2700 puntos durante el transcurso de la actual semana que se marchó para nunca regresar, algunos economistas comenzaron a especular con una inflación más cercana al 10% que al 5% para julio.

Es que estamos ante un escenario de remarcación de precios acelerada con algunos productos que aumentaron hasta un 75% en la última semana. Además, cabe mencionar que faltan precios de referencia, la falta de gasoil contribuye a que muchos productos se encarezcan o falten en las góndolas o mostradores de las 280.000 bocas de expendio que tiene el país a lo largo y ancho de la espera.

La realidad es que la imposibilidad de importar materias primas para producción afectó hasta a los productores de alimentos para mascotas que podrían comenzar a faltar en unos 60 días, y puede ser peor aún ya que podrían comenzar a faltar productos indispensables, incluso drogas para tratamientos médicos, entre otras malas noticias que nos presenta el ingreso al tramo más duro de la crisis.

Mientras todo esto sucede en el Frente de Todos disputan poder en otra cancha y tienen otras prioridades que solucionarle los problemas a la gente, como privilegiar en el Senado el tratamiento de la reforma de la Corte Suprema de Justicia. Pero la pelea de fondo se da en otro lado. Al kirchnerismo, sobre todo a La Cámpora, le molesta la disputa territorial con el Movimiento Evita.

Te puede interesar:  Conflicto mapuche: sugestivo silencio en el Gobierno tras el ataque a una casilla de Gendarmería en Villa Mascardi

El lanzamiento de Patricia Cubría, esposa del dirigente social Emilio Pérsico, como candidata a intendenta en La Matanza, desafiando al leal Fernando Espinoza, los pone en estado de alerta y dispuestos a limar a esa organización social restándole poder y manejo. Luis D´Elía no tuvo empacho en arremeter contra Cristina Kirchner señalando que “Las brujas no existen, pero que las hay las hay”.

“En momentos que Cristina Kirchner arremete contra los movimientos sociales un juzgado de San Martín desata una ola de allanamientos contra la Corriente Clasista y Combativa en todo el país”, agregó. No fue la única queja, desde el Movimiento Barrios de Pie se quejan de las auditorias constantes a las que son sometidos por no responder al kirchnerismo y señalan que “con las agrupaciones afines son más permisivos y hasta hacen la vista gorda con esos controles”.

Todo este delicado escenario económico y social, con el agregado de distintos conflictos en marcha, como el campo dispuesto a plantar lucha luego del paro del próximo 13 de julio, con la posibilidad creciente de que la CGT organice una marcha de protesta para el próximo mes, sumado a la pelea que involucra a los Movimientos Sociales, especialmente, aquellos que cuentan con capacidad de movilización.

Todo esto hace que comience a crecer la sospecha de que podamos enfrentarnos a un agosto convulsionado en el conurbano y en las principales ciudades del país. Llegan tarde las advertencias y los mensajes calmos sobre Alberto Fernández y Cristina Kirchner dispuestos a no “pudrirla”, porque lamentablemente ya la pudrieron y hoy solo se conforman en buscar y disputarse los caminos que le permitan sacar algún rédito político cuando el país comience a transitar, quizás, la peor de sus crisis.

Artículo anteriorCon críticas al Gobierno y reclamos por una Justicia independiente, miles de ciudadanos participaron del banderazo en la Plaza de Mayo
Artículo siguienteUn incendio destruyó varias unidades en el galpón de la Línea 7 de ómnibus