Inicio Economía Lo que dejó el jueves negro para la economía argentina

Lo que dejó el jueves negro para la economía argentina

“Los mercados dudan de que los argentinos estemos pensando en volver atrás”, justificó el presidente Mauricio Macri al hablar al aumento que experimentaron el dólar y el Riesgo País.

TÉLAM

No fue un jueves cualquiera para la economía. El de ayer se caracterizó por la alta volatilidad en el mercado y su modo de ver el rumbo de la Argentina, que no encuentra el curso para el dólar ni para el nivel de confianza que requiere un país ante los inversores. Mucho menos con las proyecciones acerca de los resultados de las elecciones presidenciales de octubre. El tipo de cambio le pasó factura. El dólar arrancó por encima de los $ 47, mientras el riesgo país se ubicó por encima de los 1.000 puntos básicos, el nivel más alto de la gestión de gobierno actual.

A pesar de ese panorama, el presidente Mauricio Macri afirmó ayer que “los mercados tienen una visión de corto plazo” y consideró que sus “dudas” sobre la Argentina fueron las que “generaron ruido en los últimos días” con una alza en el dólar y el riesgo país, porque “dudan de que los argentinos por ahí estamos pensando en volver atrás”.

“Los mercados son otro mundo. Son tipos detrás de una computadora, en un lugar lejano, que compran, venden, que tienen una visión más de corto plazo, de oportunidad”, indicó.

“No nos conocen y no tienen por qué conocernos. Lo que nos pasó ayer y hoy con el dólar y el riesgo país es que han dudado de nuestra convicción a seguir en este camino”, sostuvo el primer mandatario, en declaraciones a la emisora Radiofónica de Rosario reproducidas por la agencia estatal Télam.

El mandatario agregó: “con todo el respeto del mundo a ellos y a quienes creen que cualquier pasado es mejor, que son muchos argentinos, yo quiero decirle al mundo que hay una enorme mayoría de argentinos que no quiere volver atrás y que quiere ir hacia el futuro porque cree en esta relación diferente con el mundo, en decirnos la verdad y en tener estadísticas reales”. En ese sentido, explicó que “todo eso ha generado ruido en los últimos días, que claramente puede generarle angustia a mucha gente” al tiempo que le pidió “tranquilidad” a la población porque desde el Gobierno se está “haciendo lo que hay que hacer”.

Te puede interesar:  Tucumán se sumó al masivo banderazo nacional 19S en contra del Gobierno

Macri admitió, en respuesta a una pregunta, que el mercado advierte que los destinos serán definidos entre su candidatura y la de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y argumentó que los inversores apoyan a Cambiemos por “el cambio que hemos empezado” y no quieren “volver a la conducción del peronismo” que en su pasado reciente ha “festejado un default, rompió contratos, expropió y confiscó”. “Macri viene cada vez peor (en las encuestas), Cristina viene cada vez mejor y a la vez el mercado ha visto que la reafirmación que hizo Macri de su candidatura obtura la posibilidad de que sea otro del mismo espacio político”, dijo a la agencia Reuters el consultor Gabriel Rubinstein. El desplome de ayer era similar a un período de zozobra del año pasado, cuando la Argentina tuvo que solicitar un crédito de emergencia de U$S 56.000 millones del FMI para estabilizar su cuadro financiero en el comienzo de una crisis cambiaria. “La crisis de confianza, originada en los temores electorales y los ruidos económicos, está llevando anticipadamente a una mayor dolarización de carteras, la cual podría estar empezando a sumar a ahorristas en plazos fijos, como refleja la continua expansión de pesos de las licitaciones de Leliq durante los últimas ruedas a pesar de las mayores tasas validadas”, observa por su parte Gustavo Ber, economista y titular del Estudio Ber.

1. Crisis

“La Argentina está en el borde”, tituló ayer el diario británico The Financial Times. “Las perspectivas de la reelección de Macri parecen decididamente más débiles y sus funcionarios luchan con poco éxito por contener una inflación récord y una moneda cada vez más volátil””, observó el periódico.

2. Nervios

Con el riesgo país superando los 1.000 puntos básicos y con un dólar al alza, el Presidente suspendió su agenda, llamó a su gabinete y ratificó que sigue en carrera por la reelección. Esto se dio también en medio de rumores acerca de un “plan V”: la postulación presidencial de la bonaerense María Eugenia Vidal.

Te puede interesar:  La legislatura va por “PEDICONE”

3. Dudas

A seis meses de las presidenciales, los inversores observan con preocupación el posicionamiento de Cristina Fernández en las encuestas. La posibilidad que el país entre en un default es lo más inquietante. Por esa razón se profundizó la tensión y las dudas en el mercado, que espera una respuesta política de Macri para encarrilar el rumbo económico antes de las elecciones.

4. Freno

El Banco Central tuvo que convalidar ayer un aumento de las tasas con el fin de frenar la escalada del dólar y bajar las tensiones externas, con un riesgo país que sobrevoló por sobre los 1.000 puntos. Sin embargo, esta estrategia es sólo de coyuntura, advierten los analistas. “Estamos demasiado débiles (en la economía) para aguantar una campaña electoral agresiva”, tuiteó ayer Darío Epstein, director de Research for Traders.

El riesgo de profundizarse

Sergio Berensztein
Analista político

El Gobierno  nacional sigue sin entender que la crisis que está viviendo la Argentina es política y también de credibilidad.

Las políticas que ha instrumentado el presidente Mauricio Macri y su gabinete, con el fin de contener la inflación y estabilizar el tipo de cambio, no necesariamente responden a la demanda del mercado. Se sigue pensando en la Casa Rosada de que el riesgo es electoral, pero eso no explica por qué razón está crisis  arrancó hace un año, cuando lo electoral no era el problema central del país.

La inestabilidad cambiaria y la creciente desconfianza le agregan ahora una dinámica vertiginosa a una crisis que podría profundizarse en los próximos días.

Si se experimentan derrotas electorales en distritos electorales grandes como Santa Fe (las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias -PASO- fueron convocadas para el domingo que viene y las generales se harán el 16 de junio) o como Córdoba (en ese distrito, las elecciones serán el domingo 12 de mayo), esto podría demostrar también la debilidad política y electoral que experimenta la coalición gobernante.

Los intentos de influir en la dinámica actual por parte de algunas de las figuras de Cambiemos no han logrado romper la inercia dentro de la administración que encabeza Mauricio Macri. En ese ámbito predomina una visión autocomplaciente de que el Gobierno está implementando las políticas que realmente necesita la Argentina para salir de la incertidumbre.

Te puede interesar:  Devaluación Indirecta

Ojo con los plazos fijos

Miguel Boggiano
Economista y director de carta financiera

En estos días, el mercado viene castigando con fuerza los bonos argentinos. Dudan de que la Argentina tenga la capacidad de repago. Incluso, aunque todos los políticos se pusieran de acuerdo y dijeran que, gane quien gane las elecciones, honrarán la deuda, el mercado respondería que eso es sólo una expresión de deseo porque no tiene los dólares para abonar. Además, el FMI ya le dio divisas. Entonces, el país debería recurrir al mercado voluntario de crédito que, a su vez, mirará la tasa implícita del Bonar 20 (por encima del 20%) y le dirá que no le presta.

Hoy el problema es que la Argentina no tiene la capacidad para refinanciarse y la plata del Fondo se le acaba. El Gobierno tiene intenciones de contener el dólar y usa aquellos dólares del organismo externo. Algo le sobraría si llegara  a refinanciar, por ejemplo, las Letes, que son una deuda de corto plazo. Pero, en el último vencimiento de esas Letras, en su mayoría fueron adquiridas por la Anses.

A una velocidad bastante rápida, el dólar está buscando entrar a la banda de los $ 51,50, donde el Banco Central dijo que defenderá la paridad, donde tiene para usar U$S 150 millones por día, que tampoco es tanto para intervenir en un momento de corrida cambiaría. Pero la peor noticia de este jueves negro es que los minoristas empezaron a salir del plazo fijo y ayer se registraron comprar en torno de los U$S 70 millones. Y, allí, el juego puede cambiar enormemente, porque si se empieza a fugar la plata de los plazos fijos, habrá complicaciones.