Inicio Política Nacional

Los cuatro iraquíes detenidos en Ezeiza con documentos falsos dicen ser perseguidos del Estado islámico y piden refugio

Querían salir del país rumbo a Amsterdam y luego a Alemania en un vuelo de KLM. Ya interviene la Justicia. Migraciones los detuvo en el aeropuerto de Ezeiza.

ezeiza
Detuvieron a cuatro iraquíes en el Aeropuerto de Ezeiza. Foto: Fernando de la Orden.

Las autoridades del aeropuerto de Ezeiza detuvieron a cuatro iraquíes que intentaron salir del país con pasaportes falsos. Los hombres fueron detenidos por la Dirección Nacional de Migraciones ​y puestos bajo custodia de la Justicia por el posible delito de de falsificación de documentos públicos.

Viviendas Belgrano

Este miércoles a la tarde, después de comparecer ante el juez de Lomas de Zamora, Federico Villena, se informó que se trata de dos parejas de hombre y mujer, los cuatro jóvenes que practican el yazidismo, una religión preislámica de Oriente Medio de remoto origen, perseguida sobre todo por el grupo terrorista Estado Islámico.

Se informó además que la defensa de los cuatro, que están alojados en sede de la Policía de Seguridad Aeroportuaria pedirá refugio político para los cuatro en calidad de perseguidos en la Comisión Nacional para los Refugiados. El exterminio del yazidismo está considerado “genocidio”. 

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

La detención de los jóvenes ocurrió el lunes pasado por la noche, pero se conoció recién este miércoles. Los hombres habían llegado a Ezeiza para abordar un vuelo de KLM con destino a Amsterdam y cuando pasaron los controles migratorios los agentes de la dirección detectaron que la documentación era apócrifa.

Te puede interesar:  El Frente de Todos en su peor momento: sólo el 24% votaría al oficialismo

En principio, según fuentes a cargo del caso, los iraquíes venían de Brasil y estaban intentando ingresar a Europa. 

Luego de la intervención, las personas fueron trasladadas a la oficina de Guardia de Prevención donde quedaron detenidas. Allí se le dio intervención al juzgado de turno y se detuvo a los implicados, quienes quedaron incomunicados.

El juez a cargo del expediente es Federico Villena, que está al frente de la investigación sobre el avión venezolano-iraní que está retenido en Ezeiza. Es quien -además de estar de turno- tiene la jurisdicción del aeropuerto de Ezeiza. 

Tras secuestrar la documentación, se realizó una compulsa con el Registro Nacional de Reincidencia y de Interpol para determinar si tenían antecedentes, eran buscados por las fuerzas policiales o figuraban en algún registro internacional de ilícitos. 

Te puede interesar:  Realidad disociada

Según pudo confirmar Clarín, los detenidos son jóvenes y tienen entre 20 y 23 años.  Una de las chicas es viuda, y según la justicia “están muy asustados”. Las fuentes judiciales negaron las versiones de que serían “falsos iraníes” miembros de la Guardia de la Revolución Islámica de Irán. Y señalaron que no se los encontró en “ninguna lista del FBI” o de otras bases de grupos terroristas. 

Los cuatros buscaban embarcarse en el vuelo 702 de la aerolínea KLM que tenía como destino la ciudad de Amsterdam, en los Países Bajos. Pero las fuentes dijeron a Clarín que su destino final era Alemania, donde vive una comunidad de 200.000 yazidíes. 

Villena espera más datos para definir la situación de los cuatro iraquíes detenidos quienes podrían declarar en el juzgado.

En paralelo, el juez tiene en proceso el caso del avión de Emtrasur. Hace unos días, Villena autorizó la salida de 12 de los 19 tripulantes (11 venezolanos y 1 iraní) y les devolvió sus pasaportes, pero la medida no se hizo efectiva porque fue apelada por la fiscal del caso, Cecilia Incardona.

Te puede interesar:  Además de los neumáticos, hay conflictos gremiales en peajes, empresas lácteas y el sector marítimo

En esa causa Villena busca determinar el motivo verdadero del viaje de los tripulantes y si los iraníes tenían vínculos con el terrorismo. Uno de los pilotos, el iraní Gholamreza Ghasemi, fue parte de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, un poderoso grupo militar considerado terrorista por Estados Unidos.

El avión de Emtrasur, que pertenece a la empresa venezolana Conviasa, fue comprado a la empresa iraní Mahan Airlines, que según los EE.UU tiene vínculos con el terrorismo.

Además de los tripulantes, la Justicia argentina tiene que definir la situación del avión retenido.

En paralelo, los EE.UU. pidieron que la Justicia le entregue la aeronave y desde Venezuela, Nicolás Maduro reclamó al gobierno de Alberto Fernández y a la Justicia que le devuelvan el avión. De hecho armó marchas y reclamos en las calles para pedir por la aeronave.

N.N.

FuenteClarín
Artículo anteriorLas jubilaciones subirán 15,53% en septiembre y el Gobierno pagará un bono de hasta 7.000 pesos por tres meses
Artículo siguientePostergan otra vez el estreno de una planta transformadora