Cárcel Benjamín Paz
Inicio Actualidad

Los gobernadores peronistas se encuentran en una encrucijada

Manzur que había entrado a la Casa Rosada con ímpetu presidencial, tampoco sabe si dentro de una semana seguirá en su puesto o volverá a Tucumán

manzur
Jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur
Procrear

La dinámica imprevisible desvela a los gobernadores peronistas que ven cómo la precariedad económica les hace perder votos a raudales en sus territorios. Hablan entre ellos del gobierno nacional como de una criatura extraña, a la que no logran descifrar. En general conservadores, ven necesario un sinceramiento económico, pero desconfían de Alberto Fernández como un líder capaz de llevarlo adelante.

La expectativa que les había generado que uno de los propios, Manzur, asumiera la Jefatura de Gabinete terminó en frustración. La realidad es que no manda él. Hay una dinámica que lo excede. Cristina Kirchner da órdenes y tiene soldados como Feletti que vuelcan el escenario económico sin coordinar con nadie. Manzur, que había entrado a la Casa Rosada con ímpetu presidencial, tampoco sabe si dentro de una semana seguirá en su puesto o volverá a Tucumán.

roberto feletti, secretario de comercio interior
Roberto Feletti

Su misión casi obsesiva por estas horas consiste en coordinar la respuesta del aparato peronista en todo el país. Habrá cumplido si en estos dos meses como ministro consigue reducir la ventaja nacional de Juntos por el Cambio. Las conversaciones al nivel de los referentes provinciales del peronismo son incesantes con la mira puesta en el “dilema del lunes 15″. Están dispuestos a involucrarse siempre que puedan inclinar la balanza hacia el orden.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Desde hoy, en Tucumán será obligatorio el uso de barbijo en los centros de salud públicos y privados

¿Se animarán esta vez a plantarse ante Cristina Kirchner, que siempre supo congelarlos de miedo en el pasado reciente? Miran con atención lo que pase en la provincia de Buenos Aires, bastión del poder vicepresidencial y de La Cámpora. Si pierde otra vez, creen, su voz tendrá un peso menor en la toma de decisiones. Pero nadie se ofrece como ejército sin un general que los convoque.

El kirchnerismo profundiza la campaña casa por casa, con un despliegue del aparato sin timidez en busca de remontar los 4 puntos que Juntos por el Cambio le sacó de diferencia en las PASO. Pero no se engañan. El descontento de septiembre sobrevive. Máximo Kirchner intuye problemas y por eso postergaron hasta marzo las elecciones sin competencias en las que el hijo de la vicepresidenta había a ser designado jefe del PJ bonaerense.

Te puede interesar:  Taxistas Autoconvocados se manifestaron frente a la Municipalidad de San Miguel de Tucumán
máximo kirchner (1)
Máximo Kirchner

Las elecciones marcarán el final de una forma de gobernar basada en la ambigüedad. La escalada del dólar blue y la olla a presión de los precios no ofrece margen para más postergaciones. Los dirigentes del oficialismo disfrutan de hablar mal de sus compañeros con pasión olímpica. Hay una necesidad de hacer catarsis, de buscar culpables en los propios por una realidad que no se asume.

Esto es, la frustración que el experimento del peronismo unido causó en millones de argentinos que le confiaron el mando dos años atrás. Dirigentes de La Cámpora hablan sin ruborizarse de un “problema de gobernabilidad” si la derrota electoral se profundiza, como si ya no quedaran fusibles. Los sindicalistas de la CGT, envueltos en las miserias de su interna particular, debaten si realmente el Presidente tiene coraje para resistir un nuevo intento de rebelión interna.

Te puede interesar:  La silenciosa complicación de una enfermedad en ascenso por la que un 25% de los pacientes corre riesgo de amputación
cgt (1)
CGT

Es un clima similar a un fin de época, aunque quedan dos años de mandato. Si hay un punto de coincidencia en las distintas tribus del Frente de Todos es que después del 14 se necesita un gobierno con capacidad ejecutiva y fortaleza para negociar con un Congreso en el que no tendrá mayoría. El diagnóstico es bastante extendido sobre el fracaso del dispositivo de gestión basado en el loteo de ministerios y la multiplicidad de funcionarios sin poder real.

Artículo anterior¿Explotará el Gobierno nacional?
Artículo siguienteDenuncian que los asesinos del kiosquero robaron horas antes, fueron detenidos y los liberaron