Inicio Portada Miedo e indignación: liberaron a los presos que les arruinaron la vida...

Miedo e indignación: liberaron a los presos que les arruinaron la vida y lo cuentan en primera persona

Ariel Strajman en 2004, en los tribunales de Retiro, cuando condenaron a sus ocho secuestradores. Hoy, uno de ellos recibió la domiciliaria.

Miedo, bronca e indignación son algunas de las sensaciones que expresan las víctimas y sus familiares respecto de los presos que recibieron la prisión domiciliaria con la excusa del coronavirus y el hacinamiento en las cárceles.

Están perplejos y no pueden creer que violadores y secuestradores puedan salir de la cárcel mientras ellos están encerrados por la cuarentena obligatoria. Tienen temor de lo que esos delincuentes puedan hacer sin el control que hay en un establecimiento penitenciario.

Durante la última semana, organizaciones que representan a las víctimas de delitos realizaron una campaña en las redes sociales bajo el hashtag #NoLosLiberen y le reclamaron al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa?, que los jueces estaban incumpliendo en la ley que obliga a consultarle a las víctimas antes de otorgarle un beneficio a un preso. Massa prometió “juicio político” contra los magistrados que incumplan el procedimiento.

Las acordadas de los máximos tribunales nacionales y provinciales preveían morigerar las medidas de encierro para los responsables de “delitos leves” que pertenecieran a grupos de riesgo. Sin embargo, entre los cientos de favorecidos hay acusados y condenados por delitos graves.

“La tobillera no garantiza nada”

Carlos Rodrigo Oulier (40) estaba procesado y encarcelado hace poco más de un año acusado de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y exhibición de material pornográfico” contra su hijo.

Su defensa pidió la prisión domiciliaria alegando que padece un cuadro de asma crónico que no puede ser atendido en un ámbito carcelario. El juez de Instrucción de Puerto Iguazú, Martín Brites, se la concedió. Ahora Oulier está en la casa de los padres, a sólo 20 cuadras de donde reside la víctima junto a su madre.

Kathrine, la mamá del chico abusado e impulsora de la causa penal en su contra, dijo a Clarín que habló con su hijo: “A él ya le conté que su padre no está en la cárcel. Primero se asustó un poco pero busqué darle tranquilidad. En esa charla me pidió que le compre un cuchillo con funda para poder defenderse”, reveló.

La mujer descubrió los abusos a mediados de 2018, cuando ya estaba separada del padre de su hijo. Lo denunció en la comisaría de la mujer pero como la Justicia no avanzaba fue necesaria una marcha por las calles de Iguazú. Luego el juez de instrucción Martín Brites ordenó la detención de Oulier. “Me había dicho que no podía encarcelarlo porque se presentó cada vez que fue citado y era un buen trabajador”, recordó, indignada, la mujer.

Te puede interesar:  Accidente fatal en la nueva traza de la Ruta 38
Carlos Oulier, acusado de violación. Foto: El Independiente Iguazú
Carlos Oulier, acusado de violación.

Según el magistrado, el imputado tiene asma y en la Unidad Penal de Eldorado no existen médicos capacitados para atender esa patología. Y el avance del coronavirus pone en riesgo la vida del preso.

Sobre el cuadro médico esgrimido por los defensores de su ex pareja, la mujer contó que “nunca me enteré que tuviera asma. Sí es alérgico a los cambios climáticos, pero no más que eso”, aseguró.

Con la voz casi quebrada, Katherine dijo que “me da miedo (la prisión domiciliaria) porque me odia, se puede escapar o lo que es peor, hacer alguna macana. Esa tobillera no garantiza nada”.


“El Estado llega otra vez tarde”

Néstor Luis Ibars fue condenado a 7 años de cárcel el 12 de noviembre de 2015 por el abuso de una joven con retraso madurativo. La chica vivía en un hogar de abrigo de Bahía Blanca y los fines de semana un familiar la iba a buscar para llevarla a su casa y a otro domicilio, ubicado en Punta Alta, donde era atacada sexualmente.

Néstor Ibars, condenado por violar a una mujer discapacitada y dejarla embarazada, en Bahía Blanca.
Néstor Ibars, condenado por violar a una mujer discapacitada y dejarla embarazada, en Bahía Blanca.

En este último lugar se encuentra viviendo Ibars desde el 7 de abril. Fue uno de los primeros beneficiados con las prisiones domiciliarias por el COVID-19?. Lo excarcelaron bajo la supervisión del Patronato de Liberados y del área social de la Unidad Penal 19 de Saavedra, donde estaba alojado desde el día de su condena.

“Pensamos que el virus y un posible contagio sería lo más grave que este año nos traería, ¡pero no!”, dijo Fernanda Petersen, abogada y madrina de la joven abusada, que denunció que se enteraron que a Ibars le habían dado la domiciliaria casi un mes después.

“Esta noticia la recibimos por terceras personas y comunicadores y en un instante se nos vinieron encima todas esas imágenes que tratamos de no transitar a diario y hablar entre nosotras. Cómo decírselo a ella, cómo poder explicarle que aquello de lo que nos cuidábamos (coronavirus) era lo que le permitía al abusador volver a su domicilio”, expresó la mujer en una carta a la que tuvo acceso este diario.

Fernanda Petersen, abogada y madrina de la joven abusada por Ibars.
Fernanda Petersen, abogada y madrina de la joven abusada por Ibars.

“Lloró cuando se enteró; lloró cuando lo vio en una foto en un medio; dijo que ella no salía más, siquiera a un negocio de cercanía. Que tenía miedo. Y volvieron sus pesadillas y sus gestos de tensión”, reveló Petersen.

“Nadie nos avisó, el Estado otra vez llega tarde, y quienes acompañamos a las víctimas, otra vez a poner el cuerpo y quedar en medio de un debate político”, manifestó.


“Va a tener que volver otra vez y pagar”

Te puede interesar:  “Notamos un amesetamiento”, manifestó Manzur al presidente Alberto Fernández

Claudio “Toro” Martínez (57) es el ex secretario de Seguridad de San Miguel del Monte? y está procesado, acusado de encubrir la masacre que tuvo como víctimas fatales a tres adolescentes y un joven en esa ciudad. En ese episodio, la Policía persiguió a los tiros a un auto en el que viajaban Aníbal Suárez (22), Camila López (13), Danilo Sansone (13) y Gonzalo Domínguez (14), quienes murieron luego de chocar contra el acoplado de un camión en la Ruta 3. También sufrió lesiones graves Rocío Quagliarello (14), única sobreviviente.

La imagen de un policía disparando al auto de los chicos que Martínez intentó tapar.
La imagen de un policía disparando al auto de los chicos que Martínez intentó tapar.

La madrugada del episodio, Martínez les negó a los familiares que haya habido tiros en la persecución. Pero además, en la causa penal en la que está procesado por “encubrimiento agravado” y “falsedad ideológica”, lo acusan de querer ocultar los videos del centro de monitoreo municipal que mostraban cómo fue la persecución.

El funcionario es el único que consiguió la prisión preventiva de los cuatro imputados que la pidieron invocando la pandemia. En su caso, aludió a un problema de salud preexistente. El juzgado de Garantías le concedió la medida hasta tanto finalice la cuarentena? obligatoria. En ese momento deberá volver a la cárcel.

Susana Ríos junto a su hijo, Gonzalo Domínguez (14), víctima de la masacre de San Miguel del Monte.
Susana Ríos junto a su hijo, Gonzalo Domínguez (14), víctima de la masacre de San Miguel del Monte.

Susana Ríos, mamá de Gonzalo, quien recibió un balazo durante la persecución, opinó ante la consulta de Clarín: “El fiscal (Lisandro Damonte) conversó conmigo con respecto a esto. A mí no es algo que me perturbe la cabeza. Va a estar controlado. No me preocupa demasiado porque sé que va a volver otra vez y va a tener que pagar con una condena ejemplar, como corresponde, por haber sido parte del encubrimiento y todo lo que pasó”, dijo la mujer.

“Si a mí me mintió, ¿qué quería encubrir en ese momento? ¿Qué era tan importante que quería encubrirlo?”, se preguntó Ríos.


“La Justicia debe saber que es un monstruo”

Carlos Dalmasso (62), empresario de Eldorado condenado a 12 años y medio de prisión por abuso sexual, amenazas y exhibición de material pornográfico a sus hijos adoptivos menores de 14 años, fue beneficiado con la prisión domiciliaria cuando lleva cumplida apenas la mitad de la pena. La medida la tomó el Tribunal Penal de Eldorado por “la emergencia epidemiológica y sanitaria”. Y le ordenaron que usara una tobillera electrónica. Pero en el entorno de su ex pareja dudan que la esté usando, ya que lo habrían visto por la calle.

Te puede interesar:  Dos hermanos fueron detenidos por el homicidio de un hombre en Villa Urquiza
Carlos Dalmasso fue condenado a 12 años por violar a dos de sus hijos. Ahora le concedieron el beneficio de la prisión domiciliaria
Carlos Dalmasso fue condenado a 12 años por violar a dos de sus hijos. Ahora le concedieron el beneficio de la prisión domiciliaria

Emilce, ex pareja de Dalmasso y denunciante, dijo: “Los que fuimos víctimas de esta persona estamos indignados” y señaló que el tribunal “nunca” les “informó de este pedido de la defensa”.

“Está probado que es un violador. La Justicia debe saber que largó a un monstruo, a un psicópata”, expresó la mujer. “Las víctimas debemos estar encerradas, con miedo por la pandemia pero ahora también por estos delincuentes y abusadores que no cumplen las condenas que les impuso la Justicia”, sostuvo indignada.


“La bronca no se me va a ir nunca más”

Pablo César Sommaruga, ex integrante de “La Banda de los Patovicas” y condenado a 18 años de prisión por el secuestro extorsivo y torturas al hijo de un joyero en Pilar en 2002, goza de la prisión domiciliaria desde el 27 de abril por el coronavirus.

Ese día abandonó la Unidad Penal N° 14 de Esquel gracias al beneficio que le concedió el juez José Pérez Arias, del juzgado de Ejecución Penal N° 1, y fue al domicilio que fijó en el barrio Badén de esa localidad de Chubut.

Pablo César Sommaruga , quien integró la banda que secuestró a Ariel Strajman en 2002, recibió la prisión domiciliaria pero volvió al penal tras el ataque de sus vecinos.
Pablo César Sommaruga , quien integró la banda que secuestró a Ariel Strajman en 2002, recibió la prisión domiciliaria pero volvió al penal tras el ataque de sus vecinos.

Sommaruga, que ya registraba un antecedente de 2015 por no volver a la cárcel luego de una salida transitoria, fue sorprendido por vecinos que quisieron lincharlo cuando, supuestamente, volvía a su casa junto a su esposa después de haber violado la domiciliaria.

Lo atacaron a golpes, piedrazos y hasta se oyeron balazos, según dijeron los vecinos. Ni la Policía pudo controlar la situación. Sommaruga consiguió refugiarse en un auto de una radio local. Pero ante el rechazo de los periodistas, decidió regresar a pie a la cárcel para evitar el linchamiento.

Ariel Strajman fue secuestrado en 2002 y sufrió torturas. (Archivo)
Ariel Strajman fue secuestrado en 2002 y sufrió torturas.

“Lo que hicieron los vecinos de Esquel de darle una golpiza a Sommaruga lo hubiera querido hacer yo personalmente, porque todavía me dura la bronca y no se me va a ir nunca más”, dijo a Télam Ariel Strajman, víctima del secuestro en 2002 por el que condenaron a Sommaruga y el resto de la banda. “Si Sommaruga hubiera estado en la cárcel habría evitado lo que le pasó. La gente está harta de los delincuentes y por eso reacciona de esta manera“, agregó el hombre.

Durante su secuestro, Strajman fue torturado y denigrado por ser judío. Señaló que no cree que sus secuestradores se hayan rehabilitado: “No sé si se rehabilitaron. Pablo Sommaruga evidentemente no, porque lo detuvieron en 2015 con un arma de fuego”