Inicio Actualidad

Murió el cadete de Pedidos Ya al que habían baleado en Barrio Norte

Cientos de repartidores de toda la provincia se reunieron para despedir por última vez a su compañero de trabajo. “Era lo peor que esperábamos; teníamos la esperanza de que iba a salir”, se lamentaron en la manifestación.

murio cadete pedidos ya al habian baleado barrio norte para robarle moto 944303 230207

Pasadas las 22 de ayer, murió Guillermo Sahad, cadete de 60 años que trabajaba para Pedidos Ya, que había sido baleado en un asalto el pasado miércoles por la noche, apenas horas después de que se venciera la prohibición a locales gastronómicos para abrir sus puertas por el Censo Nacional. La noticia cayó como un baldazo de agua fría en la comunidad de repartidores tucumanos, que hasta la tarde del viernes aún guardaban la esperanza de ver retornar al trabajo a su compañero.

Viviendas Belgrano

“Ya no dan ganas de seguir trabajando”, se lamentaron algunos de sus compañeros. Durante la mañana, cadetes de toda la provincia se organizaron para salir a trabajar con un afiche pegado a sus mochilas con la cara de Willy, como lo conocían en el ambiente. Un apoyo simbólico y también una forma de visibilizar la situación grave que atraviesan los trabajadores del rubro, uno de los más afectados por la inseguridad en Tucumán.

//Balearon y asaltaron a un cadete de Pedidos Ya en pleno Barrio Norte

“Hola, soy Guillermo. Estoy dolorido, pero bien. Gracias”. Ese fue uno de los últimos mensajes que pudo enviar Willy –como lo conocen sus colegas-, ya con otro celular (al anterior se lo robó el delincuente que lo baleó) y antes de que su estado de salud empeorara. Hasta el jueves, permanecía estable. Sin embargo, ayer viernes sufrió una descompensación que hizo que fuera intervenido de urgencia.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  El Gobierno provincial intercedió y no habrá reducción en el servicio de colectivos en Tucumán
31528 5
Guillermo Sahad

Pasada la medianoche, a medida que los repartidores de toda la provincia culminaban sus turnos de trabajo, cientos de ellos se congregaron en Plaza Independencia para dar el último adiós a Guillermo Willy Sahad, de 60 años, quien murió a causa de las heridas de balas provocadas por un delincuente en un asalto, el pasado miércoles por la noche. Luego de que se confirmara la noticia de la partida de Willy, cerca de las 22 de ayer viernes, cadetes se organizaron.

Violencia de género
Violencia de género

Lo hicieron a través de sus grupos de WhatsApp para dirigirse, primero, al Centro de Salud, donde permanecía internado el trabajador, y más tarde al principal paseo público de la Capital tucumana, en donde rindieron un emotivo homenaje a su compañero fallecido. Los trabajadores posaron sus mochilas en las pocas escalinatas de Casa de Gobierno que dejaron libres un grupo de Infantería de la Policía de Tucumán.

Quienes se apostaron frente al edificio estatal para controlar de cerca la manifestación pacífica. También prendieron velas y despidieron con aplausos al repartidor, otra víctima de la inseguridad en Tucumán. “Simplemente es un duelo simbólico porque se fue uno de los nuestros, uno que podría haber sido cualquiera de nosotros. Es una noticia que nos paralizó a mitad de la jornada de trabajo”, señaló el vocero de los cadetes autoconvocados, Gonzalo Zamorano. “Era lo peor que esperábamos, teníamos la esperanza de que iba a salir. El panorama no era bueno y empezaron las oraciones hasta que llego la triste noticia”, añadió.

Te puede interesar:  Tragedia en Texas: al menos 46 personas fueron encontradas muertas en un tráiler

Por lo reciente de la partida de Guillermo Sahad, aún no hay datos precisos de dónde velarán y descansarán sus restos. Los cadetes presentes en su despedida organizaron de manera espontánea una colecta para que su familia pueda cubrir parte de los gastos que deban afrontar. Hasta el lunes, definirán medidas preventivas y un nuevo reclamo ante las autoridades encargadas de velar por la seguridad.

Artículo anteriorUn solo gobernador presente y una lapicera como sugerente obsequio en un acto para intentar “empoderar” a Alberto Fernández
Artículo siguienteUna banda de ladrones arrasa con las fincas tucumanas: en pocos días dieron varios golpes millonarios