Inicio Actualidad ¿NAVIDAD Y FIN DE AÑO SIN PODER VER LA FAMILIA?

¿NAVIDAD Y FIN DE AÑO SIN PODER VER LA FAMILIA?

Las posibles nuevas restricciones que pretendería imponer el Siprosa

5669ecad190000230078999f

Se estaría preparando el terreno para que la sociedad tenga que aceptar que las fiestas de Navidad y Año Nuevo las tendrán que pasar sin reuniones sociales de ningún tipo y bajo ninguna excepción. Es lo que se desprende de las declaraciones de las autoridades sanitarias durante el transcurso de las últimas horas, luego de que los casos de coronavirus parecieron amagar con disminuir la curva de contagios evidenciadas en las últimas semanas.

Y es que desde el Siprosa deslizaron que alguna sugerencia le harán al Comité Operativo de Emergencias (COE), debido a que quieren a toda costa evitar que los contagios puedan recrudecer en nuestra provincia. No en vano, señalaron que el tremendo sacrificio que se realizó hasta ahora de parte de la sociedad tucumana, todavía no alcanza para asegurar que el sistema sanitario no colapsará en medio de la pandemia.

De hecho, remarcaron que sería necesario que la gente realizara lo que definieron como una especia de “cuarentena solidaria”, es decir, evitar salir incluso si se está habilitado por el tipo de profesión que se realice. En ese sentido, se dijo que la circulación por las calles de San Miguel de Tucumán pareciera indicar que no existiera el virus y su transmisión comunitaria, por lo que solicitarían todavía más restricciones de las que ya existen.

Te puede interesar:  Bajo estricto control, se realizan las visitas al penal de Villa Urquiza

Pareciera increíble el nivel de desconocimiento de la realidad por parte de las autoridades sanitarias, es que durante más de medio año se sometió a los habitantes de esta provincia a un aislamiento social que jamás normalizó el estado de libre circulación que existía antes de marzo, cuando se decretó la cuarentena a nivel nacional a causa de la llegada de la pandemia a todo el país.

Y cuando la sociedad llegó al límite de saturación, se pretende que todavía exista aún más restricciones. En ese marco, diversos sectores comenzaron a hacer escuchar su voz para que el Gobierno provincial les permita funcionar. Es el caso de los jardines maternales, que sólo luego de que desde este medio se publicara su padecimiento económico fue que hasta el mismo vicegobernador de Tucumán recibió a sus representantes y prometió que intercedería.

Otro tanto ocurre con los padres de chicos en edad escolar que piden la vuelta a clases presenciales. Por lo que todo indica que en las próximas semanas, dos posturas irreconciliables chocarán de frente cuando desde las autoridades sanitarias se inste a que sean más las actividades que se restrinjan, por un lado. Y por el otro, estará la sociedad reclamando que, por el contrario, sean más las reaperturas que se produzcan en Tucumán.

Te puede interesar:  Graves denuncias de un ex jefe del área del Siprosa investigada por narcotráfico

El botín de fondo, será la pugna por los controles que pretendería llevar a cabo el Gobierno de cara a un diciembre agitado entre el reclamo de la gente para movilizarse en la previa de las fiestas y, sobre todo, a la hora de reencontrarse con la familia. El hartazgo social no da para más y la administración local está consciente de ello, por lo que las próximas semanas serán claves a la hora de observar qué camino elegirá el oficialismo tucumano.