Inicio Política Nacional

Pablo Moyano: un payaso que no causa gracia

El clan Moyano está compuesto por multimillonarios, acusados de corrupción, eternizados en los sindicatos y en la política también.

pablo moyanojpg
Pablo Moyano

¿Y qué tal el paso de comedia de Pablo Moyano en el día de ayer? Escoltado por una guardia pretoriana (igual que Máximo Kirchner, cada vez que la Cámpora se moviliza), corrido por izquierda por los camioneros de verdad, y con una causa abierta como jefe de una banda de criminales que habría defraudado al club Independiente.

Viviendas Belgrano

Ahora, que el presidente Alberto Fernández está en la lona, parafraseó Cristina Kirchner para decirle que ponga lo que tiene que poner. Son unos panqueques de crema y de dulce de leche. Vuelta y vuelta. ¿Se acuerda la sociedad de la foto en la que Hugo y Pablo Moyano se encuentran en la quinta de Olivos en el medio de la pandemia?

Te puede interesar:  Horacio Rosatti le envió una clara advertencia al Gobierno por las reformas judiciales

¿No hace tanto tiempo, eh? Sin ir más lejos, cabe recordar que fue el 24 de agosto de 2020, en la quinta de Olivos. Ellos compartieron un asado largo. Mientras, al resto de los argentinos permanecían encerrados, sin poder trabajar. Fue un anticipo del Olivos Gate. Incluso se abrió una causa judicial.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Pero tanto Alberto Fernández como los Moyano fueron sobreseídos por el fiscal, Fernando Domínguez y el juez Lino Mirabelli. Acertaron: son los mismos magistrados que aceptaron la reparación económica del presidente y su compañera Fabiola Yañez. ¿Y saben cuál fue el argumento? Que se trató de un almuerzo de trabajo.

Te puede interesar:  Ataque a Cristina Kirchner: EEUU confirmó que colaborará con la investigación

Pablo Moyano, además de todo eso, es un escrachador profesional. Pensó que la prensa se iba a asustar cuando, hace un tiempo, pegó carteles contra la familia de algunos periodistas. Pero hace apenas unas dos semanas tomó un poco de su propia medicina cuando entraba a la Casa Rosada.

Y es que un grupo de manifestantes lo increpó, al grito de ladrón. Y encima ahora, este delirante, propone estatizar la comercialización de granos. Y si se pudiera, los puertos también. Multimillonarios, acusados de corrupción, eternizados en los sindicatos y en la política también, encima nos quieren dar clase de economía, y de moral.

Menos mal que existen fiscales como Diego Luciani y Sergio Mola, que no se achican ante las amenazas de la Cámpora. Ahora sólo resta que otros funcionarios judiciales emulen a los antes mencionados y llevan a Pablo Moyano y a su padre Hugo a comparecer ante la Justicia de una buena vez por todas.

Artículo anteriorUn malviviente ingresó a robar un taller mecánico y fue atrapado por los vecinos en Banda del Río Salí
Artículo siguienteDesarmaron un negocio de drogas en una humilde vivienda de Monteros