Inicio Política Nacional

Populismo vs República

Febrero arrancará marcado por la grieta. El mes que viene comenzará con dos marchas que evidencian la grieta

populismo vs república

El piquetero Luis D`Elía convocó a una marcha contra la Corte Suprema para el martes próximo. Su propósito es que los miembros del alto tribunal renuncien a la noche de ese día. ¿Qué es lo grave de esa marcha? Cualquier ciudadano puede opinar lo que quiera sobre la Corte y sus fallos. Inclusive puede creer que alguno de sus miembros, o todos ellos, han incurrido en conductas que justifican su remoción.

Viviendas Belgrano

Pero en tal caso la Constitución prevé un mecanismo al que se debe recurrir: el juicio político. Este debe tener causas (comisión de delitos o mal desempeño), cierto procedimiento, que incluye a ambas cámaras del Congreso y exige garantizar el derecho de defensa, y mayorías agravadas, que son muy difíciles de alcanzar. Esto último es esencial, porque la regla es la inamovilidad de los jueces como garantía de su independencia.

El Presidente también tiene el derecho de opinar sobre los fallos de la Corte. Lo que le está vedado expresamente por el art. 109 de la Constitución Nacional es interferir en las causas judiciales. Sin embargo, sus opiniones deberían ser muy prudentes, para que no aparezcan como una presión indebida sobre el Poder Judicial.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Por cierto, la adhesión a una marcha que tiene el objetivo explícito de echar a los jueces de la Corte por las vías de hecho y no por los mecanismos constitucionales es de una gravedad institucional inusitada. En este caso, esa conducta ominosa de Alberto Fernández no se puede excusar en el ejercicio de la libertad de expresión.

Te puede interesar:  El Gobierno dijo ver una “sensación de estabilización” en la economía, aunque reconoció que la inflación de julio no es la esperada

Por tal razón, es saludable que más de ciento cincuenta profesores de derecho de todo el país hayan convocado a otra marcha el 3 de febrero, que no tiene como finalidad la defensa de ningún juez en particular, sino la de la independencia judicial, que es el pilar de todo el edificio de la república. Febrero se inicia, entonces, con dos marchas.

La primera, convocada por el populismo autoritario, busca que la Corte Suprema esté subordinada al Poder Ejecutivo (siempre que esté se halle en manos de un kirchnerista). La segunda quiere reafirmar los principios fundamentales de la Constitución Nacional, el Estado de Derecho y la división de poderes. Esta es una grieta que debe ser expuesta con claridad y sin medias tintas, porque de ella depende nuestra libertad y el destino de la Argentina.

Artículo anteriorOsvaldo Jaldo y Juan Manzur volvieron a mostrarse juntos
Artículo siguienteSilencio ensordecedor de Cristina Kirchner por el acuerdo con el FMI