Entrega de ambulancias
Inicio Economía

Por la helada tardía declararán los Valles Calchaquíes como zona de desastre

La Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria se reunirá mañana a las 11. Los bodegueros advierten que deberán reinventarse y que la crisis no será sólo económica, sino también social en la zona. "Va a desaparecer la ruta del vino", alertaron

helada
HELADA. Los viñedos de los Valles Calchaquíes amanecieron congelados la semana pasada y se estiman pérdidas superiores al 80%.
Trasplante de medula osea

Los bodegueros y productores viñateros sostienen que continúan shockeados por los estragos que causó la helada tardía en los viñedos tucumanos. Decenas de hectáreas con hojas negras, plantas jóvenes muertas y sin un diagnóstico acabado de si el daño llegó hasta la raíz en los ejemplares más añosos. Confiesan que se han sentido desamparados en días que se les hicieron eternos. Pero hoy la Nación anunció una batería de medidas para los productores afectados y la Provincia convocó a los damnificados para mañana a las 11. Según trascendió, la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria se reunirá para solicitar que se declare el “estado de desastre” para toda la producción vitivinícola de los Valles Calchaquíes.

La presidenta de la Cámara de Bodegas y Viñedos de Tucumán, Silvia Gramajo, se reunió este mediodía con el ministro de Desarrollo Productivo, Álvaro Simón Padrós, para analizar los alcances de las medidas nacionales y conocer el acompañamiento que brindará la Provincia que encabeza Osvaldo Jaldo. Se estima que más del 80% de la producción se perdió por la helada de la semana pasada, totalmente atípica para la época. Los termómetros registraron -5° luego de una semana de calor agobiante.

“Estaremos presentes en la reunión de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria junto al Inta, la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, la Cámara de Bodegueros y Viñateros, donde analizaremos los informes de cada institución, y, seguramente, a partir de ellos elaboraremos un acta donde solicitaremos al Ejecutivo la declaración de la Emergencia Agropecuaria”, comentó el ministro.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Ruta del vino, en jaque

Gramajo, en diálogo con LA GACETA, confesó que a partir de los anuncios oficiales que se hicieron y que se harán mañana tendrán la tarea de reconvertir la situación, pero reconoció que todo el panorama se torna incierto ya que serán dos años los que estarán sin vino. “No hay un ‘para qué seguir trabajando’ si no va a haber vendimia. Es muy difícil. Hay que reinventarse, ver qué vamos  hacer. Creo que va a desaparecer la ruta del vino, por ejemplo. ¿Qué sentido tiene que la gente vaya a visitar las bodegas y hacer degustaciones? Vamos a tener que salir a vender los vinos para paliar la situación y nos vamos a quedar sin vinos”, expresó preocupada.

La propietaria de la bodega Luna de Cuarzo advirtió que debido al fenómeno climático que afectó a gran parte del país los bodegueros tucumanos no tienen dónde comprar materia prima. “Antes con una helada tardía o un granizo, se compraba uvas donde no había ocurrido el fenómeno. Pero hoy toda la zona está afectada: el Valle Calchaquí, Santa María… El menos afectado es Cafayate, pero ahí están las grandes bodegas. Quizá Hualfín o Belén, pero no hay de dónde sacar materia prima”, planteó.

Gramajo indicó que son unos 200 los productores con pérdidas, pero que la crisis afecta a unas 500 familias. A su vez, remarca que lo ocurrido es consecuencia directa de la crisis climática, dado que nunca habían sufrido heladas más allá del 7 de octubre. “El cambio climático está afectando a zonas que eran protegidas como los Valles Calchaquíes y nos hace replantear cómo seguimos y qué va a pasar el año que viene. Hablamos de dos años sin vino, pero no sabemos si en la siguiente cosecha nos va a afectar el granizo”, expresó.

Reactivación de al menos dos años

La presidenta de la Cámara de Bodegas y Viñedos de Tucumán advirtió que, al margen del shock que provoca hoy ver las plantaciones aniquiladas por la helada, a futuro puede generar una complicación social que se va a profundizar con el paso de los meses. “Hay que ver cómo se reinserta la gente, los obreros temporarios y los que trabajan de modo permanente. Hay que ver cómo nos reinventamos los bodegueros para poder recibir turistas. O no vender el vino y que el Gobierno nos ayude para retenerlo así podamos atender al turismo. Si no hay vendimia en febrero o marzo, el resto del año no va a haber nada. Después hay que esperar la otra vendimia y de ahí hay que esperar todo el año para vinificar, que demanda nueve o diez meses hasta que fraccionás”, ahondó.

Gramajo también advirtió que es incierto el “nivel de desastre” de las plantaciones. Indicó que deberán aguardar unos 10 días para conocer cuán afectadas están las plantas más grandes y si la helada llegó a la raíz. “No lo sabemos. Hoy vemos las plantas pequeñas todas muertas. Las grandes que pueden resistir más, pero habrá que regarlas para ver si le sale la hoja”, dijo. Añadió que en una situación similar están quienes producen nueces, durazno, manzana, membrillos y hortalizas en la zona de Tafí del Valle.

Son 120 hectáreas de las que se suele producir 600.000 litros de vino que se comercializan en más de 90 etiquetas de 20 bodegas nucleadas en la Cámara. El costo de electricidad para el riego de una hectárea ronda los $120.000, según añadió Gramajo.

Dejanos tu Comentario