Inicio Política Nacional Por unanimidad, la Corte Suprema rechazó el pedido de Cristina Kirchner sobre...

Por unanimidad, la Corte Suprema rechazó el pedido de Cristina Kirchner sobre las sesiones remotas

Los cinco ministros rechazaron el pedido de la vicepresidenta para que la Corte se pronunciara sobre si, ante el avance del coronavirus, serían válidas las sesiones remotas del Senado

Por unanimidad , la Corte Suprema rechazó hoy el pedido de la vicepresidenta Cristina Kirchner para que el máximo tribunal de justicia se pronunciara sobre la validez de eventuales sesiones por videoconferencia del Senado en el marco del avance del coronavirus en el país.

Los cinco jueces votaron por desestimar el planteo. La mayoría sostuvo que no correspondía que la Corte interviniera porque no hay un caso a resolver y dijo, además, que el Senado tiene las facultades necesarias para decidir cómo sesiona. El quinto, Carlos Rosenkrantz, presidente del tribunal, entendió en cambio que directamente debía rechazarse el pedido de Cristina Kirchner “in límine” (sin darle trámite) y no hizo otras consideraciones.

La opinión mayoritaria, compartida por Elena Highton, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti es que le corresponde al Senado, y no a la Corte, interpretar su propio reglamento y decidir si puede o no sesionar en forma remota. “El Congreso, como los otros poderes del Estado, tiene autonomía para regular su modo de funcionamiento de acuerdo al artículo 66 de la Constitución Nacional, y como ya lo ha dicho esta Corte, ‘no constituye cuestión justiciable lo atinente al procedimiento adoptado por el Poder Legislativo para la formación y sanción de las leyes”, sostuvieron Highton, Lorenzetti y Maqueda. Rosatti hizo un voto propio.

A pesar del rechazo unánime, esta noche, tan pronto conocieron lo resuelto, en el Gobierno dijeron a LA NACION que estaban conformes con la decisión de la Corte. “Es un fallo importante para nosotros. Reconoce lo que planteamos”, dijo un hombre de máxima confianza de Alberto Fernández. Lo que celebraba era que el fallo dijera que la decisión final está en manos del Senado. En el entorno de Presidente quisieron ponerle punto final al tema.

A pesar de que la Corte autorizó los acuerdos “por medios virtuales o remotos”, los ministros no se reunieron para discutir el tema, ni en persona ni vía teleconferencia (la Corte nunca hizo un acuerdo virtual). Hubo cruces de mensajes y mails, pero cada uno trabajó el expediente por su cuenta. Rosatti votó desde la ciudad de Santa Fe y Lorenzetti, desde Rafaela. Hoy los papeles viajaron en un auto al Palacio de Justicia, donde se protocolizó el fallo. Los ministros quisieron que contara con la firma de puño y letra de cada uno de ellos.

En el mismo sentido (por el rechazo del pedido) se había pronunciado el martes el procurador general, Eduardo Casal , que dictaminó que la Corte no debía tomar el asunto porque era un planteo “meramente consultivo” y porque una intervención de la Justicia como la que pretendía la vicepresidenta “importaría indefectiblemente” -dijo Casal- “una intromisión en las atribuciones propias del Senado de la Nación”.

El miércoles, después de ese dictamen, Cristina Kirchner publicó un tuit en el que sostuvo que cuando la Corte quiere tratar y resolver un asunto, lo hace “independientemente de cualquier legislación y jurisprudencia”. Remitió a un hilo que había publicado horas antes Graciana Peñafort, la directora de Asuntos Jurídicos del Senado, que patrocinó a la vicepresidenta en su presentación.

A lo largo de esta semana, Peñafort había apuntado contra Rosenkrantz, a quien acusó de haber demorado la respuesta de la Corte con la intención de evitar que pudiera sancionarse el impuesto a las grandes fortunas; contra todo el tribunal (dijo que había alcanzado límites pocas veces vistos de “cachivachismo”) y contra Casal, que según Peñafort dictaminó como lo hizo porque no quería que el Senado, reanudadas sus actividades, designara al nuevo procurador (Casal es interino). “Es la Corte Suprema quien tiene que decidir ahora si los argentinos vamos a escribir la historia con sangre o con razones. Porque la vamos a escribir igual”, tuiteó el martes pasado.

El pedido

Cristina Kirchner, en carácter de presidenta del Senado, le pidió el miércoles de la semana pasada a la Corte que avalara la posibilidad de que la Cámara alta sesione por teleconferencia ante las prohibiciones dispuestas por la pandemia. El planteo fue una “acción declarativa de certeza”. La vicepresidenta pidió que los ministros, dada la “gravedad institucional” en juego, “de modo urgente y mediante un trámite sumarísimo” declararan si era constitucionalmente posible que el Senado sesionara “mediante medios digitales”.

Con este fallo de la Corte, ya no hay dudas de que la decisión está enteramente en manos de los legisladores, que tienen opiniones encontradas. Mientras el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa , insiste en sesionar de modo remoto y convocó a una reunión para el lunes a los presidentes de los interbloques, los jefes legislativos de Juntos por el Cambio sostienen que deben reunirse en persona. Diputados opositores de distintos rincones del país viajarán el martes próximo a Buenos Aires para reclamar que la Cámara baja reanude sus sesiones presenciales.

En cuanto al Senado, Peñafort dijo ayer, cuando los pronósticos indicaban ya que el fallo de la Corte sería adverso a la vicepresidenta, que “si hace falta sesionar personalmente, se va a sesionar así”.