Inicio Economía

Presupuesto: el Gobierno admite una inflación del 95% para este año y del 60% para 2023

El Ejecutivo envió al Congreso el proyecto que revela los ingresos y gastos que quiere cumplir el oficialismo. Proponen quitar beneficios impositivos para reducir el déficit.

massa 3
El ministro de Economía, Sergio Massa, (Foto: Ministerio de Economía).

Este jueves por la noche, el equipo económico que encabeza Sergio Massa llevó al Congreso el Presupuesto 2023. En el proyecto que refleja la hoja de ingresos y gastos que pretende cumplir el Gobierno, ya se admite una inflación para este año del 95% y del 60% para el próximo período. En tanto, también propondrán eliminar beneficios impositivos para achicar el déficit.

Viviendas Belgrano

La planificación sobre la que trabajan en el Palacio de Hacienda prevé que el nivel de precios se ubicará en el 95% para 2022 -muy alejado del 62% que había reconocido Martín Guzmán antes de renunciar-, mientras que para el año entrante se piensa que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) será del 60%.

Te puede interesar:  Enrique Salvatierra realizó un balance sobre la jubilación anticipada en Tucumán

Asimismo, se espera para el 2023 un dólar oficial a $269 hacia fin de año, un crecimiento del 2% del PBI y una déficit fiscal primario del orden del 1,9% -en línea con lo acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI)-, tal como adelantó TN. “Tratamos de hacer un presupuesto realista, acorde con el momento”, defendieron en despachos oficiales.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Sergio Massa junto a Raúl Rigo y Leonardo Madcur.
Sergio Massa junto a Raúl Rigo y Leonardo Madcur.

Sobre el tipo de cambio, no se esperan “saltos específicos”, sino que lo “irá administrando el Banco Central” y la brecha dependerá “de la capacidad para bajar el techo”.

El Gobierno busca bajar el déficit

Por otra parte, el Gobierno quiere sumar una propuesta al Congreso para achicar el déficit en 2,4% del PBI. “Es una separata en la que planteamos la posibilidad de eliminar algunos beneficios impositivos de algunos sectores. Por ejemplo, Ganancias de jueces, alícuotas de algunos sectores financieros o beneficios que tienen directores de empresas que no pagan impuestos. Todo computa para el superávit”, graficaron fuentes del Ministerio de Economía.

Te puede interesar:  El BCRA vendió U$S 34 millones y cortó la racha positiva de 21 jornadas con compras

En este sentido, no está previsto hasta el momento la creación de impuestos nuevos ni variaciones en la alícuota de retenciones.

El objetivo del equipo económico es cumplir con las metas previstas en el acuerdo con el FMI, que proyectan un déficit del 2,5% y una acumulación de reservas de US$5800 millones entre sus principales desafíos. Para alcanzar el objetivo fiscal, hoy en Hacienda apuntan a lo que denominan “dos grandes jugadores”: la segmentación de tarifas y la quita de subsidios a la energía y el transporte.

Además, en el Gobierno consideran que el ordenamiento fiscal reducirá el financiamiento monetario y, a su vez, desacelerará la inflación. “Es un requisito para la inflación baja tener ordenamiento fiscal. La emisión monetaria va bajando y eso hace que baje la inflación”, detallaron en Economía.

FuenteTN
Artículo anteriorPesca indiscriminada, explotación laboral y amenazas al medioambiente: así opera la flota pesquera china en América Latina
Artículo siguienteEl fuego, sin control: se incendió una torre de más de 200 metros de altura en China. Video