La Mañana con Vos
Inicio Actualidad

¿QUE PASA CON LAS VACUNAS?

El Gobierno nacional pareciera estar jugando con la salud de los argentinos

Sputnik V

Mientras que el flagelo de la pandemia azota con más ferocidad al mundo, en Argentina, el Gobierno nacional continúa jugando con la salud de todos los habitantes. Por tercera vez volvió a suspenderse ayer el vuelo de Aerolíneas Argentinas que debía viajar hasta Moscú para traer más dosis de la ya de por sí dudosa vacuna rusa contra el coronavirus. Más allá de las explicaciones técnicas, ¿Qué es lo que oculta el kirchnerismo?

Viviendas Belgrano

Rebrote o segunda ola, lo cierto es que en la Argentina se observa una tendencia en aumento de los contagios. Los mejores infectólogos del país aseguran que podría ser inevitable una segunda ola de masivos contagios cuando llegue aquí el otoño austral. La segunda ola en Europa, que también comenzó con los primeros fríos del otoño boreal, está resultando peor que la primera. ¿Acaso tomaron nota de eso los funcionarios nacionales?

Además de las precauciones sociales, la vacuna parece ser la única esperanza cierta de terminar con un instante en el que el tiempo se detuvo para casi toda la humanidad. Pero, como no podías ser de otra manera, el gobierno argentino descuidó las negociaciones y los acuerdos rápidos para contar con las más variadas y mejores vacunas del mundo y ahora estamos a la merced de lo que se le ocurra a Vladimir Putin.

CEF Medical
CEF Medical
Te puede interesar:  Continúa este domingo el operativo de vacunación contra el coronavirus

Mientras en el Gobierno nacional aseguran que están negociando con otros laboratorios, lo cierto es que el acuerdo podría concretarse, pero la entrega de vacunas no podrá hacerse ahora hasta junio o julio. Las negociaciones con Pfizer se extendieron tanto tiempo cuando estuvo en manos del Ministerio de Salud, que ahora ese laboratorio demora una respuesta a la última propuesta que se le hizo.

Este es su Pollo
Este es su Pollo

Aparentemente no es por la calidad de la propuesta, sino porque Pfizer tiene una demanda imposible de conformar con países que ya firmaron acuerdos. Su producción está saturada. De hecho, Pfizer informó que mermará la entrega de vacunas comprometidas con los países en los que está vacunando porque decidió modificar su capacidad de producción para poder aumentarla, lo que despertó el malestar de los europeos que tienen un contrato firmado.

Hasta ahora, la Argentina quedó encerrada en una sola vacuna, la rusa, que además llega en dosis homeopática. De Pfizer se habla poco y nada. La semana pasada, voceros oficiales dijeron que era inminente una reunión del Presidente con ejecutivos del laboratorio norteamericano Moderna, que produce una de las vacunas con más prestigio, pero luego no se informó de que el encuentro haya sucedido.

Parte de la vacuna de AstraZeneca, también un prestigioso laboratorio británico-sueco, se produce en la Argentina, en la industria farmacéutica del empresario argentino Hugo Sigman, amigo del gobernador Juan Manzur. Se trata de anuncios muy genéricos que dan muy pocas certezas, sobre todo cuando vienen de un gobierno que se equivocó varias veces con el número de vacunas posibles y con las fechas de vacunación.

Artículo anterior¿ALBERTO FERNÁNDEZ CÓMPLICE?
Artículo siguiente¿Y ahora qué hacemos con el lawfare?